Consorcio México-canadiense adquiere mina de Guerrero que fue cerrada por el narco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La empresa canadiense Telson Resources y la consultora mexicana Reyna Maning, propiedad de José Antonio Berlanga Balderas, adquirieron en 20 millones dólares la mina de Campo Morado de Arcelia que permanecía cerrada desde 2015 por presiones del grupo delictivo La Familia.

Esta mina de 12 mil hectáreas divididas en seis concesiones, era propiedad desde 2011 de la empresa belga Nyrstar NV y cuatro años después fue cerrada porque la delincuencia se apoderó del proceso de traslado del mineral denunciaron en ese entonces directivos del corporativo extranjero.

No obstante, desde enero de 2015, autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR), tienen información proporcionada por narcotraficantes detenidos como José María Chávez Magaña y Sidronio Casarrubias en el sentido de que el verdadero negocio de la mina de Campo Morado involucra al empresario argentino de negro historial Carlos Ahumada Kurtz y el líder de La Familia, Jonhy Hurtado Olascoaga El Pescado con “el tráfico de uranio” que es embarcado en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán hacia China.

En septiembre de 2016, Proceso publicó el reportaje titulado Negocios mineros, narco y secuestros, coctel incendiario en Guerrero donde se advirtió que por más de dos años, ciudadanos, empresarios y actores políticos de la entidad han denunciado que el impulso del gobernador Astudillo a los proyectos mineros en la entidad fortalece a la delincuencia organizada.

También se indicó que una de las mineras situadas en Arcelia, donde se registraron secuestros y extorsiones por la batalla que mantienen La Familia y la banda de Los Tequileros, es la oscura empresa beneficiadora de minerales Temixco, cuya propiedad se atribuye al empresario argentino Carlos Ahumada, conocido por su negro historial.

Durante una reunión privada realizada el pasado 12 de julio en el puerto de Acapulco, el presidente del clúster minero de Guerrero y gerente de la empresa canadiense Media Luna, Alfredo Phillips Green anunció tres proyectos en la zona Norte y la Tierra Caliente, franja controlada por la delincuencia.

El anuncio de inversión extranjera se registra en el contexto de la brutal confrontación entre grupos delictivos por el control de las zonas mineras de Arcelia y San Miguel Totolapan, así como la producción y trasiego de heroína hacia el Estado de México, que ha dejado una estela de muerte, terror, desplazados, pueblos fantasmas, desaparecidos y tiene colapsada la economía local en esta franja de la entidad.

Los proyectos mineros

El presidente del clúster minero de Guerrero Phillips Green informó que la empresa mexicana de “servicios y consultoría” Reyna Mining, creada apenas en 2001 y la canadiense Telson Resources, adquirieron en 20 millones de dólares la polémica mina de Campo Morado, ubicada en el municipio de Arcelia, refieren videos y audios obtenidos por Apro.

Sobre el caso de la adquisición de la mina de Campo Morado de Arcelia, que se concretó en junio de este año, Phillips Green evadió mencionar las causas del cierre que fueron denunciadas públicamente por los directivos de la empresa belga Nyrstar.

El presidente del clúster minero, se limitó a decir que el desarrollo minero en Arcelia había beneficiado a la población, principalmente dijo, “a los transportistas”, quienes han sido vinculados directamente con el grupo delictivo La Familia.

También, anunció que Grupo Peñoles, que actualmente explota la mina Rey de Plata en la zona Norte, se va a expandir a la región de Tierra Caliente para invertir 200 millones de dólares en “una importante zona con potencial minero” ubicada en el municipio de San Miguel Totolapan, lugar colapsado por la narcoviolencia.

Además, Phillips Green dijo que la canadiense Alio Gold -antes Timmins Gold Corp- está en fase de desarrollo del proyecto minero Ana Paula, ubicado entre los municipios de Cuetzala y Apaxtla en la zona Norte.

Estos proyectos mineros se encuentran en la zona conocida como el cinturón de oro del río Mezcala donde la disputa entre grupos delictivos por las ganancias que genera la minería y el narcotráfico ha exhibido los presuntos nexos de autoridades de los tres niveles y el Ejército con la

Comentarios