Realizan homenaje póstumo a militares abatidos en Palmarito, Puebla

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Autoridades estatales y militares realizaron un homenaje póstumo a los cuatro militares abatidos el miércoles pasado por presuntos huachicoleros durante un operativo en la localidad de Palmarito-Tochapan.

El comandante brigadier Juan Manuel Rico Gámez y el gobernador Antonio Gali Fayad, junto con otros funcionarios, encabezaron los servicios fúnebres en presencia de familiares de los soldados caídos, quienes viajaron varios kilómetros, pues ninguno era originario de Puebla, destacó este viernes el portal noticioso de e-consulta.

Así, se rindió homenaje de cuerpo presente a Rolando Martínez, originario de Veracruz; Máximo Maya, de Tabasco; Miguel Vázquez Álvaro, de Chiapas, y José Manuel Larumbe Rayón, nacido en Guerrero.

Las víctimas prestaban sus servicios en la Policía Militar con diferentes antigüedades que iban desde los 11 años hasta los siete meses, como era el caso de Máximo, quien apenas en 2016 fue ascendido al programa para zonas de alta incidencia delictiva en Puebla.

En el marco del homenaje, realizado en la explanada del Sexto Regimiento Blindado de Reconocimiento en la XXV Zona Militar, el gobernador hizo entrega a los deudos de la bandera mexicana que durante la ceremonia cubrió el féretro de sus familiares, así como un reconocimiento por haber entregado la vida en el cumplimiento de sus labores.

Gali Fayad expresó sus condolencias a las familias de los uniformados, con las que se comprometió a capturar a los responsables del enfrentamiento donde además perdieron la vida seis civiles.

También consideró que Puebla está de luto por el fallecimiento de los uniformados, así como por la situación que se vive en la que las familias están siendo usadas para proteger a bandas de ladrones de combustible.

“Es un día difícil para nuestro gobierno, hoy estamos aquí para reconocer a hombres insignes, valientes que sacrificaron sus vidas por la de los demás y que a diario, estoy seguro, se desempeñaban con gran honor”, expuso el gobernador.

Refuerzan presencia castrense

Más adelante, el mandatario estatal anunció que 2 mil militares más llegarán a Puebla para combatir el robo de combustible.

“No se pedirá la salida del Ejército; al contrario, el día de ayer llegaron 400 elementos más, así como vehículos articulados. Hoy estaremos respondiendo con 2 mil elementos más que van a llegar”, dijo.

Antes, y en entrevista televisiva, el gobernador dijo al periodista Carlos Loret de Mola que el robo de combustible en la entidad ocurre en las localidades de Atzitzintla, Tecamachalco, Amozoc, Palmar de Bravo y Quecholac.

“Estamos hablando de comunidades, no son municipios grandes. Son alrededor de seis municipios donde se concentra el robo de combustible”, acotó.

También sostuvo que los huachicoleros corrompieron a las familias y que hasta los niños se incorporan a sus bandas, pues les ofrecen 12 mil pesos por realizar tareas como “halcones”.

“Fui a Palmar de Bravo y, al llegar a una casa, una señora me dijo que si podía hablar con su hijo. Me dijo: ‘Yo traigo más lana que mi papá. Me pagan 12 mil pesos por ser halconcito”, dijo.

Comentarios