Policía y porros desmantelan plantón de opositores a obra vial en Morelos

Opositores a la ampliación de la autopista La Pera Cuautla. Foto: Margarito Pérez Opositores a la ampliación de la autopista La Pera Cuautla. Foto: Margarito Pérez

TEPOZTLÁN, Mor. (apro).- Policías del Mando Único, materialistas y porros llevaron a cabo el desmantelamiento del plantón de tepoztecos que inició el 20 de mayo en contra de la ampliación de la autopista La Pera Cuautla; por ello, los inconformes se trasladaron a la alcaldía y demandaron diálogo con autoridades federales y estatales.

En punto de las siete de la mañana, camiones de transporte de materiales del sindicato Tierra y Libertad se apostaron en las inmediaciones del plantón y, con actitud agresiva, se perfilaron a rodearlo. Al mismo tiempo, en zonas cercanas se ubicaron varios camiones con policías antimotines del Mando Único.

Enseguida se presentó al lugar un grupo de unas 100 personas, a quienes los inconformes identificaron como “golpeadores”. Para evitar la violencia, pues en el plantón había mujeres y menores de edad, decidieron retirarse y dirigirse en marcha al centro del poblado, donde exigieron la presencia de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Mientras tanto, los trabajadores reiniciaron las obras de ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, proyecto que ha provocado la tala de más de dos mil árboles de la zona.

Durante tres años un amparo logró suspender las obras, sin embargo, desde octubre pasado, han sido sólo acciones de resistencia civil que concluyeron con este plantón iniciado el pasado 20 de mayo.

El edil se presentó a las nueve de la mañana y se encerró en el palacio municipal. Media hora después salió y presumió el hecho de que estuvo “apoyando” al plantón, pero “ya no queda nada por hacer, tienen los permisos para la obra”, justificó.

Entonces los inconformes le exigieron su intervención y diálogo público con las autoridades federales. El alcalde los acusó de ser “intransigentes” en sus demandas y sostuvo que el diálogo no podría ser ni en la catedral ni en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), que eran lugares sugeridos por los opositores.

Los manifestantes exigieron que se detengan las obras, que el municipio haga lo que tenga qué hacer para frenarlas. Sin embargo, el alcalde dijo que había “otros tepoztecos que apoyaban la realización de la obra”, y que él tenía que gobernar para todos.

También negó que exista de su parte “xenofobia”, pero aseguró que “este es un problema interno de Tepoztlán, intestino de Tepoztlán, por eso sólo corresponde a los tepoztecos resolverlo”.

“Yo no puedo negarme a hablar con la otra parte. Como autoridad yo debo ser plural. Han venido otras personas y platicamos, pero nunca hubo un compromiso. Es una postura difícil, porque estoy en medio de dos grupos. Tenemos que darle el derecho de petición a los que lo solicitan”, evadió el alcalde.

Y es que existe un señalamiento de algunas autoridades de que el conflicto ha sido provocado por gente que no es de Tepoztlán o incluso, por “extranjeros”. Por ello, a lo largo de toda la mañana se rumoró que entre la gente había agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), listos para “aplicarle el 33” a extranjeros que tomaran parte en el conflicto.

Finalmente, después de algunos minutos el alcalde se retiró del lugar, mientras que los inconformes se instalaron en plantón, pero ahora en las puertas del palacio municipal, aunque “sin bloquear los accesos ni impedir la actividad” de las autoridades.

El plantón permanecerá ahí hasta que se detengan las obras, mismas que fueron regularizadas este mismo miércoles.

Más tarde, los integrantes del Frente Unidos en Defensa de Tepoztlán, red de organizaciones que articulan las protestas, hicieron públicas sus demandas: “Que el gobierno municipal exija a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y al gobierno estatal que las obras de la ampliación de la carretera La Pera-Cuautla en nuestro territorio sigan detenidas.

“Que el gobierno municipal active inmediatamente todos y cada uno de los mecanismos dentro de sus facultades para interponer las demandas y denuncias en contra de las ilegalidades cometidas por la SCT. (Pues) no existe el permiso de ocupación previa otorgado por la asamblea de comuneros que le permita a la SCT realizar cualquier trabajo en tierras comunales; lo que están cometiendo es el delito de despojo en contra de la comunidad de Tepoztlán. (Así como) el proyecto carretero viola el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial (POET), y es necesario convocar al Comité de Ordenamiento Ecológico y Territorial (COET) con carácter de urgente para tomar las acciones legales y políticas pertinentes e impostergables para hacer valer el POET”.

Asimismo, “exigimos un diálogo inmediato con los titulares estatales de todas las instancias involucradas (SCT, Semarnat, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Comisión Nacional Forestal, Profepa, INAH y Secretaría de Desarrollo Sustentable de Morelos), gobierno estatal y cabildo de Tepoztlán, en el cual deberán estar presentes los medios de comunicación”.

El gobierno municipal, advirtieron los inconformes, “tiene la obligación, según el Bando de Policía y Buen Gobierno, de tomar todas las acciones necesarias para proteger la integridad del territorio”.

Comentarios

Load More