Debe cambiar el concepto de familia para conservarla como núcleo primario de valores: Graue

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, dijo que si se quiere conservar a la familia como el núcleo primario de los valores que rigen la convivencia social, debe aceptarse que el concepto de ésta cambie.

Al inaugurar el congreso “¿Familia o Familias en México? Diversidad, convivencia y cohesión social en la sociedad contemporánea”, Graue expuso que el 60% de los hogares en el país ya no sigue el modelo tradicional –conformado por una madre, un padre y sus hijos–, y se estima que existen alrededor de 160 mil hogares homoparentales, es decir, de parejas del mismo sexo con hijos.

En contraste, sostuvo, el 71.8% de la población considera que la familia ideal es aquella integrada de manera tradicional: una de cada cuatro personas opina que las familias formadas por parejas del mismo sexo son inaceptables, y 9.7% piensa que no existe un tipo de familia ideal.

“México es, en muchos rubros, un ejemplo de diversidad y pluralidad, y los datos confirman que nuestras familias no son la excepción. Los números son concluyentes: si queremos conservar el valor de la familia como el núcleo primario de los valores que rigen nuestra convivencia social, debemos reconocer que el concepto debe cambiar”, subrayó el rector de la UNAM.

En el Salón Juárez, del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, expuso que debido al incremento de las rupturas conyugales y la creciente e irreversible aceptación social de la homosexualidad, el concepto de familia ha tenido un replanteamiento global sin precedente. Sin embargo, hay quienes se resisten, por prejuicios y cerrazón, a aceptar los nuevos derechos; cierran los ojos a la realidad, creyendo que los cambios de paradigmas amenazan nuestros valores y el orden social.

A ellos, añadió, habrá que abrirles los ojos y dejar, con convicción, que la evolución social continúe y permita la formación de nuevos núcleos familiares acordes a la realidad. “Ésta no es tarea fácil, como no lo es ninguna que nos obligue a encarar prejuicios y asumir opiniones distintas a las mayorías, pero cuando la convicción es seguir el camino de la inclusión y la diversidad, la tarea es indispensable y en ella habrá que seguir trabajando”, abundó Graue.

Por ello, celebró que el congreso organizado por la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) constituya un foro que permita desahogar con claridad y sin prejuicios estos temas, comprender la complejidad de contextos que influyen en la integración familiar y encontrar las mejores soluciones para el desarrollo pleno de la sociedad. Es la tarea que nos viene por delante.

De acuerdo con un comunicado de la UNAM, a partir de hoy y hasta el próximo viernes 17 se realizarán tres conferencias magistrales, cinco paneles de expertos, 19 mesas de trabajo y diversos actos culturales, en los que se analizará la relevancia de temáticas como el género, la diversidad, la seguridad social, los derechos humanos, así como los retos y desafíos que encaran las familias en el mundo contemporáneo.

“Serán días para enriquecer el debate, crear conciencia, generar ideas y encontrar alternativas que nos permitan enriquecer los entornos familiares, porque en familia hemos nacido y crecido, en familia vivimos, nos desarrollamos y nos entendemos. En familia, con todas sus diversidades, hemos de construir el futuro de nuestra nación”, subrayó Graue.

En su oportunidad, Leticia Cano Soriano, directora de la ENTS, destacó que en su quinta edición, el encuentro reunirá a representantes de organizaciones civiles, especialistas, profesores, investigadores y estudiantes de todo el país para debatir y compartir reflexiones acerca de una temática relevante en la agenda nacional.

Y puntualizó que la familia en México está en recomposición: casi el 30% de los hogares están encabezados por mujeres, además de aquellos que por elección o preferencia en el ámbito de la diversidad, también han conformado nuevos escenarios de integración.

Comentarios