La Cepal mejora su pronóstico de crecimiento económico para México al ubicarlo en 2.2%

Una tienda de abarrotes en la CDMX. Foto: Hugo Cruz Una tienda de abarrotes en la CDMX. Foto: Hugo Cruz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) mejoró su pronóstico de crecimiento económico para México al ubicarlo en 2.2%, cifra superior a la previsión anterior, de 1.9%.

Al presentar el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017, el organismo encabezado por Alicia Bárcena señaló:

“La Cepal estima que la economía mexicana tendrá un crecimiento de 2.2%. Los factores que inciden en este escenario son las mayores tasas de interés y la incertidumbre en los flujos de inversión y de comercio internacional debido a las posibles políticas proteccionistas de Estados Unidos, aunque a mediados del año las expectativas han sido mejores que a finales del año pasado”.

Pero la mala noticia es que nuestro país crecerá menos que en 2016, cuando la economía se expandió 2.3%.

De acuerdo con el documento, se espera que este año la inflación se sitúe alrededor de 5.9%, producto del traspaso de la depreciación del tipo de cambio y el aumento del precio de la gasolina.

Por su parte, la tasa de desempleo sería similar a la de 2016, mientras que el déficit fiscal del sector público se reduciría en torno al 2.4% del Producto Interno Bruto (PIB) –se estima que se alcanzará un leve superávit primario (0.4%)– y el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos alcanzaría niveles cercanos al 2.5% del PIB al cierre del año.

Según la Cepal, en el primer trimestre de 2017 la economía mexicana creció 2.8% anual.

A su interior, las actividades primarias se expandieron en términos anuales un 6.6%, las terciarias crecieron 3.7% y las secundarias aumentaron 0.5%. Para los próximos meses se observan indicios de desaceleración en los indicadores oportunos y adelantados de manufacturas, consumo e inversión.

Alerta por alta inflación

El organismo regional subrayó el aumento significativo de la inflación, que en mayo de 2017 se ubicó en 6.2%, la mayor desde abril de 2009.

“El alza estuvo vinculada al aumento de los precios de los combustibles, particularmente la gasolina, las tarifas eléctricas y los precios de algunos productos agropecuarios. Destacó el aumento de los precios al productor (8.1%), lo que podría derivar en mayores precios al consumidor al cierre del año”, advirtió.

Por la parte fiscal, el documento elaborado por la Cepal enfatizó que en el primer cuatrimestre de 2017 los ingresos presupuestarios del sector público aumentaron 8.2% en términos reales respecto del mismo período de 2016.

Pero si se excluyera el remanente de operación del Banco de México (equivalente a 321 mil 653 millones de pesos, lo que representa 1.6% del PIB), los ingresos sólo hubieran incrementado 5%. Este remanente privilegió el pago de la deuda pública del gobierno federal.

En los primeros cuatro meses de 2017 destacó el crecimiento de 21% de los ingresos petroleros, en tanto que los ingresos tributarios no petroleros apenas crecieron 0.3% real respecto del mismo período de 2016.

En ese mismo cuatrimestre, el Impuesto Sobre la Renta (ISR) aumentó 3.1%, ya que se prorrogó a abril la fecha límite para la presentación de las declaraciones anuales de personas morales (agrupaciones de personas físicas con una actividad empresarial). También aumentó 1% la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y 4.6% la del impuesto general de importación. Sin embargo, cayó 14.7% la del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).

Se recupera el peso

El balance en la política monetaria mejoró, dado que al 22 de junio se observó una apreciación nominal del peso mexicano respecto del dólar estadunidense en 12.3% (17.5% en términos reales) con relación al cierre de 2016, principalmente vinculada a una leve mejora en el precio de la mezcla mexicana de petróleo, las medidas de política cambiaria y el aumento de la tasa de interés objetivo del Banco de México, y a una percepción de menores riesgos vinculados con la política comercial de Estados Unidos.

En el sector externo hubo claroscuros en los últimos meses: Durante el primer trimestre de 2017 el flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) llegó a alrededor de siete mil 900 millones de dólares, lo que significa una caída de 26.1% menos que en el mismo período de 2016.

En contraste, los ingresos de divisas por turismo internacional ascendieron a cinco mil 778 millones de dólares, es decir, 5.4% más que en el primer trimestre de 2016, mientras que en el primer cuatrimestre del año las remesas familiares hacia México alcanzaron los ocho mil 946 millones de dólares, 6.8% más que en el mismo período de 2016.

Con todo lo anterior, México crecerá prácticamente al doble que toda la región de América Latina y el Caribe, que registrará una expansión de 1.1%, luego de dos años de contracción.

“Para retomar el crecimiento de mediano y largo plazo se requiere contar con políticas anticíclicas que no solo se centren en reducir las fluctuaciones del ciclo, sino también en modificar aquellas características específicas que influyen negativamente en el crecimiento y en la estructura productiva de los países de la región”, recomendó el organismo encabezado por Alicia Bárcena.

Agregó: “Esto implica avanzar hacia marcos contracíclicos de la política fiscal que defiendan y promuevan la inversión pública y privada. Se trata de revisar las reglas fiscales para que permanezcan como instrumentos pro-estabilidad, pero que sean también pro-inversión. Este marco fiscal deber ir acompañado de una política financiera de estabilización del crédito y una política monetaria que apoye el crecimiento de la inversión y que vaya más allá de instrumentos como la tasa de interés”.

Comentarios

Load More