Monsanto asegura que no siembra transgénicos en Campeche… sólo vende semillas

Activistas protestan contra Monsanto en la Corte. Foto: Octavio Gómez Activistas protestan contra Monsanto en la Corte. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La empresa Monsanto negó categóricamente que siembre soya genéticamente modificada en el estado de Campeche, como aseguró en días pasados la Misión de Observación Ciudad de México-Campeche.

En una carta enviada a esta agencia, la productora de agroquímicos y biotecnología aclaró que desde que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la realización de las consultas indígenas relativas al permiso de liberación comercial al ambiente de soya genéticamente modificada, “no ha comercializado” semillas de ese cultivo en ninguno de los municipios exclusivos en dicha sentencia, así como en ningún otro.

Monsanto puntualizó que no siembra en ningún cultivo con fines de comercialización en Campeche ni en la península de Yucatán.

La empresa acotó que únicamente que vende semillas a los productores.

En el documento enviado vía electrónica, la transnacional “lamentó” la “desinformación promovida por los grupos ajenos al sector agrícola”, por lo que subrayó que Monsanto, sigue “en estricto apego a las disposiciones jurídicas y regulatorias vigentes”.

El pasado 26 de mayo, la Misión de Observación Ciudad de México-Campeche denunció que sigue la siembra ilegal de soya en los estados de Campeche, Yucatán, entre otras entidades circunvecinas, pese a la suspensión decretada por la Corte.

En noviembre de 2014, la segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló el permiso concedido por la dirección general de Sanidad Vegetal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) a la transnacional Monsanto para la comercialización de soya transgénica y ordenó la consulta con las comunidades mayas sobre el uso de esta semilla, antes de emitir una nueva autorización.

Sin embargo, desde marzo pasado, representantes de estas comunidades y académicos y organizaciones agrupadas en Misión de Observación denunciaron las violaciones a la sentencia luego del hallazgo de la siembra de esta semilla.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental y otras organizaciones no gubernamentales también insistieron en que no se ha acatado la sentencia de la Suprema Corte desde principios de año.

Incluso, la institución encargada de monitorear el cumplimiento de la sentencia, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), informó de estas siembras, aunque no de forma detallada y con irregularidades.

A pesar de ello, en el documento Monsanto asegura ser una “empresa comprometida con el desarrollo de las soluciones agrícolas sustentables, que ayuden a los agricultores a producir más y mejores alimentos” y “lamenta la desinformación promovida por los grupos ajenos al sector agrícola”.

Comentarios

Load More