Amnistía Internacional condena detenciones arbitrarias en Venezuela

Policías detienen a un manifestante en Caracas. Foto: AP / Fernando Llano Policías detienen a un manifestante en Caracas. Foto: AP / Fernando Llano

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Amnistía Internacional (AI) señaló que las autoridades venezolanas están utilizando el sistema de justicia de manera ilegal para incrementar la persecución y los castigos contra quienes piensan diferente ante las protestas en el país, que han dejado decenas de muertos y detenidos.

En el informe “Silencio a La Fuerza: Detenciones Arbitrarias por Motivos Políticos en Venezuela”, AI detalla las acciones ilegales del gobierno, como son detenciones sin órdenes judiciales por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), el procesamiento de activistas pacíficos por delitos “contra la patria” y la imposición de medidas de prisión preventiva sin justificación y campañas difamatorias en medios de comunicación contra miembros de la oposición, entre otras medidas.

“Las autoridades parecen no tener límite a la hora de aplicar un sinnúmero de argucias legales para castigar a quienes expresan una opinión diferente de la oficial”, indicó Erika Guevara Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Las autoridades venezolanas deberían enfocarse en buscar soluciones prácticas y duraderas a la profunda crisis que sufre el país, añadió Guevara Rosas.

En un comunicado, AI detalla que el 11 de enero funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia detuvieron al diputado opositor Gilber Caro y a la activista del partido opositor Voluntad Popular, Steyci Escalona en un peaje cuando regresaban a Caracas.

Ese mismo día, el vicepresidente de la República explicó por televisión que a Gilber y Steyci se les había incautado un fusil de guerra y material explosivo. Dijo que el diputado estaba involucrado en actividades de terrorismo, señalando que habría cruzado la frontera hacia Colombia sin haber reportado el movimiento migratorio.

Steyci fue presentada ante un tribunal militar y se le imputaron los delitos de sustracción de efectos militares y rebelión. Gilber fue trasladado a un centro penitenciario sin que, hasta marzo de 2017, hubiese sido presentado ante un juez para determinar su situación jurídica.

Las historias de Gilber y Steyci ilustran algunas de las muchas estrategias que utilizan las autoridades venezolanas para intentar silenciar a la oposición, en un contexto de crecientes protestas en el país, destaca AI.

Amnistía Internacional también ha documentado casos en los que a la persona detenida se le limita el contacto con sus familias o abogados defensores, poniendo al detenido en alto riesgo de sufrir graves violaciones a sus derechos humanos, incluyendo torturas y malos tratos.

“Que en Venezuela hayan personas detenidas a pesar de no tener ninguna acusación oficial en su contra, es una ilustración de la dramática situación de derechos humanos en la que se encuentra sumergido el país”, refirió Guevara Rosas.

Load More