Podrán parejas gay en Tabasco tener hijos vía maternidad asistida o subrogada

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Por jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCNJ), el gobierno del estado reformará de nuevo el Código Civil para permitir que parejas del mismo sexo puedan tener hijos mediante maternidad asistida o subrogada.

En diciembre de 2015, por iniciativa del gobernador Arturo Núñez, la Cámara de Diputados aprobó reformas al Código Civil ante lagunas jurídicas que existían sobre éste método de concepción que se legalizó en la entidad en 1997.

Con el nuevo ordenamiento se prohibió que extranjeros y parejas del mismo sexo pudieran utilizar este procedimiento para ser padres.

Las nuevas medidas entraron en vigor en enero de 2016 y hasta antes de la prohibición, Tabasco era un santuario de extranjeros para concebir bebés mediante el “alquiler de vientres” y llevarlos a sus países de origen, principalmente de Estados Unidos y España.

No obstante, ahora alrededor de 20 parejas de extranjeros enfrentan conflictos porque no pueden sacar a sus bebés de Tabasco por faltas de actas de nacimiento que debe expedir el gobierno del estado.

Rebeca Ramos, vocera del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), denunció que los bebés fueron separados de sus padres biológicos y que hay discriminación y hostigamiento en contra de los extranjeros que iniciaron los procedimientos de maternidad subrogada antes de las reformas el Código Civil.

El secretario de Gobierno, Gustavo Rosario Torres, aclaró que los niños se encuentran con sus padres, que se busca garantizar que los bebés tengan un destino cierto y que una vez que se confirme que los documentos están en regla, se entregarán las actas de nacimiento sin restricciones.

“Así se hizo incluso con una familia de Israel, con la que hubo acompañamiento permanente de la embajada”, informó.

Asimismo, dio a conocer que el lunes 30 de enero entró en vigor una jurisprudencia de la SCJN sobre el derecho a la vida familiar de las parejas del mismo sexo, lo que obliga a adecuar el Código Civil para que legalmente puedan utilizar la maternidad asistida o subrogada.

La Corte menciona que a partir de las consideraciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la similitud de las parejas homosexuales y heterosexuales en cuanto a su capacidad de desarrollar una vida familiar, “la Primera Sala entiende que la vida familiar entre personas del mismo sexo no se limita únicamente a la vida en pareja, sino que puede extenderse a la procreación y a la crianza de niños y niñas según la decisión de los padres”.

“Así existen parejas del mismo sexo que hacen vida familiar con niños y niñas procreados o adoptados por alguno de ellos, o parejas que utilizan los medios derivados de los avances científicos para procrear”, puntualiza.

Rosario Torres dijo que el gobierno del estado respeta las decisiones del máximo tribunal del país, “porque clarifica un tema en el que (Tabasco) no solamente tendrá que hacer las adecuaciones correspondientes (al Código Civil), sino también estados que no lo contemplan (la maternidad subrogada)”.

“Edén del mundo en la renta de úteros”

Hasta antes de la reforma al Código Civil para prohibir a extranjeros y homosexuales concebir hijos mediante alquiler de úteros, el método se había convertido en un negocio “sin control y denigrante”, denunció en 2015 el entonces secretario de Salud, Juan Antonio Filigrana Castro.

“Esta práctica se ha convertido en un comercio sin control y denigrante. Es común observar en las calles de Villahermosa y rancherías, mantas en donde se solicitan vientres subrogados. En algunas comunidades rurales las jóvenes tabasqueñas están viendo el alquiler de sus vientres como una opción para obtener recursos”, expuso Filigrana.

También dijo que en anuncios se ofrecían hasta 100 mil pesos por la renta de vientres, y el costo del servicio para las parejas contratantes era de hasta 100 mil dólares, sin considerar gastos adicionales.

Además, reprochó que se dieran casos lamentables, donde los padres contratantes abandonaron a un bebé con síndrome de Down, o el de mujeres que tuvieron partos de gemelos y abandonaron a uno de ellos.

Hasta 2015, Tabasco estaba convertido en santuario de parejas de extranjeros y nacionales infértiles que buscaban tener bebés mediante madres subrogadas.

Prohibido en Europa y países como India, Nepal o Tailandia, la entidad era el “edén del mundo en la renta de úteros”.

De 2013 a 2015, cerca de 95% de quienes buscaban concebir bebés eran extranjeros.

En abril de 2016, el diario británico Daily Mail entrevistó a cuatro hermanas de Tabasco dedicadas al “negocio” familiar de parir bebés para parejas homosexuales europeas, mediante pagos de hasta 16 mil dólares al año por cada una.

“Alquilar nuestros vientres es el negocio familiar. Sólo somos madres solteras que nos preocupamos de nuestro propio futuro”, aseguró Martha Hernández, una de las hermanas que se encontraba en el cuarto mes de embarazo de un bebé para una pareja homosexual francesa.

“Si eso significa alquilar nuestros vientres para traer dinero para mantener a la familia, que así sea”, secundó Milagros, de 30 años, madre de tres hijos propios y quien obtuvo 16 mil dólares en su primera renta.

Martha, Milagros, María y Paulina, de entre 30 y 22 años, eran alentadas por su abuela Lourdes, de 81 años de edad, para que acumularan tantos embarazos subrogados como fuera posible antes de que cumplir 35 años, cuando la fertilidad empieza a descender.

“Lo que estas mujeres ganan es sólo una pequeña parte en una industria que mueve más de 130 millones de dólares al año sólo en el estado de Tabasco. La mayor parte de esa cantidad se queda en las agencias que cobran por sus servicios, mientras que las mujeres que prestan sus vientres reciben unos 14 mil dólares”, destacó el Daily Mail.

“Voy a seguir compartiendo mi vientre durante el tiempo que pueda. Estoy sacrificando mi propio cuerpo para asegurar un futuro en un país donde nada es fácil”, manifestó Milagros.

Con la reforma al Código Civil de diciembre de 2015, sólo parejas de mexicanos con plena capacidad de goce y ejercicio de sus derechos pueden utilizar la gestación asistida y subrogada.

El procedimiento quedó prohibido para extranjeros y parejas del mismo sexo.

La Secretaría de Salud del estado acredita las instituciones que pueden brindar los servicios y los contratantes deberán contar con pólizas de seguro de gastos médicos mayores que cubran las erogaciones en la atención del embarazo, parto y posparto.

La mujer contratante deberá acreditar mediante certificado médico que posee imposibilidad física o contraindicación médica para llevar a cabo la gestación en su útero.

A su vez, la mujer gestante deberá otorgar su aceptación pura y simple para la implantación y reconocer su obligación de procurar el bienestar y sano desarrollo del feto durante el periodo gestacional, así como respeto al recién nacido y a los padres contratantes una vez producido el nacimiento.

 

Comentarios