“No me van a intimidar”, advierte exedil poblano que será inhabilitado por 12 años

Eduardo Rivera Pérez, un militante de la ultraderechista Organización Nacional del Yunque. Foto: Víctor Hugo Rojas Eduardo Rivera Pérez, un militante de la ultraderechista Organización Nacional del Yunque. Foto: Víctor Hugo Rojas

PUEBLA, Pue. (apro).- El exalcalde panista Eduardo Rivera Pérez aseguró que por la vía jurídica revertirá la inhabilitación por 12 años y la sanción económica que le impondrá el Congreso local este viernes 7, por lo que dio por hecho que continuará con su proyecto político.

“Vamos a seguir adelante, no me van a detener, no me van a intimidar”, recalcó el exedil poblano, quien no descartó la posibilidad de que su nombre aparezca en las boletas electorales en 2018, cuando se elija al gobernador del estado.

Ayer el Congreso local aprobó en comisiones la resolución del “Inicio de procedimiento administrativo de determinación de responsabilidades” de la cuenta pública 2013 de la administración de Rivera Pérez como alcalde de Puebla capital.

En el dictamen se concluye inhabilitar a Rivera Pérez por un periodo de 12 años para ocupar cargos públicos, además de que se le impone una multa económica por 25.5 millones de pesos, debido a supuestas irregularidades detectadas durante su administración.

Sin embargo, el propio Rivera Pérez ha asegurado que la sanción en su contra fue ordenada por el ahora exgobernador Rafael Moreno Valle, quien lo ve como un “peligro” para su proyecto de postular a su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo, actual secretaria general del PAN estatal, como candidata a la gubernatura en las elecciones de 2018.

“No me voy a dejar, no voy a permitir un atropello de este tamaño de las instituciones y el desvío de poder (que) se ha utilizado no solamente para afectarme a mí, ha habido ya precedentes y los hay en contra de otros ciudadanos y este tipo de arbitrariedades por el estado en contra de los ciudadanos, son inadmisibles”, expresó en una entrevista radiofónica.

La sanción contra Rivera Pérez fue interpretada además por analistas políticos como un golpe político contra la candidata del PAN a la gubernatura del Estado de México, Josefina Vázquez Mota, luego de que el exedil poblano es actualmente el delegado del CEN en esa entidad.

Cabe recordar que distintos liderazgos panistas locales han acusado a Moreno Valle de respaldar con sus operadores políticos al candidato del PRI en el Estado de México, Alfredo del Mazo.

De hecho, en las redes sociales este día abundaron los mensajes de apoyo de renombrados panistas a favor de Eduardo Rivera, al asegurar que se trataba de una persecución política.

“Lamentó encontrarme con una ataque contra Eduardo Rivera. Somos muchos los que te apoyamos”, manifestó Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón.

Igual Calderón Hinojosa escribió un mensaje: “La dirigencia del PAN debe actuar y castigar con todo rigor el hostigamiento e injusticia a @eduardorivera01 y a otros amigos poblanos”.

Otros panistas se sumaron hoy a las manifestaciones de apoyo, como lo fueron Damián Zepeda y Fernando Doval, secretario general y secretario de Comunicación del CEN del PAN.

Rivera Pérez recordó que ya interpuso un amparo contra lo que aseguró es un “atropello” del Congreso local y de la Auditoría Superior del Estado (ASE), y que el próximo 25 de abril se llevará a cabo una audiencia para que el caso lo resuelvan los tribunales federales.

En tanto que el líder del Congreso, el panista Jorge Aguilar Chedraui, rechazó que el dictamen, que se someterá a votación del pleno este viernes, tenga como fin sacar de la jugada política a Rivera Pérez o golpear la campaña de Josefina Vázquez Mota.

Aseguró que la ASE detectó a la cuenta pública 2013 del panista irregularidades por un total de 411 millones de pesos, de los cuales sólo comprobó 100 millones y dejó sin sustento más de 300 millones de pesos.

Además, refirió que el Congreso dio al exedil el derecho de audiencia para que solventara las observaciones que se le hicieron a su cuenta pública, pero que no se presentó y prefirió recurrir al amparo para defenderse. “Él decidió litigarlo”, señaló Aguilar Chedraui.

Load More