Veracruz es “un fosario”, acusa Alejandro Solalinde

El sacerdote Alejandro Solalinde. Foto: Miguel Ángel Carmona El sacerdote Alejandro Solalinde. Foto: Miguel Ángel Carmona

VERACRUZ, Ver. (apro).- “A un hijo muerto se le tiene que dejar ir, pero a un hijo desaparecido se le tiene que hacer volver”, espetó Aracely Salcedo –quien busca a su hija Rubí Salcedo Jiménez desde el 2012– al gobernador Miguel Ángel Yunes, quien también fue increpado una decena de veces por representantes de varios colectivos de desaparecidos.

Reunión inédita en la explanada de la parroquia de Nuestra Señora de La Merced en una colonia popular de Veracruz, entre un centenar de familiares de desaparecidos –la mayoría de ellas madres– y el activista en derechos humanos y líder de la Pastoral de Movilidad Humana, Alejandro Solalinde, y el gobernador Yunes Linares.

En una actividad previa, en la Facultad de Humanidades en Xalapa, Solalinde Guerra aseguró que, desde la administración de los exgobernadores priistas Javier Duarte de Ochoa –prófugo de la justicia desde hace más de 150 días– y Fidel Herrera, Veracruz está convertido en un “fosario”.

“Lo habíamos venido denunciando, pude ver a un Veracruz como la fosa más grande de México y lo es. Hay testimonios de que hay más cuerpos que se encuentran en cuevas, dos cuevas (sic) y faltan más fosas; lo más grande (sic) es Coatzacoalcos, más Acayucan, Tierra Blanca, Córdoba y Orizaba”, alertó.

Por la tarde en el puerto de Veracruz, Solalinde escuchó más quejas contra el nuevo gobierno de Miguel Ángel Yunes y contra el anterior de Javier Duarte. En la mesa de trabajo las activistas por los desaparecidos recriminaron que los sistemas de procuración de justicia continúan “funcionando igual”.

En la Fiscalía las respuestas siempre son las mismas: “No hay recursos”, “no tenemos nada nuevo en el expediente” y, peor aún, que funcionarios corruptos del régimen duartista continúan inmersos en el organigrama de la Fiscalía General del Estado, reprochó Abiram Hernández Fernández, integrante de uno de los colectivos de desaparecidos.

“La ley funciona así, se premia la corrupción. Hoy en el tiempo que lleva usted en el gobierno, todos los de aquí estamos inconformes, pues tras años de búsqueda estamos hartos de platicar nuestros casos con miles personas diferentes de la Fiscalía”, expuso.

En el recinto religioso, madres y familiares de desaparecidos colgaron mantas con los rostros de sus hijos, cartulinas y fotografías de sus seres queridos, así como los datos técnicos de búsqueda.

En las intervenciones del Colectivo Solecito, de Familiares Desaparecidas en la región Orizaba-Córdoba, de Hermanos en el Camino, Red de Madres, entre otros, Aracely Salcedo exigió a Yunes “eliminar el pretexto” de la administración duartista y concentrarse en la búsqueda de recursos y la búsqueda de cuerpos, pero también la búsqueda en vida de varios desaparecidos.

“Necesitamos que nos ayuden con recursos, que los consigan si no los hay, queremos inyección financiera para comprar reactivos, para los estudios genéticos”, expuso Salcedo.

Lucy Díaz, del Colectivo Solecito, fustigó que hoy en Veracruz se diga que no hay dinero para “la búsqueda de desaparecidos”, sin embargo –reprochó– hay recursos a manos llenas para las campañas políticas y para organizar el próximo proceso electoral del 4 de junio, donde se renovarán 212 alcaldías.

Por la Red de Madres habló Rosa García, quien reiteró su indignación con el fiscal general Jorge Winckler Ortiz por sus comportamientos burdos, sarcásticos y el “daño psicológico” que ha provocado al especular que en la fosa de Arbolillo, en el municipio de Alvarado, hay “presuntos desaparecidos muertos” sin haber hecho los exámenes de ADN correspondientes.

La mayoría de los colectivos pidieron a Yunes Linares que interceda ante la Fiscalía, a la que no consideraron “autónoma” sino supeditada al Ejecutivo, para que se haga de inmediato una agenda concreta de acciones para llevar a cabo los próximos meses.

En su intervención, el gobernador ofreció que sean las madres de desaparecidos quienes “escojan entre ellas” a la persona adecuada para encabezar la Comisión Estatal de Víctimas, la cual tendría que ser aprobada en el Congreso local.

No sólo eso, pues Yunes tuvo que ofrecer una disculpa a nombre del fiscal Jorge Winckler en caso de que algún familia de desaparecido –dijo– se haya sentido ofendido con su actuar o insensibilidad, aunque acotó que siembre se ha buscado actuar de buena fe.

Comentarios

Load More