Las claves del éxito del futbol alemán

Aficionados en uno de los partidos de la Bundesliga de Alemania. Foto: AP / Christian Charisius Aficionados en uno de los partidos de la Bundesliga de Alemania. Foto: AP / Christian Charisius

En casi dos décadas, la popular Bundesliga de Alemania ha logrado ubicarse como una de las tres mejores del mundo en lo que respecta, por ejemplo, a ingresos generados y calidad. Así, las delicias prodigadas a miles de millones de personas por el futbol de ese país alcanzan el calificativo de extraordinarias. Entre las claves de este éxito se encuentran la innovación en todos los sentidos y el ingenio, además de la disciplina, la formación de jugadores, la transparencia y el estrecho vínculo entre la liga y la afición, que posee el 51% de las acciones de cada equipo.

BERLÍN (Proceso).- El futbol de Alemania vive uno de los mejores momentos de su historia: no sólo su selección nacional es la campeona del mundo; también su liga profesional logró romper su propio récord histórico de ingresos al facturar la temporada pasada más de 3 mil millones de euros, convirtiéndola en una de las tres mejores del mundo por ingresos generados y calidad. Y todo eso se ha logrado en sólo 17 años.

Tras el gran fracaso en la Eurocopa del año 2000, en la que ese país quedó eliminado en la primera ronda, su futbol tuvo que reinventarse. Los representantes de los clubes y de la Federación Alemana de Futbol (DFB, por sus siglas en alemán) se dieron cuenta de que “el gran futbol alemán” no existía más: hacía falta un cimiento profesional en la liga, jugadores de primer nivel y, sobre todo, futuras promesas.

Comenzó entonces una renovación absoluta que a golpe de afortunados aciertos ha convertido al futbol alemán en uno de los mejores del mundo. El campeonato en el Mundial de Brasil 2014 fue la culminación de este veloz ascenso a la cima del éxito, el cual continúa con los recientes triunfos en la Copa Confederaciones y en la Eurocopa Sub 21 y se apuntala ya para el Mundial de Rusia 2018.

A finales del 2000, la DFB decidió invertir millones de euros para fomentar el desarrollo de nuevos talentos y pulir a la élite de jugadores ya existente. Entre las medidas que se tomaron casi de forma inmediata estuvo la implementación obligatoria de centros de formación de nuevos talentos en cada uno de los 18 equipos que conforman la liga profesional. Y para el 2002, tal disposición alcanzó también a los otros 18 equipos que integran la 2. Bundesliga.

Pero eso no fue todo. Al tiempo que los directivos de la DFB y de los clubes de la liga se dieron cuenta de que debían trabajar en el mejoramiento de la calidad de su futbol, consideraron también que era necesario que los equipos profesionales tuvieran su propia organización.

Fue así como en diciembre del 2000 se fundó la Liga Alemana de Futbol (DFL, por sus siglas en inglés), que asumiría de manera total las finanzas y organización de los 36 equipos profesionales, 18 en primera división y 18 en la segunda. Tal hecho revolucionó la historia del futbol alemán y en sólo 17 años ha convertido a la Bundesliga en una marca mundial con la mejor de las reputaciones.

El secreto del éxito

Los expertos coinciden en que el éxito del balompié de Alemania no sólo radica en que este país cuenta con la liga más rentable y sana de Europa, sino porque ésta también va acompañada de creciente calidad y espectacularidad en el juego. Ello ha permitido que año tras año mejore sus números en todos sentidos.

Uno de los secretos de este éxito reside en el modelo de gestión impulsado por la DFL, que combina un control financiero estricto en el que no es posible gastar más de lo que se gana, equidad en la repartición de las ganancias, formación de nuevos talentos y la afición como prioridad y razón de ser de la liga.

Este último elemento quedó incluso plasmado en los estatutos de la DFL como la Regla 50+1, que consiste justamente en que el 51% de las acciones de cada equipo queden en poder de los aficionados. Así se evita además que un particular tenga la mayoría y con ello pueda tomar decisiones en contra de los intereses deportivos y económicos de los equipos; pero, lo más importante, permite estrechar los vínculos entre la afición y los clubes.

Y sí. La afición alemana marca la diferencia respecto a cualquier otra. Ninguna liga futbolística del mundo registra el promedio de asistencia que tiene la Bundesliga, con 40 mil 693 aficionados por partido. Las cifras oficiales señalan que durante la última temporada 2016/2017 los estadios nacionales sostuvieron en 91% su tasa de ocupación por encuentro. Y en esa misma temporada se registró un récord histórico de audiencia: más de 19 millones de personas presenciaron los 612 juegos de esa temporada en la liga profesional. Tal dato incluye también a la segunda división.

Otro de los secretos de este éxito tiene que ver con el espíritu de innovación en todos aspectos. El tecnológico es uno de ellos. Desde el 2006 la Bundesliga se impuso la tarea de utilizar la tecnología que la colocara en el top de las ligas. Fue así como en 2007 comenzó a utilizar la spidercam o “cámara araña”, que captura imágenes insólitas, como planos cenitales de los partidos y llega a todos los rincones de los estadios, y la cámara lenta en 360 grados, que permite justamente observar a un elemento en 360 grados durante una jugada.

En el 2015 también se implementó el denominado “ojo de halcón” en la línea de gol de las porterías para determinar si un balón rebasa o no la línea de gol. Con ello la Bundesliga convirtió la calidad de la señal de sus partidos en un sello de identidad. Mas aún, a partir de la temporada 2017-2018 será la primera liga en emplear, como parte de un programa piloto, un asistente de video que fungirá como árbitro.

Internacionalización 

Existe otro componente que ha reforzado el crecimiento constante de la liga durante los últimos 13 años: su expansión internacional.

Desde la temporada 2015/2016 el poderoso consorcio Fox International Channels, considerada la cadena de televisión número uno de deportes en el mundo, posee los derechos de transmisión de los partidos de la Bundesliga para Asia, Europa, Estados Unidos y América Latina, lo que garantiza que el futbol alemán llegue a cientos de millones de hogares en el mundo.

Pero fue la ofensiva digital que se implementó desde 2016 lo que elevó la popularidad de la Bundesliga a números insospechados. Ese año se lanzaron cinco nuevos canales digitales que ofrecen toda la información de la liga no sólo en alemán, sino en inglés, español, chino mandarín, japonés y polaco. Según datos oficiales de la propia Bundesliga, tales canales le permiten llegar a 3 mil 300 millones de personas.

Y no es todo. Las estadísticas arrojan que sólo en unos meses del 2016 sus cuentas en las redes sociales de Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, Weibo, Youku, WeChat y sus plataformas web y apps alcanzaron mil 100 millones de visitas.

En China, por ejemplo, hubo en 2016 100 millones de visitas a los contenidos digitales de la liga. El país asiático es un claro ejemplo de lo que el futbol alemán busca en el extranjero: mediante un acuerdo de intercambio firmado en noviembre del año pasado, llegar a una afición calculada entre 400 y 500 millones, imponiendo su presencia y dejando muy detrás a las otras ligas líderes como la italiana Serie A, la española Primera División o la inglesa Liga Premier.

Con tales números y resultados, el futbol alemán vive su mejor momento. Al menos as í lo considera el especialista y editor del portal de la Bundesliga en español, Jaime Duque Cevallos.

“Definitivamente está en su mejor momento. Su otra gran época en los setenta, con Franz Beckenbauer y Gerd Müller, fue gracias a la explosión del Bayern tricampeón de Europa, que era la base de la selección”, señala en entrevista con Proceso.

Añade: “Hoy en día, Alemania cosecha los frutos de un trabajo generalizado, de mejor labor con los juveniles de todos los clubes y a nivel de federación. Tiene una profundidad de plantilla inigualable. Si se lesiona alguien importante, siempre pueden encontrar un reemplazo. No olvidemos que el Mundial lo ganaron sin Marco Reus e Ilkay Gündogan, el más talentoso jugador y el conductor en el esquema del entrenador Joachim Löw camino a Brasil 2014”.

Y es que, a decir del especialista, la Bundesliga cuenta con un factor del que carecen las otras grandes ligas: la innovación.

“Si la Liga Premier es una competencia de quién gasta más o mejor y la liga española se define por la rivalidad entre Barcelona y Madrid, en la Bundesliga gana el más innovador.”

Explica: “Si bien el Bayern es el dominador de la competencia, eso no responde al ‘peso de la historia’ sino a que el club ha sabido responder a los tiempos. No en vano sus tres últimos entrenadores (Jupp Heynckes, Pep Guardiola y Carlo Ancelotti) son miembros del Olimpo táctico del futbol. Clubes como Hoffenheim y Leipzig, con poca historia, hoy están arriba por proponer ideas frescas tanto dentro de la cancha como en el campo de entrenamiento con innovaciones tecnológicas. El Dortmund es quizás el mejor ejemplo de la fortaleza del modelo alemán: detectar talentos jóvenes y formarlos hasta que alcancen su potencial. El futbol alemán es un concurso de ingenio, no de popularidad. Eso permite que los jugadores se centren más en su juego y en su desarrollo que en la glamorosa periferia”.

–¿En qué posición colocaría a la Bundesliga?

–Dentro de las tres mejores, sin duda. ¿En qué lugar? Depende de cómo se mida. En materia económica la Liga Premier es la mayor, seguida por la Bundesliga. En materia futbolística, los ingleses cuentan con más talento individual, pero en Alemania se practica un futbol más completo, donde la táctica tiene más peso aunque también hay lugar para que las estrellas brillen. Si medimos por dónde se practica el futbol más completo, la Bundesliga está por encima de todas.

Y los alemanes lo saben. La DFL se jacta de tener una oferta sin igual para sus seguidores: estrellas consagradas nacionales e internacionales, jóvenes promesas, ambiente único en sus estadios, precio accesible de los boletos, el mejor promedio de asistencia a los estadios y el mayor número de goles entre las mejores ligas del mundo, con 2.8 por partido.

Este reportaje se publicó en la edición 2124 de la revista Proceso del 16 de julio de 2017.

Comentarios

Load More