Homicidios aumentaron 70% este año y 75% están vinculados al narco: Semáforo Delictivo

Habitantes del ejido El Castillo ante la escena del asesinato de dos jóvenes en Navolato, Sinaloa. Foto: Juan Carlos Cruz Habitantes del ejido El Castillo ante la escena del asesinato de dos jóvenes en Navolato, Sinaloa. Foto: Juan Carlos Cruz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el primer trimestre del año, se rompió el récord de homicidios en 30 de los 32 estados del país y de continuar así, este año México regresará al nivel de violencia “incontrolable”, advirtió Santiago Roel, director de la Organización Semáforo Delictivo.

De acuerdo con la más reciente medición de la organización, suman cuatro mil 322 asesinatos en el primer trimestre, lo que representa un incremento del 70 % con respecto al mismo periodo del año pasado. Del total de esos homicidios 75% están relacionados con el crimen organizado y si la tendencia se mantiene el año serrará con más de 17 mil muertes, pronosticó Roel.

En rueda de prensa para dar a conocer el informe “Grave Deterioro de la Seguridad Durante el Primer Trimestre de 2017”, Santiago Roel aseguró que si 2016 fue un mal año para la paz en México, todo indica que 2017 va a ser mucho peor.

“Estamos regresando a los niveles del 2011 con más de dos mil homicidios por mes. Pero lo más grave es que insistimos en aplicar la misma estrategia de seguridad a pesar de que ésta ha demostrado ser una estrategia fallida y peligrosa”, reprochó.

En lo que va del año, dijo, todos los delitos se incrementaron en un 29% en 30 de los 32 estados del país. De mantener esta tendencia, 2017 cerrará con nivel igual o más alto que el 2011, estadísticamente uno de los peores años de violencia en México.

Muestra de ello, es que de los homicidios registrados hasta hoy, el 75% son ejecuciones relacionadas con el crimen organizado.

De los ocho delitos monitoreados por Semáforo Delictivo, el robo a negocio subió 47%; extorsión y cobro de derecho de piso, 30%; homicidio 29%, lesiones dolosas 21%, secuestro 18%, robo de auto 13%; violación 6% y robo a casa habitación 3%. Además, las ejecuciones del crimen organizado subieron 70%.

El 60% de los homicidios se concentraron en nueve estados del país: Guerrero, Estado de México, Baja California, Chihuahua, Veracruz, Sonora, Michoacán, Jalisco y Guadalajara.

De estos, el caso más sobresaliente es el de Baja California Sur con un aumento de 682%. Sólo Nuevo León y el Estado de México, registraron una leve reducción.

Los estados que registraron tasas mayores al doble de la media nacional de homicidios, fueron: Colima, Baja California Sur, Guerrero, Baja California, Sinaloa y Chihuahua.

En lo que se refiere a ejecuciones, en lo que va del año se tienen contabilizadas cuatro mil 322, las cuales se atribuyen al crimen organizado, lo que representa un incremento del 70 % con respecto al mismo periodo del año pasado. Este trimestre, 75% de los homicidios se atribuyen a la guerra entre cárteles.

Para el representante de Semáforo Delictivo, la tendencia de que la violencia y la corrupción de alto impacto se incrementen en México no es nueva, por lo que tomando en cuenta el nivel de ejecuciones cometidas a la fecha por los cárteles, 2017 será un muy mal año.

“Todos los países enfrentan este tipo de violencia en mayor o menor grado, pero México equivocó el rumbo desde 2007, cuando el expresidente Felipe Calderón inició un combate frontal contra algunos capos, siguiendo la recomendación de Estados Unidos, dentro de la Iniciativa Mérida. Lo más lamentable, es que Enrique Peña Nieto mantuvo la estrategia”, lamentó.

Recordó que en el 2007, la tasa de homicidios fue el punto más bajo con cerca de ocho mil homicidios por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, en 2011 se triplicó.

Santiago Roel indicó que la estrategia de atrapar capos no erradica el negocio de la producción, distribución y venta de drogas, ya que los capos son sustituidos rápidamente por otro de los lugartenientes del mismo cartel. El negocio sigue y con mayor violencia, pues ante la falta de líder, internamente se divide la célula delictiva y el liderazgo se disputa internamente, señaló.

Por ello, se pronunció por concentrarse acabar con el negocio de las drogas, no con los capos.

“El gobierno mexicano no lo ha hecho debido a la cobardía de los políticos mexicanos y porque la sociedad mexicana apenas empieza a entender el tema de la regulación de drogas como estrategia de reducción de daños y de paz para el país”, concluyó Roel.

Comentarios

Load More