Juzgado acepta demanda de exempleada que padeció acoso laboral en el SAT

Las oficinas del SAT en la CDMX. Foto: Octavio Gómez Las oficinas del SAT en la CDMX. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras siete años de padecer acoso laboral en el Servicio de Administración Tributaria, el viernes 23 de junio el Juzgado 43 en Materia Civil aceptó la demanda de Magdelin Guzmán García contra el SAT, institución a la que exige el pago de 30 millones de pesos por daño moral.

El 24 de julio de 2010 García Guzmán sufrió un accidente automovilístico en el que perdió la mitad del cráneo. “Desde esa fecha, acusó, “mi situación laboral en el SAT se volvió discriminatoria y hostil”.

“Saliendo de la Aduana de Lázaro Cárdenas, Michoacán, iba a mi domicilio y una llanta del coche tronó y tuve el accidente, donde perdí básicamente la mitad del cráneo y prácticamente me dejaron abandonada ahí. Me rescató la Cruz Roja, me regresó a Lázaro Cárdenas, donde no hay aparatos para tomar tomografías, no hay neurocirujanos, no hay unidad de cuidados intensivos y yo tenía un traumatismo craneoencefálico severo”, recordó en entrevista con Apro.

También relató que estuvo en coma y el SAT no la apoyó “en nada”. En ese momento estaba como administrador general de Aduanas Gerardo Perdomo Sanciprián, y tampoco recibió apoyo de la dependencia donde trabajaba, denunció.

La mujer también pidió apoyo de la Dirección Central Aduanera, pero hasta la fecha no lo ha recibido. Destacó que si no hubiera recibido respaldo de algunos compañeros, le pasaría como a la mayoría de los trabajadores: “Ya están muertos o renuncian”.

Igual destacó que ni siquiera le dieron la documentación necesaria para pedir la indemnización al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

“Nunca me dieron nada, jamás me dieron nada, y muchas ocasiones intentaron mandarme al polígrafo. Muchas veces. El polígrafo es una herramienta que no es confiable dentro de la institución, ya que es un elemento que utilizan para despedir a los empleados, y su empleo es anticonstitucional”, indicó.

La demanda

Guzmán García destacó en su demanda por daño moral que el 28 de julio de 2016 solicitó vacaciones al SAT del 1 al 9 de agosto de ese año y le fueron aprobadas.

En esos días sufrió un percance derivado de las secuelas del accidente del 2010, y el ISSSTE le extendió una licencia médica retroactiva. Días antes se comunicó con su jefe inmediato, Manuel Álvarez Olvera, para informarle que tomaría tres días de descanso por instrucción médica, y así se aprobó, se indica en la denuncia.

El 10 de agosto pasado acudió al SAT a entregar su licencia médica retroactiva, pero los guardias de seguridad le prohibieron la entrada al edificio. Peor aún, los uniformados le mostraron dos celulares con su fotografía.

Acto seguido, otro de sus jefes, Adrián Sánchez Gómez, informó a la quejosa que estaba bloqueada en el sistema. Incluso el administrador de Operación Aduanera, Francisco Javier Antonio Martínez, se burló de ella al espetarle: “Este es el adiós de Magdelin”, se abunda en la demanda.

Más tarde, ella se comunicó a la oficina del administrador general de Aduanas, donde Guillermo Peredo Rivera le informó, justo en la puerta principal del SAT, que estaba despedida.

Por eso interpuso la demanda en la Quinta Sala del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje por despido injustificado, querella que quedó radicada en el expediente 5451/2016, por lo que fueron emplazados los demandados y a la fecha sigue en trámite el recurso.

Comentarios

Load More