Kelly contradice a Trump: “No habrá deportación masiva, ni uso de la fuerza militar”

Kelly y Tillerson en conferencia de prensa en la CDMX. Foto: AP / Rebecca Blackwell Kelly y Tillerson en conferencia de prensa en la CDMX. Foto: AP / Rebecca Blackwell

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El general John Kelly, secretario de Seguridad Interna de Estados Unidos, afirmó hoy enfático que “no se utilizará la fuerza militar en las deportaciones” de inmigrantes ilegales que están en su país, y que además éstas no serán “masivas”.

Las declaraciones del general Kelly, hechas en la Ciudad de México, contrastan con las afirmaciones del presidente Donald Trump, quien minutos antes afirmó en Washington que las deportaciones serán una “operación militar”.

Kelly participó en un mensaje conjunto en la sede de la SRE, donde también estuvieron Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, y los secretarios mexicanos Luis Videgaray, de Relaciones Exteriores, y Miguel Ángel Osorio Chong, de Gobernación.

En sus respectivos discursos, ninguno de ellos hizo mención a la construcción del muro fronterizo que planea levantar el presidente Trump.

Más bien enfatizaron el espíritu de “diálogo” y “cooperación” entre los actuales gobiernos de México y Estados Unidos para que la repatriación se realice de manera “ordenada” y respetando los “derechos humanos” de los inmigrantes indocumentados.

Kelly mencionó la fuerte interrelación entre los dos países, al señalar que “lo que sucede en México afecta a la seguridad de Estados Unidos, y lo que sucede en Estados Unidos afecta a la seguridad de México”.

Por ello, dijo, se necesita “corresponsabilidad y colaboración” no sólo en el tema migratorio, sino también en el intercambio comercial, o en el combate al tráfico de drogas y armas.

Adelantó que “no habrá deportaciones masivas”, y que “todo lo que haremos será legal y respetando los derechos humanos” de los inmigrantes.

Dos veces recalcó que “no se va a utilizar la fuerza militar en las operaciones migratorias”, con lo cual contradijo lo dicho minutos antes por Trump quien, durante una reunión en la Casa Blanca con ejecutivos industriales, aseguró que las acciones para deportar indocumentados serán una “operación militar”.

Por su lado, en su discurso en la cancillería mexicana, Tillerson indicó que su gobierno sólo intenta mantener “la ley y el orden” en Estados Unidos, por lo que están dispuestos a tener una estrecha “colaboración” con el gobierno mexicano.

Mientas que el canciller Luis Videgaray reconoció que hay “preocupación e irritación” por políticas estadunidenses que “pueden ser perjudiciales” para México. Y agregó que hay “diferencias públicas y notorias” entre ambos gobiernos.

Y como lo ha venido señalando en los últimos días, Videgaray hoy insistió en que, en el tema migratorio, Estados Unidos no debe actuar de manera “unilateral” y debe respetar los “derechos humanos” de los indocumentados.

Se congratuló por el “diálogo” que están sosteniendo con los funcionarios estadunidenses, el cual va en la “dirección correcta”, pero requerirá de un “proceso largo”.

También indicó que, “para superar los agravios, más que las palabras deben importar los hechos”.

Por su lado, Osorio Chong también resaltó la necesidad del “diálogo”, y pidió al gobierno estadunidense que emprenda “una repatriación ordenada” y en el marco de la ley.

Y concluyó señalando que, por su situación geográfica, México y Estados Unidos son “vecinos por siempre”. De ahí la necesidad de tenerse “respeto mutuo”.

Los funcionarios de ambos países también señalaron que analizan medidas para impulsar el desarrollo económico en Centroamérica, pues sólo así atacarán de raíz el flujo de migrantes proveniente de esa zona, que pasa por México e intenta llegar a Estados Unidos.

Comentarios

Load More