El INAH oficializa aval a Línea 7 de Metrobús

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer de manera oficial su aval para el proyecto “Corredor vial de la Línea 7 del Metrobús y sus adecuaciones para el servicio complementario”, proyecto que se encuentra en medio de una suspensión total de trabajos emitida por un juez.

A través de un comunicado, y luego de que ayer se diera a conocer la posición del INAH, se explica, que luego de analizar a detalle las propuestas otorgadas por la Secretaría de Obras y Servicios capitalina para construir la infraestructura operativa de la Línea 7, concede su autorización con base en ocho criterios y consideraciones:

En el primero y segundo puntos aborda su competencia para conocer, dictaminar y autorizar el proyecto en cuestión, fundamentado en lo dispuesto en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y su Reglamento, toda vez que la ruta de 15 kilómetros de longitud que cubre la Línea 7 del Metrobús corre por vías que forman parte de la traza histórica de la Ciudad de México, y en consecuencia monumentos históricos, refiriéndose a:

Calzada de los Misterios, el tramo de avenida Juárez y la Puerta de los Leones del Bosque de Chapultepec, el tramo del Paseo de la Reforma que cruza por el Centro Histórico, así como el que atraviesa por la Primera Sección del Bosque de Chapultepec, avenida que incluye monumentos que datan del siglo XIX, como aquellos que conmemoran a personajes destacados de la historia mexicana.

Además de considerar que se debe mantener inalterable la traza de Paseo de la Reforma, respetando camellones, central y laterales, áreas jardinadas, disposición de arroyos y banquetas; que los autobuses del Metrobús sean abordados a nivel de banqueta; se evitará igual el retiro de árboles, y respetar la visibilidad de monumentos existentes a lo largo de esa avenida.

En el tercer punto se aborda el tema de la carpeta asfáltica:

“Una primera acción constructiva iniciada por las autoridades fue el cambio de carpeta de rodamiento. El INAH realizó un procedimiento de suspensión, puesto que las obras habían comenzado sin la autorización correspondiente y podrían afectar el basamento de algunas de las estructuras de los héroes de la Reforma, incluyendo sus pedestales, que son monumentos por determinación de ley. Se refiere que el instituto requirió complementar medidas de protección para el cuidado de dichos monumentos, que debiesen ser incorporados al proyecto constructivo del carril, asegurando la presencia de supervisión arqueológica en todo lo largo de la ruta, por parte del área de Salvamento Arqueológico del INAH.”

El 19 de mayo pasado la dependencia emitió la autorización para concluir exclusivamente las obras de renovación de la carpeta asfáltica en el carril de circulación del Metrobús.

En el cuarto punto se toca la construcción de los 30 paraderos de embarque en cada sentido de circulación, más dos estaciones terminales, mobiliario urbano para espera y señalética del sistema de transporte público, así como modificaciones que se realizaron al proyecto a consideración del instituto:

“Estos elementos presentaban algunas características que, de acuerdo con el criterio técnico del INAH, la autoridad debió modificar, con el fin de cuidar el paisaje histórico urbano, respetar la integridad de los monumentos, fortalecer el carácter del sitio histórico y favorecer la apreciación visual de los elementos presentes en la ruta”.

En la quinta consideración se explica que se lograron acuerdos con el gobierno local para enriquecer el proyecto en aspectos de protección del espacio procesional histórico de la Calzada de los Misterios y la restauración de los 15 monumentos en la banqueta oriente; corregir los emplazamientos de estaciones que comprometían la libre apreciación de los monumentos, esculturas y jarrones históricos; un diseño de las estaciones de embarque-desembarque en transparencias, así como modificar los mástiles en la señalética de cada estación.

Además, que la delimitación del carril exclusivo se resolviera mediante botones metálicos discretos, así como respeto a áreas peatonales y componentes de la traza, evitando bahías para los autobuses.

En un sexto punto se habla de la incorporación de observaciones que, desde el punto de vista técnico del Instituto, fueron requeridas para garantizar la conservación de bienes patrimoniales, la no alteración del paisaje histórico urbano, la no afectación a monumentos históricos y el salvamento de bienes arqueológicos que pudiesen aparecer en el subsuelo.

En la penúltima consideración se explica que el INAH y el gobierno de la Ciudad de México acordaron colaborar en un programa integral de imagen urbana y cuidado de los valores patrimoniales históricos, mismo que incluirá:

Retiro y restricción de elementos publicitarios en las zonas patrimoniales protegidas, de mobiliario urbano irregular o innecesario: antiguos parabuses, quioscos de periódicos y venta de flores, puestos de comercio informal y papeleras.

Y una elaboración de proyectos de intervención para los 15 misterios, los conjuntos escultóricos, las esculturas individuales, pedestales, jarrones, fuentes y bancas de cantera, con el fin de atender su limpieza, bajo supervisión de los institutos competentes –INAH e INBA–, y con el apoyo operativo y financiero del gobierno local.

Y finalmente, en un breve punto, se da por sentada la autorización del proyecto por parte del INAH.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios