Familiares temen por la vida de Mireles; “es incómodo para bandas criminales”, alertan

Piden en Jalisco la liberación de Mireles. Foto: Rafael del Río Piden en Jalisco la liberación de Mireles. Foto: Rafael del Río

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de que fue detenido, el 27 de junio de 2014 por presunta portación de armas y posesión de drogas, José Manuel Mireles saldrá de la cárcel bajo fianza pero seguirá su proceso en libertad domiciliaria, gracias a la resolución de Rubén Olvera Arreola, juez quinto de distrito con sede en Uruapan, Michoacán; sin embargo, familiares y simpatizantes temen por la vida del exdirigente de las autodefensas de Tierra Caliente.

En un mensaje difundido en redes sociales, el exalcalde de Tepalcatapec, Guillermo Valencia, pidió a los gobiernos federal y estatal tomar las medidas pertinentes en cuanto a la seguridad de Mireles, porque “la vida del doctor está en riesgo, pues es incómodo para muchos criminales.

“Hay que gente que no lo quiere. Es una amenaza para los delincuentes que controlan Tepalcatepec y, sin duda, estará en riesgo. Hay muchos intereses que ha tocado Mireles y el gobierno tiene la obligación de protegerlo”, dijo en breve entrevista.

Guillermo Valencia prevé que el doctor Mireles podría volver a jugar un papel importante en el escenario político y social. Considera que será una piedra en el zapato para el presidente Enrique Peña Nieto y un personaje incómodo para el excomisionado Alfredo Castillo.

Briana Mireles, hija del doctor, dijo que está preocupada por la seguridad de su padre por presuntas amenazas de muerte, sobre todo porque tiene la decisión de regresar a Tepalcatepec y ahí se mantienen personajes con vínculos con bandas criminales.

Durante estos tres años, Mireles estuvo en la prisión de alta seguridad en Hermosillo, Sonora y luego fue trasladado a Nayarit por razones de salud. Sus abogados interpusieron una serie de recursos legales mediante los cuales desmentían los delitos que se le imputaban, principalmente el de posesión de cocaína y mariguana, y exigían su libertad, pero no lo lograron hasta ahora.

Desde un principio Mireles se declaró “preso político” del gobierno de Peña Nieto, luego de que rechazó la orden del entonces enviado presidencial Alfredo Castillo de entregar las armas y convertirse en fuerza rural como lo hicieron los demás autodefensas de Tierra Caliente.

Durante su estancia de dos años en el penal de alta seguridad de Hermosillo, Mireles sufrió recaídas por la diabetes que padece y lesiones en la columna vertebral. Incluso hubo quejas de maltrato que se presentaron por sus abogados y familiares, así como falta de atención médica.

El año pasado Mireles fue trasladado a Nayarit por petición de sus abogados y familiares, quienes tenían que realizar un largo viaje cada mes para poder verlo en Sonora. Ya en esta última prisión, los abogados defensores alegaron que podía seguir el juicio en su domicilio, pues no representaba un peligro.

Para obtener su libertad condicional, el doctor originario de Tepalcatapec tuvo que pagar una fianza de 30 mil pesos y firmar una responsiva de no salir de Michoacán ni del país.

Load More