Cateos de la Marina derivan en tiroteo contra comunitarios de Guerrero

Una de las patrullas dañadas durante el tiroteo. Foto: Especial Una de las patrullas dañadas durante el tiroteo. Foto: Especial

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Infantes de Marina catearon esta madrugada la casa del exalcalde panista del municipio de San Marcos, Fernando Sotelo del Carmen, acusado de secuestro por el gobierno de Héctor Astudillo Flores, indica un reporte oficial.

También irrumpieron en otro domicilio y detuvieron al líder de la policía comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Vicente Cuenca Campo, donde decomisaron armamento, refieren los mismos informes.

En respuesta, los comunitarios se organizaron y, a bordo de unidades “blindadas”, protagonizaron un tiroteo con los marinos sobre la carretera federal Acapulco-Pinotepa, a la altura de la cabecera de este lugar considerado como La Puerta de la Costa Chica, lo que provocó pánico y terror entre la sociedad.

La guardia comunitaria de la UPOEG cerró los accesos del poblado con vehículos y civiles desarmados, y de esta manera impidió que la Marina se llevara a su comandante Vicente Cuenca y rescataron las armas.

La refriega se desató cuando los infantes de Marina interceptaron “una unidad blindada” donde viajaban comunitarios de la UPOEG y la patrulla militar impactó el vehículo para detenerlo.

Los comunitarios escaparon a balazos y la unidad de la Marina quedó inhabilitada, ya que tras el impacto, sufrió daños en la rótula derecha.

El hecho no pasó a mayores porque autoridades ministeriales y dirigentes de la UPOEG, entre ellos Ernesto Gallardo –señalado como el jefe del brazo armado de la organización social que dirige el activista Bruno Plácido Valerio– intervinieron para mediar en el conflicto entre marinos y comunitarios de San Marcos.

El reporte gubernamental refiere que los comunitarios reprocharon a la Marina el hecho de que se realicen operativos castrenses en esta zona controlada por la UPOEG, “sin presentar órdenes judiciales” para detener a presuntos delincuentes y catear domicilios.

Por su parte, los infantes de Marina aceptaron retirarse del lugar, no responsabilizar a nadie por los daños que sufrió la patrulla oficial y ofrecieron coordinarse con la policía comunitaria de la UPOEG, señala el informe oficial.

La comunitaria de la UPOEG, señalada por sus presuntos nexos con el narco, actualmente ha extendido su dominio en varios municipios de la Costa Chica como Ayutla, San Marcos y Florencio Villareal, así como en la zona rural de Acapulco, el municipio de Chilpancingo y una franja de la Sierra Madre del Sur.

En julio pasado, la Marina interceptó dos lanchas rápidas sobre las costas de Guerrero y Oaxaca donde se encuentra la región de la Costa Chica, y decomisó casi una tonelada de cocaína en esta franja del litoral del Pacífico utilizada como ruta de trasiego de narcóticos provenientes de Sudamérica y que tienen como destino el puerto de Acapulco, indican reportes oficiales.

La semana pasada, la empresa Holland America Line anunció la cancelación del arribo de ocho cruceros internacionales al puerto de Acapulco durante este año, ante los niveles de violencia e inseguridad que se viven en el principal destino turístico de Guerrero y el resto de la entidad.

El comunicado agrega que de acuerdo con información del Departamento de Estado de Estados Unidos, el estado de Guerrero ha sido el más violento a nivel nacional en los últimos cuatro años y remata:

“Los grupos de autodefensa operan independientemente del gobierno en muchas áreas de Guerrero. Los miembros armados de estos grupos frecuentemente mantienen bloqueos y, aunque no se consideran hostiles a los extranjeros o turistas, sospechan de los forasteros y deben ser considerados volátiles e impredecibles”.

Comentarios

Load More