El estupor priista al perder en Coacalco, uno de sus bastiones (Video)

Votos en el Estado de México. Foto: Hugo Cruz Votos en el Estado de México. Foto: Hugo Cruz

COACALCO, Edomex. (apro).- Eran las 8:30 de la noche cuando representantes ciudadanos de Instituto Nacional Electoral (INE) concluyeron el conteo de votos de los comicios del domingo 4 y salieron a colocar, una por una, las sábanas del cómputo correspondientes a las 12 casillas contiguas y una básica de la sección 575 que se instalaron en el Instituto Tepeyac de la colonia Héroes de Coacalco, en el municipio del mismo nombre y uno de los bastiones del PRI en el Estado de México.

Tenían que haber pegado 13 sábanas, pero la marea roja de los operadores priistas presentes en dicho sitio sólo permitió a los representantes de casillas colocar nueve sábanas.

La espera fue larga. Fuera de la escuela, poco más de 80 operadores priistas –“movilizadores, en la jerga electoral–, distribuidos en grupos de cuatro o cinco personas de entre 40 y 50 años, permanecían, expectantes, para conocer los resultados de la votación.

Algunos fumaban, silenciosos; otros más, aguardaban en aparente quietud a que los representantes de casilla terminaran de contar los votos. Sólo el barullo provocado por los jugadores de futbol americano que disputaban un partido en el interior de la escuela rompió el silencio reinante en la calle.

De pronto, el repentino chirrido del portón metálico del local donde se instalaron las 13 casillas dio el aviso de que el escrutinio había concluido. El desfile de sábanas electorales había dado inicio y los observadores se arremolinaron sobre la numeraria:

PAN, 49 votos; PRI, 86; PRD, 45; PT, cuatro; PVEM, dos; Nueva Alianza, uno; Morena: 137, y Encuentro Social, dos votos.

Los rostros de los simpatizantes priistas se endurecieron. Razones de sobra tenían porque este municipio ha estado bajo el yugo del PRI al menos desde 1940.

PAN, 47 votos; PRI, 66; PRD, 68; PT: dos; PVEM, cinco; Nueva Alianza, uno; Morena, 148 y Encuentro Social, cuatro.

Otra sábana vaticinaba la debacle priista al menos en esta colonia: PAN, 40 votos; PRI, 86; PRD, 52; PT, dos; PVEM, seis; Nueva Alianza, tres; Morena, 150, y Encuentro Social, uno.

Ante el temor de una eventual rebelión ciudadana, policías municipales fuertemente armados ya se encontraban resguardando el lugar.

El ánimo entre los priistas decaía, pero no se movían a pesar del tortuoso conteo.

Una tercera sábana reafirmó la caída priista: PAN, 38; PRI, 84; PRD, 55; PT, seis; PVEM, dos; Nueva Alianza, tres; Morena, 147, y Encuentro Social, uno.

“Ya nos la pelamos”, susurró uno de los priistas.

El silencio fue sepulcral cuando los escrutadores pegaron dos sábanas más con la suma de votos:

PAN, 30; PRI, 91; PRD, 76; PT, seis; PVEM, dos; Nueva Alianza, tres; Morena, 165, y Encuentro Social, dos…

PAN, 45; PRI, 86; PRD, 52; PT, tres; PVEM, uno; Nueva Alianza, dos; Morena, 129, y Encuentro Social, tres.

“Ya mejor vámonos, ni modo de ponernos a llorar”, dijo una mujer, apesadumbrada, quien subió a un auto acompañada por otras cuatro personas y se retiraron del lugar.

El tiempo transcurría y el resto de las sábanas confirmaron la debacle del PRI en uno de sus principales bastiones.

PAN, 32; PRI, 108; PRD, 51; PT, tres; PVEM, dos; Nueva Alianza, uno; Morena, 144, y Encuentro Social, uno.

PAN, 41; PRI, 102; PRD, 53; PT, tres; PVEM, uno; Nueva Alianza, dos; Morena, 157, y Encuentro Social, dos.

PAN, 48; PRI, 90; PRD, 61; PT, cuatro; PVEM, uno; Nueva Alianza, cuatro; Morena, 165, y Encuentro Social, uno.

“Los capacitamos para pelear esos votos, tenían que anularlos”, gritó una mujer fuera de sí.

A esas alturas de la noche, el nerviosismo y la frustración se habían apoderado de los movilizadores priistas y dos patrullas más se enfilaron sobre la avenida Canosas en la 1a sección de la colonia.

Hora y media después, aproximadamente a las 9:30 de la noche una de las representantes ciudadanas del INE salió de la escuela y un grupo de al menos 40 personas se abalanzó sobre ella con reclamos:

–“Todo está irregular aquí, queremos que nos des cuentas”–, recriminó una mujer mientras el resto de sus compañeros acorralaron a la joven impidiéndole ingresar a las instalaciones escolares.

“Impugnación, impugnación”, corearon el resto de los priistas llenos de frustración.

En medio del alboroto, un hombre gritó con todas sus fuerzas: “El pueblo pide justicia”.

Los movilizadores exigieron a la mujer que les entregara la papelería electoral, pero ella se negó. Argumentó que de hacerlo las casillas serían anuladas y la retuvieron por más de una hora.

Los reclamos continuaron: apertura tardía de la casilla, falta de acreditación por parte de los representantes ciudadanos del INE, cierre de la casilla cuando aún había personas esperando votar, ineptitud y fraude electoral: “se vendieron a Morena”, dijeron exaltados.

Y hasta a la prensa le tocaron los insultos, cuando un reportero se acercó a la representante del INE: “Aquí la prensa nos vale madres, a la chingada el reportero”.

“Fepade, Fepade”, comenzó a gritar un hombre y el resto lo imitó.

La crispación era generalizada y la policía envió refuerzos. Sin embargo, los uniformados se limitaron a observar, nunca intervinieron, pese a que la turba priista tenía retenida a la representante de casilla.

En defensa de la mujer quiso intervenir otro representante ciudadano del INE, pero su intento fue infructuoso y también quedó en calidad de retenido.

Al lugar también arribaron tres hombres altos y fornidos de corte militar, que mantenían una de sus manos dentro de sus bolsos de regular tamaño mientras observaban el tumulto.

Ya excedían las 10:30 de la noche y los representantes ciudadanos del INE aún no habían sido liberados.

Junto con Ecatepec y otros municipios más del área conurbada, en Coacalco el PRI probaría el amargo sabor de la derrota. Morena obtendría 49 mil 213 votos en esta demarcación contra 34 mil 025 del Revolucionario Institucional, según los resultados preliminares.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso