Detienen al presunto homicida de activista gay en Colima

COLIMA, Col. (proceso.com.mx).- Tras una marcha de integrantes del sector de la diversidad sexual para exigir justicia por el asesinato del transgénero Octavio Montes, ocurrido hace una semana, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) dio a conocer la detención de la pareja sentimental de la víctima como imputado del delito.

En rueda de prensa celebrada después de las 21:00 horas del sábado, el titular de la PGJE, José Guadalupe Escobar Franco, informó que el joven murió por asfixia, estrangulado con el cinturón de seguridad de su vehículo y posteriormente su cuerpo fue abandonado en el interior de la cajuela de su autómovil.

Por la tarde, cerca de 200 personas marcharon por diversas calles de la ciudad con pancartas, veladoras, fotografías y gritando consignas con reclamos de justicia, se congregaron en el sector nororiente del Jardín Libertad para protestar por este homicidio y otras agresiones que han sufrido integrantes de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Travesti, Transexual e Intersexual (LGBTI) en el estado.

“Colima está harto, está dolido, está manchado de sangre; hoy no marchamos porque nos sentimos orgullosos, marchamos por el coraje de ver cómo cada vez más personas cercanas a nosotros son violentadas o asesinadas; por la furia de voltear a ver a nuestras autoridades y ver una tibieza e indiferencia que a vista de nuestro dolor se vuelve complicidad”, fue parte de un pronunciamiento leído por un integrante del Colectivo Inclusión.

Según el documento, la comunidad de la diversidad sexual se encuentra decepcionada porque los protocolos, acuerdos, capacitaciones y firmas para combatir la discriminación y el odio demuestran, con la muerte de uno de sus miembros, que “no sirven de nada, que son letra muerta si no luchamos por cambiar el discurso de odio, si nuestro gobierno se doblega ante las exigencias de una institución, la Iglesia, cuyo objeto al parecer dejó de ser promover la fe y el amar al prójimo, y ahora vuelve a ser una Santa Inquisición, donde quienes no somos heterosexuales y de buenas costumbres nos juzgan, nos laceran con su discurso de odio y nos condenan al escrutinio social”.

Añadió: “Nuestras hermanas y hermanos transgénero viven en la incertidumbre al carecer de una identidad acorde a su género elegido y los asesinan, como asesinaron a Tavito, les invisibilizan la identidad elegida por una que nunca quisieron ser; Colima necesita escucharnos, necesita paralizarse como nosotros nos paralizamos de miedo de ser asesinados por elegir ser quienes queremos ser”.

Por su parte, Aurora Montes, tía de la víctima, informó que hasta la noche del sábado las autoridades no habían informado a los familiares la situación de las investigaciones.

Durante la tarde ya habían empezado a circular a través de medios digitales versiones extraoficiales sobre la detención del supuesto asesino, pero la mujer señaló:

“No queremos que nos digan esto cuando en realidad yo siento que no es verdad, lo que ahorita han sacado, que supuestamente a una compañera le avisaron que habían detenido al presunto asesino de Octavio, pero nosotros no creemos en eso y queremos justicia, es lo que venimos a pedir”.

Contó que Octavio, de 27 años, era muy pacífico, no tenía problemas con nadie, pero sí muchos sueños y metas por cumplir; no había sufrido agresiones por su orientación sexual y era aceptado por su familia. Hace siete años había llegado a Colima, en donde estudió la carrera de Publicidad y Relaciones Públicas, de la que egresó el año pasado.

En la rueda de prensa ofrecida en su despacho después de que concluyó la marcha, el procurador dio a conocer que el detenido como imputado del asesinato es un hombre de 28 años, de oficio mecánico, que era pareja sentimental de la víctima.

El funcionario indicó que la información que obra en la indagatoria permitió al juez conceder la orden de captura, y de ella se desprende que el imputado y la víctima mantenían desde hace varios años una relación sentimental, en la que habían tenido diferentes desencuentros como el que sucedió el día de los hechos, cuando “discutieron de forma acalorada y se agredieron físicamente, derivando la situación en la muerte del segundo de ellos, a consecuencia de una asfixia realizada con el cinturón de seguridad del vehículo”.

Franco Escobar aseveró que para determinar la identidad del presunto responsable no solamente se basaron en los dichos de las personas, sino que también las corroboraron con diversos testimonios, con pruebas de ADN de fluido hemático, inspecciones químicas al vehículo, al cinturón de seguridad, en tanto que los médicos forenses determinaron que las marcas que tenía en el cuello corresponden al cinturón.

Comentó que el detenido no tenía antecedentes penales y descartó la versión de la posible existencia de un asesino serial de personas de la diversidad sexual. “Este es un evento, si me lo autorizan decir, aislado, es una relación entre dos personas, no tenemos de este lado ninguna evidencia, testimonio ni nada que nos haga presumir algo así”.

De acuerdo con el procurador, de esta manera quedó debidamente atendido el reclamo de la comunidad LGBTI.

“Quisimos darles la noticia en estos momentos, respetar la libre manifestación que siempre ha existido en este gobierno, de que toda la gente tiene derecho a manifestarse como lo han hecho ellos de manera respetuosa y muy pacífica; esta es la respuesta del gobierno del estado hacia el reclamo justo de esta comunidad”, puntualizó.

Comentarios