Dinero sucio al rescate del “primazo” de Peña

Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México. Foto: Benjamín Flores Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México. Foto: Benjamín Flores

–Irrumpe Salinas, el jefe de jefes

–Bejaranazo a AMLO en Veracruz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con preferencias electorales que apenas rebasan el 20%, un estancamiento del que no lo saca ni todo el aparato federal que moviliza su primo Enrique Peña Nieto, Alfredo del Mazo, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a gobernador del Estado de México, tiene una única apuesta para evitar su derrota: La compra masiva de votos en un escenario, además, de alto abstencionismo y de dispersión del voto opositor.

El “primazo” de Peña Nieto –quien aún no le ha transferido todo el repudio popular– tiene sólo dos fuentes de abastecimiento económico para la osadía de ser gobernador, como lo fue su padre y su abuelo: Los 285.5 millones de pesos que autoriza el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) como tope de campaña –de suyo una insolencia– y el abundante dinero sucio que proviene de actividades ilícitas.

Lo de menos para el PRI es reunir la bicoca de 285.5 millones que permite el órgano electoral, porque la operación auténtica es reunir el doble, el triple, el cuádruple y el quíntuple o más de esa cifra para obtener los diez puntos requeridos para la victoria, que sólo pueden obtenerse ilícitamente: De recursos públicos –en sus tres niveles de gobierno y en los tres poderes locales–, de actividades criminales y de “moches” en todas sus modalidades.

En este esquema de financiamiento ilegal a la campaña política de Del Mazo son claves empresas beneficiadas con contratos multimillonarios por los gobernadores Arturo Montiel, Eruviel Ávila y naturalmente Peña Nieto, como las constructoras Grupo Higa y OHL, esta última concesionaria de dos carreteras de cuota en el área metropolitana colindante con la Ciudad de México que han servido para el soborno de autoridades y el financiamiento de políticos de México, pero también de España.

Y en el debate de candidatos al gobierno del Estado de México, este martes 25, no podrá soslayarse este esquema corrupto y corruptor que en España ya produjo, la semana pasada, el arresto de Javier López Madrid, yerno del máximo accionista de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, a quien este lunes también se involucró directamente en la trama para sobornar a políticos del Partido Popular para financiar campañas electorales a cambio de concesiones de obra pública en Madrid, por ejemplo.

La “operación Lezo”, emprendida por la justicia española contra el dueño y el yerno de OHL por presuntamente sobornar con 1.4 millones de euros al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, involucra directamente a la filial en México de esa firma constructora, que representa el 40% de sus activos en el mundo y de donde precisamente salió el dinero para corromper a los derechistas de ese país.

Y resulta que la fuente de estos recursos de OHL es el Circuito Exterior Mexiquense –la vía de cuota que bordea de oriente a norte la Ciudad de México– y el Viaducto Bicentenario –la carísima vía elevada de 32 kilómetros que va del Toreo a Lechería sobre el Periférico Norte–, cuyas concesiones fueron ampliadas por Peña Nieto y de donde se presume sale también dinero para la campaña de Del Mazo.

El semanario Proceso publica en su edición de esta semana amplia información documental y testimonial sobre este esquema de financiamiento ilegal a campañas electorales de España y México, entre ellas la de Del Mazo, en un asunto que le concierne no sólo a los mexiquenses, sino a todos los mexicanos.

En la elección del Estado de México, más que en Coahuila, Nayarit y Veracruz, se juega la continuidad o la ruptura del régimen político vigente y por eso están involucrados también los principales protagonistas de la turbia política mexicana como Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador, Felipe Calderón, Diego Fernández de Cevallos y Carlos Salinas de Gortari.

No es fortuita la irrupción de Salinas justo el día en que El Universal difunde un video que exhibe a la diputada local de Morena Eva Cadena recibiendo dinero de personajes no identificados, presuntamente para López Obrador, un material presuntamente manufacturado por  Miguel Ángel Yunes, gobernador de Veracruz.

“Casualmente, López Obrador (https://twitter.com/lopezobrador) nunca es culpable de nada, siempre es víctima. Doble moral”, escribió Salinas en su cuenta de Twitter, la tarde de este lunes, en lo que anuncia el inicio de un abierto activismo en contra del inminente candidato presidencial de Morena, quien lo identifica como el jefe de jefes de la “mafia política”.

Este videoescándalo, que para amortiguar sus efectos hizo renunciar a la diputada Cadena como candidata a la alcaldía de Las Choapas, evoca al de René Bejarano, en 2004, el perredista exhibido también recibiendo dinero del empresario de origen argentino Carlos Ahumada, quien reveló que el orquestador de la difusión del video fue Carlos Salinas, auxiliado por Fernández de Cevallos, ambos amigos e impulsores de Peña…

Apuntes

Es inequívoco el documento de la PGR fechado el 22 de octubre 2012, un mes antes de que Felipe Calderón entregara el poder a Peña, que exonera al exgobernador de Coahuila Humberto Moreira de los delitos de delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita. Lo de menos es si López Obrador lo hizo público. Se trata de una copia certificada de la PGR encabezada en ese momento por Maricela Morales, actual cónsul en Milán, Italia. Fanático del control, Calderón no pudo ignorar una decisión de esa envergadura y lo exhibe su propia defensa: Primero alega que se trata de un documento falso y luego, admitiendo su autenticidad, acusa que Moreira se lo dio a López Obrador. Es otro episodio del amasiato de Calderón-Peña… José Murat, exgobernador de Oaxaca y asesor principalísimo de Javier Duarte, no ha tomado posesión como presidente de la Fundación Colosio: Sus antecesores lo repudian…

Comentarios en Twitter: @alvaro_delgado

Comentarios

Load More