Operador financiero de Yarrington, un “bad hombre” con protección en México

LAREDO, Txs. (apro).- Desde mayo del 2012, el empresario tamaulipeco Fernando Alejandro Cano Martínez acumula nueve delitos en las Cortes de Texas y es considerado uno de los “bad hombres” que la administración de Enrique Peña Nieto no tiene la voluntad de extraditar y tampoco de mantener en la cárcel en México.

Cano Martínez fue el “constructor favorito” del exgobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Además es cuñado del desaparecido diputado federal Manuel Muñoz Rocha, acusado del asesinato del exsecretario general del Partido Revolucionario Institucional (PRI) José Francisco Ruiz Massieu, el 28 de septiembre de 1994.

El expediente criminal de Cano Martínez, B-12-435 de la Corte del Distrito Sur de Texas, revela que el empresario operó una red de corrupción en la que se lavaron activos por cerca de 20 millones de dólares a través de 14 cuentas bancarias abiertas en México y Estados Unidos.

Fernando Cano, exvicepresidente Nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, recibió los sobornos que mandó el Cartel del Golfo al gobernador Tomás Yarrington, los cuales lavó a través de ocho empresas instaladas en Texas, precisa el documento oficial.

Con una de sus empresas, Cano Martínez adquirió 18 hectáreas de tierra en San Antonio, para el exgobernador Tomás Yarrington, propiedad que ya fue requisada por las autoridades.

Además recibió otros sobornos para altos funcionarios y candidatos en Tamaulipas por parte del Cártel del Golfo, desde el año 1998 hasta el final de la administración de Yarrington, según la investigación de los fiscales de Texas.

Como empresario favorito de Tomás Yarrington, estuvo involucrado en la construcción de innumerables obras públicas federales y estatales a través de sus empresas Materiales y Construcciones Villa de Aguayo y Gifer.

Fernando Cano también fue acusado ante el Congreso de Tamaulipas por un fraude millonario que se cometió en la compra de terrenos en la zona de Altamira, los cuales compró a ejidatarios en un centavo el metro cuadrado.

Cano Martínez tiene desde el año 2012 una orden de arresto y una solicitud de extradición que solicitó el gobierno de Estados Unidos, informó el día de ayer Aldo Fasci Zuazua, portavoz de Seguridad, tras anunciar la captura del empresario.

Cano Martínez fue detenido por efectivos de la Agencia Estatal de Investigaciones al salir de un restaurante del municipio metropolitano de San Pedro, al filo de las 11:00 horas del jueves pasado.

Su captura se “debió a una investigación conjunta entre el nuevo gobierno de Tamaulipas y el estado de Nuevo León”, precisó Fasci Zuazua.

El portavoz de Seguridad agregó que Cano Martínez tenía orden de detención girada por jueces de control del estado de Tamaulipas.

Fasci Zuazua informó que el empresario fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) para que decidiera si era extraditado a los Estados Unidos.

Sin embargo, Fernando Cano duró pocas horas detenido ya que fue liberado gracias a un amparo que le otorgó un juez federal en contra de cualquier orden de detención en México.

El gobierno de Nuevo León precisó a través de su cuenta oficial de Twitter, que el empresario pagó una fianza y quedó en libertad.

Tras ser liberado, Cano Martínez regresó a su lujosa vivienda en San Pedro, el municipio de mayor ingreso per cápita de América Latina, donde tiene como vecino al exgobernador de Tamaulipas Egidio Torre Cantú, otro empresario de la construcción que se benefició con jugosos contratos para obra pública desde que era alcalde de Ciudad Victoria.

Comentarios