Ningún pueblo es criminal, narco o violento, dice el Papa en carta enviada a cumbre en EU

El Papa Francisco en el Vaticano. Foto: AP / Alessandra Tarantino El Papa Francisco en el Vaticano. Foto: AP / Alessandra Tarantino

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Sin referirse de forma directa a la política anti migratoria impuesta en Estados Unidos por el presidente Donald Trump, y en particular contra los mexicanos, el Papa Francisco declaró que “ningún pueblo es criminal, narcotraficante o violento” y llamó a generar energía positiva que atraviese los “muros de la exclusión, el racismo y la intolerancia”.

Lo hizo a través de una carta enviada a una Cumbre de Movimientos Populares que se celebra en estos días en la localidad de Modesto (California) y a la cual asisten unos 690 delegados provenientes de 12 países. El texto también fue publicado por el Vaticano.

Sin mencionar nunca al mandatario estadunidense y sus políticas, Bergoglio se refirió a temas como la migración y el cambio climático, ambos controversiales por la postura asumida por Trump.

En una parte del escrito difundido en español e inglés, Francisco sostuvo que “ningún pueblo es criminal” y “ninguna religión es terrorista”, porque “no existe terrorismo judío” o “terrorismo islámico”. Y recalcó: “Ningún pueblo es criminal o narcotraficante o violento”.

“Se acusa de la violencia a los pobres y a los pueblos pobres pero, sin igualdad de oportunidades, las diversas formas de agresión y de guerra encontrarán un caldo de cultivo que tarde o temprano provocará su explosión.

“Hay personas fundamentalistas y violentas en todos los pueblos y religiones que, además, se fortalecen con las generalizaciones intolerantes, se alimentan del odio y la xenofobia. Enfrentando el terror con amor trabajamos por la paz”, añadió Francisco.

Sobre el cambio climático al que Trump ha restado importancia, el pontífice dijo que “la crisis ecológica es real” y que existe un “consenso científico muy consistente” según el cual “nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático.

“Sabemos qué pasa cuando negamos la ciencia y desoímos la voz de la naturaleza. Me hago cargo de lo que nos toca a los católicos. No caigamos en el ‘negacionismo’. El tiempo se agota. Actuemos”, apuntó.

En otra parte de la carta Francisco denunció que el sistema económico imperante en el mundo causa “enormes sufrimientos” a la humanidad porque ataca a las personas y a la naturaleza para sostener “la tiranía invisible del dinero que sólo garantiza los privilegios de unos pocos”.

Lamentó que en la actualidad se mire al que sufre sin tocarlo e incluso se lo “televise en directo”, sin hacer algo sistemático para aliviar su pobreza.

“Se trata de una estafa moral que, tarde o temprano, queda al descubierto, como un espejismo que se disipa. Los heridos están ahí, son una realidad. El desempleo es real, la violencia es real, la corrupción es real, la crisis de identidad es real, el vaciamiento de las democracias es real.

“La gangrena del sistema no se puede maquillar eternamente porque, tarde o temprano, su hedor se siente y, cuando ya no puede negarse, desde el mismo poder que ha generado este estado de cosas se manipula el miedo, la inseguridad, la bronca, transfiriendo la responsabilidad de todos los males a otros”, ponderó.

Por ello llamó a actuar, sin quedarse paralizados por el miedo ni aprisionados en el conflicto.

La Cumbre de Movimientos Populares organizada por la Conferencia de los Obispos Católicos de Estados Unidos para el Desarrollo Humano y por la Red Nacional PICO (personas mejorando sus comunidades a través de la organización), y se centrará en temas como el racismo, la inmigración, el acceso al trabajo y la justicia ambiental.

Se trata de una reunión de seguimiento a cumbres mundiales llevadas a cabo –con la presencia del Papa- en el Vaticano en octubre de 2014 y noviembre de 2016, además de la de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) en julio de 2015.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso