Denuncian la existencia fosas clandestinas en Madera, Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Familiares de personas desaparecidas en el municipio de Madera y sus diferentes seccionales, denunciaron la presunta existencia de fosas clandestinas en el ejido El Largo Maderal, que al parecer fueron víctimas de Ignacio García Amavisca El Nachito, exlíder del grupo delictivo La Línea.

El Nachito fue abatido en octubre de 2013, era dueño del rancho El Colorado en el ejido de El Largo Maderal, cerca de donde estarían cuatro fosas clandestinas. En esos cementerios estarían personas desaparecidas de 2008 al 2016.

En ese mismo ejido, ubicado en la Sierra Tarahumara, desaparecieron seis agentes municipales el 24 de noviembre del año pasado. A finales de diciembre, localizaron los cuerpos de dos de ellos, en el municipio de Bocoyna, pero los otros cuatro aún no aparecen.

El caso lo tomó Justicia para Nuestras Hijas y su directora Norma Ledezma, indicó que los familiares también pidieron el rastreo de las fosas señaladas, pero hasta ahora no han localizado cuerpos en esa área.

Ledezma señaló que Madera y municipios vecinos, son “tierra sin ley”, e informó que las investigaciones apuntan a que compañeros de las víctimas, agentes municipales, están relacionados en las desapariciones en colisión con el grupo delictivo que controla la región.

“Con ese caso de desaparición, se pueden ejemplificar lo que sucede allá, sobre todo en El Largo, que está controlado por un grupo delictivo, no me toca decir cuál es, pero es una tierra sin ley”, señaló.

En la Policía Municipal de Madera había agentes infiltrados coludidos con la mafia, abundó, y como en toda corporación, era difícil saber quiénes estaban en complicidad y quiénes no, pero los seis desaparecidos en noviembre, fueron presuntas víctimas de sus compañeros que eran parte del crimen organizado.

“Tenía y tiene controlado todo, la mafia, en varios municipio de ese lado. Las policías tienen el enemigo adentro y no saben quién es el infiltrado, eso vulnera la investigación y a las familias. La misma ciudadanía no quiere hablar”, añadió.

Justicia para Nuestras Hijas también ha emprendido trabajos de búsqueda de personas en Ciudad Juárez, donde llevan casos de hombres desaparecidos en ese municipio y en Villa Ahumada.

Además llevan alrededor de 53 casos de desapariciones en Cuauhtémoc, Urique, Sisoguichi (Bocoyna), Meoqui, Chihuahua y Parral.

Al respecto, la Fiscalía General informó que han realizado recorridos y rastreos por las comunidades del rancho El Colorado, el rancho de Juan Domínguez, El Vallecillo y el rancho que era propiedad de El Nachito, para localizar fosas con cuerpos, luego de que familiares de personas desaparecidas lo han denunciado.

“En los primeros dos lugares no se encontraron rastros de fosas ya que es muy extenso el terreno, se requiere un rastreo más a fondo con más personal o bien recabar información más precisa. En El Vallecillo, de acuerdo a los datos proporcionados por un ofendido de privación de la libertad, se encontró una máquina de las llamadas mano de chango que era con la que hacían las fosas, por lo que se realizará rastreo con el equipo de K9, antropología y georadar”, informaron los agentes en un reporte a sus jefes.

La maquinaria quedó asegurara en marzo pasado, para verificar si contaba con reporte de robo.

Un testigo, dio a conocer a las autoridades, que atrás de una casa del rancho de El Nachito, había una fosa con cuerpos, ubicada en unas carboneras. Ahí localizaron varias excavaciones abiertas y una cubierta con piedras y tierra suelta, que serían analizadas por el equipo de especialistas de la fiscalía.

El 15 de marzo de 2017, los agentes encargados del rastreo, informaron a la fiscalía que en el rastreo realizado en el rancho de El Nachito, del ejido Mesa del Huracán, en El Largo Maderal, los acompañó una víctima para señalar el lugar exacto. Excavaron en las coordenadas indicadas, hasta tres metros de profundidad, pero no lograron localizar restos óseos ni cuerpos. Las excavaciones han continuado pero hasta ahora no han localizado más cuerpos.

Otras fosas

A lo largo del territorio estatal, en secreto y a veces desde el exilio, familiares de personas desaparecidas han señalado lugares donde presuntamente se encuentran sus seres queridos desaparecidos.

Entre los años 2012 y 2014 desaparecieron decenas de personas en la zona centro sur de la entidad, principalmente nogaleros y ganaderos. Proceso presentó el caso de la familia Ponce, cuyos integrantes fueron desplazados a otro estado de la República (Proceso 1918) y el de los hermanos Márquez, hombre y mujer desaparecidos en 2012 y 2013 respectivamente (Proceso 1952).

En el caso de los hermanos Márquez Ríos, amigos de la familia que han seguido el caso, dieron a conocer al semanario que el 15 de agosto de 2013 detuvieron en Ciudad Juárez a Joel Escobedo Meza, acusado de encabezar una banda de secuestradores desarticulada en Camargo el 28 de septiembre de 2012.

La Fiscalía General del Estado informó el día de la desarticulación de la banda, que el líder de los delincuentes había huido momentos antes de “reventar” una de las casas de seguridad.

Una semana después Escobedo fue sentenciado a 35 años de cárcel en un juicio abreviado y en una de las audiencias confesó que incineraron a varias de las víctimas que privaron de la libertad, a altas temperaturas en una fundidora de piezas de vías de tren.

En ese mismo juicio, trascendió que a Jesús Alberto Márquez, a quien “levantaron” el 28 de septiembre de 2013, probablemente lo mataron en un rancho de Meoqui, en la zona norte de Chihuahua. Él era de Saucillo y su hermana Lorena, quien se dedicó a buscarlo, también desapareció seis meses después, el 23 de abril de 2013

Los vecinos de la familia relataron en el 2014, que aun cuando Lorena Márquez acudía con el Ministerio Público para solicitar información del caso, le decían que no había información y le pedían que ella les diera datos.

Posteriormente, en otro juicio del presunto narcotraficante de la misma región centro sur, Evaristo Rentería López (detenido en El Paso, Texas en febrero de 2013 por tráfico de cocaína, según el expediente EP-13-CR-01723(1)-PRM), éste confesó que fue contratado por los Gandarilla (presuntos líderes del grupo delictivo que lidera la región), y Félix Gandarilla le cuidaba su rancho.

La última persona que dio información sobre ese caso, fue Guadalupe Carlos Medina Ramírez, presunto sicario al que la Fiscalía presentó ante medios de comunicación como multihomicida en Saucillo.

Medina atentó contra un agente de la Policía Estatal Única el 10 de enero de 2014 y aseguró que pertenecía al grupo que opera en la región, encabezado por Eleazar El Rojo, quien a su vez, trabajaba para Abel Gandarilla, quien fue asesinado en febrero de 2013.

Carlos Medina fue detenido en marzo de 2013 por portación ilegal de armas de fuego y posteriormente fue liberado. Él confesó que participó en los homicidios de un empresario en Delicias y de otras cuatro personas en el rancho El Gato Negro.

En su declaración ante el Ministerio Público dijo que había incinerado a diez personas levantadas por el mismo grupo delictivo.

En la región del municipio de Uruachi, los pobladores de comunidades como Gosogachi, Jicamórachi y Arechuyvo, entre otros, aseguran que cerca de esos poblados existen zonas con cuerpos que han sido enterrados de manera clandestina o bien, tirados en bolsas de plástico.

En junio de 2015, se registró un enfrentamiento entre los poblados de Cuesta Blanca y Gosogachi, del municipio de Uruachi (que colinda con el estado de Sonora). Uno de esos grupos mandó llamar por la fuerza, a un médico y a una enfermera para que atendiera a sus lesionados, pero los dos fueron asesinados por el grupo contrario, al llegar al lugar.

Los habitantes de esa región aseguraron que vieron cómo levantaban los cuerpos de cada grupo, en bolsas que echaban en camionetas y aseveraron que hay partes de la zona que desprende un fuerte olor, por lo que presumen que hay restos de personas.

Como ese caso, hay decenas a lo largo de todo el estado, principalmente de la Sierra Tarahumara, donde la geografía se presta para la operación de grupos delictivos y la desaparición de cuerpos.

Comentarios

Load More