Astudillo admite que el narco infiltró a guardias comunitarias de Guerrero

Un grupo de autodefensa en Costa Grande, Guerrero. Foto: Bernandino Hernández Un grupo de autodefensa en Costa Grande, Guerrero. Foto: Bernandino Hernández

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores confirmó que las guardias comunitarias que operan en las siete regiones de la entidad están infiltradas por el narco.

El mandatario consideró que los grupos de autodefensa que operan en las regiones Centro, Acapulco, Costa Grande, Tierra Caliente, zona Norte y la Sierra “solo pelean territorios para imponer su hegemonía, no defienden a la población y lo que procede será enfrentarlos”, advirtió.

Por ello, dijo que los grupos de autodefensa vinculados con el narco no deben existir, y enseguida defendió la permanencia de las organizaciones armadas que se ajustan a la Ley estatal 701, sobre el derecho de los pueblos indígenas a la autodeterminación, como en el caso de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC), de la Costa Chica y Montaña.

Esta es la primera ocasión en que el gobernador priista Astudillo habla específicamente de la expansión y surgimiento de grupos de autodefensa que operan en territorios donde el narco disputa zonas mineras, así como de producción y trasiego de droga.

La postura de Astudillo se dio luego de que el martes 18 la agencia Apro diera a conocer que al menos diez organizaciones armadas operan en las siete regiones de la entidad con la complacencia de las autoridades de los tres niveles y el Ejército, quienes han delegado las funciones de seguridad pública a grupos de autodefensa señalados por sus presuntos nexos con la delincuencia.

Ello a pesar de que informes del gobierno federal consultados por este reportero refieren que algunos grupos de autodefensa son “paramilitares vinculados con el narco”, como la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) –que opera en Acapulco y las regiones de Costa Chica, Centro y la Sierra–, La Tecampanera de Teloloapan, El Movimiento Adrián Castrejón de Apaxtla, Paz y Justicia de Chilapa, Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan, y las guardias comunitarias que tienen presencia en la franja minera del río Mezcala.

Incluso, un reporte del gobierno estatal afirma que el nuevo grupo de autodefensa surgido en la sierra de Zihuatanejo “es el brazo armado del grupo delictivo Guardia Guerrerense”, que mantiene una confrontación con la banda Sangre Nueva Guerrerense por el control de laboratorios de procesamiento de droga sintética como cristal y heroína en esa franja de la entidad.

Consultado este viernes durante un acto oficial sobre el tema de las autodefensas, Astudillo expresó:

“Por supuesto que yo estoy absolutamente en una posición muy firme de que todo ese tipo de organizaciones o grupos que no se ajustan a la Ley 701, por supuesto que no deben operar porque en la historia hemos encontrado conflicto y mucha violencia entre grupos que buscan imponer su hegemonía en los territorios. Lo que pelean son los territorios, no pelean defender la población y lo que procede es enfrentarlos”, indicó el mandatario.

Cuando se le preguntó a qué grupos de guardias comunitarias en específico se refería, dijo que “el mapa está muy claro”, y describió:

“Todos saben los grupos que están en la región Centro, en el Valle del Ocotito y Tierra Colorada; en la Sierra; lo que acaba de aparecer en la colindancia de Coyuca de Catalán, San Miguel Totolapan y Zihuatanejo, así como en Petatlán, Teloloapan y la Tierra Caliente”, señaló Astudillo.

Enseguida, remató diciendo: “Todos, todos. La mayoría, salvo contadas excepciones, tienen fines muy visibles que ustedes mismos conocen”, es decir, los señalamientos de estar vinculados a grupos del narco, indicó.

Comentarios

Load More