Nacido desde Facebook, libro de fotos de la UAM sobre Ayotzinapa

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La Universidad Autónoma Metropolitana- Cuajimalpa, bajo la coordinación del fotógrafo Francisco Mata Rosas y el académico Felipe Victoriano, editó un libro sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa que recoge imágenes capturadas por 46 fotógrafos y nueve textos.

Fotoperiodista, fotógrafo documental y académico de esa casa de estudios, Mata tuvo la idea para editar este volumen a partir de Facebook. Desde esa red social “se convocó, se indagó y se dio forma a los procesos de curaduría y edición en línea”.

Así, el lector encuentra retratos con el simbólico “43” –título del volumen– portado por adultos, jóvenes e incluso algunos niños, mostrando indignación y tristeza por lo acontecido el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

El haber utilizado Facebook surgió, según el compilador fotográfico, porque “allí la fotografía se ha convertido en parte vital de estas expresiones ciudadanas, aunque de modo paradojal: muestra esta indignación y las voces que piden encontrarlos, pero al circular en las redes sociales, su vida en tanto imagen se vuelve efímera, desaparecen en el constante fluir de la información en las pantallas, por lo tanto fue fundamental darles otra oportunidades de vida”.

Protestas, marchas y manifestaciones, tanto nacionales como extranjeras, se muestran en el libro –que la UAM-Cuajimalpa acaba de presentar y distribuye desde ayer en su librería–, donde siempre sobresale el “43” junto con carteles con los rostros de los normalistas, para remitir iconográficamente en automático a las mantas portadas por las madres de los desaparecidos de la llamada “guerra sucia” en los años 70, con el comité ¡Eureka! encabezado por la activista Rosario Ibarra de Piedra.

El doctor Felipe Victoriano fue el encargado de recopilar los textos, los cuales “no explican las imágenes, ya que las imágenes que contiene el libro tampoco ilustran lo que los textos dicen“, pues lo que buscó el académico fue “proponer una tensión, un juego constante entre la sucesión de imágenes que regulan el estado de la memoria de una sociedad frente a un crimen, frente a una situación inconmensurable”.

Se trata de 106 fotografías –sin orden cronológico ni pie de foto– que, con los textos, ambos compiladores “buscaron decir y hacer algo, para no permanecer inmóviles e inertes ante la situación de desesperanza, incertidumbre, coraje e impotencia que se ha formado en torno al movimiento”.

El libro está a disposición del público en la librería de la sede universitaria de Cuajimalpa, y en Casa del Tiempo de la UAM, ubicada en av. General Pedro Antonio de los Santos no.84, Tacubaya.

Comentarios