Álvarez Icaza propone “una insurgencia ciudadana” para acabar con la “camarilla de mirreyes”

Emilio Álvarez Icaza, exsecretario ejecutivo de la CIDH. Foto: Miguel Dimayuga Emilio Álvarez Icaza, exsecretario ejecutivo de la CIDH. Foto: Miguel Dimayuga

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- En un estado como Chiapas, con alta pobreza y marginación, urge “una insurgencia ciudadana” para tomar el poder por la vía apartidista, señaló aquí Emilio Álvarez Icaza, expresidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Durante la presentación de la iniciativa “AHORA” (www.ahora.si), Álvarez Icaza manifestó la necesidad de hacer a un lado los procesos donde se prioriza la publicidad y la propaganda, así como la inversión millonaria en partidos políticos y órganos electorales, y empezar a invertir más en todo aquello que contribuya realmente al desarrollo social para abatir los rezagos que aquejan a la nación.

“Ya no podemos seguir dejando el quehacer político en manos de la clase gobernante”, destacó el exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), e invitó a los chiapanecos a una “insurgencia ciudadana” para detener las políticas públicas fallidas que sólo acentúan la crisis actual.

De acuerdo con Álvarez Icaza, Chiapas es de los estados con los peores índices en salud y educación, aunado a la falta de transparencia y el bajo o nulo acceso a la información pública.

Chiapas, agregó, está inundado de tanta publicidad que contrasta con el verdadero desarrollo de la entidad. Y calificó como “una ofensa a la inteligencia” la compra de voluntades a través de los programas asistencialistas o paternalistas con fines electorales.

“Es urgente poner fin a esta partidocracia y frenar ya a esta camarilla que nos gobierna y que es “criminal, porque lucra y trafica con la pobreza”, sostuvo.

La gente ya está harta de esta forma de gobernar, y prueba de ello son las cotidianas manifestaciones, como la del pasado lunes 7 en Chiapa de Corzo, donde el presidente Enrique Peña Nieto fue recibido con protestas y reclamos, apuntó.

“Lo único que sacó de esa visita el presidente fue una foto que subió a sus redes sociales y luego la bajó porque estaba acompañado de un cantante vinculado al narco”, soltó.

Ante este escenario, “toca poner en la mesa de la cuestión pública una forma de gobierno con visión de derechos humanos”.

Citó el caso de Chiapas, un estado con mucha inversión pública estatal y federal donde –sostuvo– resalta la pobreza y la marginación en cada rincón, lo que exhibe una flagrante violación al derecho a la salud, a la educación, al trabajo y muchos otros derechos humanos de los chiapanecos.

Acompañado de Alfredo Lecona, Carlos Morales y Lily Pon Cáceres, el exombudsman capitalino pidió a los presentes sumarse a su causa para construir un proyecto ciudadano nacional independiente y llegar al poder por la vía electoral, sin necesidad de aliarse con partidos políticos que, dijo, ya han exhibido su ineficacia.

En el gobierno ya no debe seguir “la camarilla de los pequeños mirreyes”, quienes amenazan, cooptan, encarcelan a los que piensan diferente a ellos, y generan esta lógica de “hombre-corrupción”, remató.

Comentarios

Load More