Asesinato de Miriam Rodríguez “es un crimen contra todas las madres de desaparecidos”: CEAV

La activista Miriam Rodríguez Martínez, asesinada en San Fernando. Foto: Twitter La activista Miriam Rodríguez Martínez, asesinada en San Fernando. Foto: Twitter

REYNOSA, Tamps. (apro).- El atentado contra la vida de Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, dirigente del Colectivo de Desaparecidos, Secuestrados y Víctimas de San Fernando, “es un crimen contra todas las madres de personas desaparecidas de México”, señaló Jaime Rochín del Rincón, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

“Este caso es una nueva afrenta para las instituciones públicas de todos los niveles de gobierno, porque Miriam no debió ser asesinada”, subrayó Rochín al develarse una placa en honor a la activista asesinada el pasado miércoles 10.

Añadió: “Si las instituciones públicas funcionaran como se debe, Miriam no hubiera tenido que tomar las riendas en la investigación de los hechos que la agraviaron (la desaparición de su hija Karen Alejandra Salinas Rodríguez), y no hubiera arriesgado su vida por obtener la justicia a la que tenía derecho”.

El titular de la CEAV sostuvo que no habrá paz mientras el Estado en su conjunto sea incapaz de garantizar la vida e integridad de quienes ejercen el derecho a defender los derechos humanos. “No habrá dignidad mientras no se castigue y repare el asesinato de Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez y las decenas de víctimas convertidas en defensoras de otras víctimas”, apuntó.

Gloria Elena Garza, subsecretaria de Legalidad y Servicios Gubernamentales de Tamaulipas, y Luis Héctor Salinas Castillo, esposo de Miriam Rodríguez, develaron esta mañana una placa en la plaza principal de San Fernando, en honor a la activista asesinada el 10 de mayo.

En la placa –encomendada por el Instituto de Atención a Víctimas del Delito “en reconocimiento franco a una mujer infinitamente ejemplar”– se plasmaron citas de Miriam Rodríguez, entre ellas: “Aprendí que el coraje no es la ausencia del miedo, sino el triunfo sobre él”, y “El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que conquista el miedo”.

Una vez develada la insignia, en un auditorio de la localidad se realizó una ceremonia a la que asistieron alrededor de 400 miembros de la organización que encabezaba la activista asesinada.

Cuando Gloria Elena Garza intentó tomar la palabra, los asistentes le reclamaron que el gobierno no atendió la solicitud de protección exigida por Miriam después de que escaparon de prisión algunos de los asesinos de su hija Karen Alejandra.

“Este homenaje in memoriam es una vergüenza”, soltó Raymundo Ramos Vázquez, representante del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

“Si el gobierno de Tamaulipas la hubiera protegido no estaría muerta nuestra compañera Miriam Rodríguez”, agregó.

A su vez, Guillermo Gutiérrez Riestra, del Comité de Desaparecidos de Ciudad Victoria, lanzó: “Los defensores de derechos humanos sentimos que estamos ante un alto riesgo, ya que el estado no tiene control de la delincuencia organizada, y precisamente se sabe que fue la delincuencia organizada la que asesinó a Miriam”.

Añadió: “Tenemos temor porque la delincuencia controla las ciudades, las carreteras, y si en sus manos está hacernos algo, lo van a hacer”.

El quinto visitador general de la CNDH, Édgar Corzo Sosa, quien también asistió al homenaje in memoriam a Miriam Rodríguez Martínez, dijo que debe quedar claro que todo aquél que levante la mano y prive de la vida a otro, sepa que terminará tras las rejas. “No hay estado de derecho con impunidad”, aseguró.

“No debemos dejar que nuestra generación sea conocida como la de la impunidad. Por ello, debemos exigir, exigir y seguir exigiendo, con más fuerza y valor, que ya no sucedan más hechos como éste”.

Ante autoridades estatales y municipales, luchadores sociales de la entidad y representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México (OACNUDH), soltó: “¡Ya basta! Ninguna agresión más a las personas defensoras de derechos humanos en Tamaulipas ni en otra región del país.

Necesitamos justicia en cada uno de los casos de desaparición, y que nunca más se agreda a una defensora o defensor de derechos humanos en México”.

Asimismo, sostuvo que la CNDH dará seguimiento a las medidas cautelares solicitadas para que los familiares de Miriam y los miembros del Colectivo que lideraba no vivan con temor y en la incertidumbre.

Al viudo de Miriam, Luis Salinas, y a sus hijos Azalia Yaneth y Luis Héctor, les dijo que la CNDH está con ellos y tantas veces como sea necesario actuará en consecuencia.”Ninguna persona en México debe pasar por el sufrimiento de tener un familiar desaparecido”, recalcó.

Y remató: “Sabemos que nada de lo que hagamos podrá enmendar las ausencias de la defensora Miriam y su hija Karen. Será un pesar permanente, sin duda alguna; sin embargo, en este momento debemos centrarnos en lo que nos queda por delante y en lo que sí podemos hacer”.

Jesús Peña, represente adjunto de la OACNUDH para los Derechos Humanos en México, destacó el constante peregrinar de las luchadoras y luchadores sociales preguntando por el paradero de sus seres queridos, reivindicando a cada momento la dignidad de las víctimas del delito.

En su oportunidad, el hijo menor de la activista, Luis Héctor Salinas Rodríguez, se manifestó contra la impunidad imperante y demandó justicia por la muerte de su madre.

Miriam Rodríguez Martínez se transformó en defensora de derechos humanos después de la desaparición de su hija, en 2012, cuando fue secuestrada y finalmente asesinada por integrantes de Los Zetas.

En los últimos meses se convirtió en representante de las víctimas de la violencia en San Fernando, donde fueron masacrados 72 migrantes en marzo de 2010. Desde esa fecha han sido asesinadas más dos mil personas, 392 de las cuales se localizaron en fosas clandestinas ubicadas en la zona conocida como El Arenal.

La activista solicitó protección personal a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos CNDH), a la CEAV y al gobierno estatal después de la fuga de los asesinos de su hija, pero –según familiares– la petición fue desoída.

Load More