Ricardo Anaya aprobó “pase automático” de Cervantes; no hubo “suficiente cuidado”, admite

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El “pase automático” del actual procurador priista Raúl Cervantes para ser el primer fiscal general de la República por nueve años, al que radicalmente se opone el dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, y que lo tiene en latente ruptura con sus senadores, fue aprobado por este partido en el Congreso y por él mismo como presidente de la Cámara de Diputados.

En efecto, el llamado “pase automático” lo aprobó la Cámara de Diputados, el 5 de diciembre de 2013, cuando Anaya era diputado federal y presidente de ese órgano legislativo, una reforma que pasó prácticamente desapercibida, porque se avaló en la misma sesión en la que se avaló la reforma política que creó el Instituto Nacional Electoral (INE).

A pregunta del reportero, el propio Anaya admitió este lunes que el PAN y él mismo aprobaron la reforma: “El pase automático está en el transitorio de la reforma constitucional concretamente en el transitorio del 102, que se aprobó por mayoría calificada, que lamentablemente no fue observado con el suficiente cuidado en su momento”.

Ese “suficiente cuidado”, como él lo llama, no lo tuvo siendo él presidente de la Cámara de Diputados, como tampoco lo tuvieron los senadores del PAN, que aprobaron también el “pase automático” en la sesión del 13 de diciembre de ese mismo año, cuando el presidente del órgano legislativo era precisamente Raúl Cervantes, actual procurador.

–En el Senado se ha esparcido la versión de que la responsabilidad del “pase automático” es de los diputados –le hizo ver el reportero a Anaya.

–Es completamente falso eso. Basta con ver que ese transitorio está en la Constitución, es el transitorio, si no me equivoco –se dirigió a su asistente–, Laura, ¿10? 16.

Y sí, el décimosexto artículo transitorio del artículo 102 constitucional establece que “el procurador General de la República que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declaratoria” de creación de la Fiscalía General de la República “quedará designado por virtud de este decreto Fiscal General de la República” por nueve años.

Hoy precisamente, en su colaboración en el diario “Reforma” el expresidente del PAN Germán Martínez Cázares critica al PAN por ser responsable, con el PRI, del “pase automático”, que Anaya afirma que no permitirá.

“El PAN debe andar con pies de plomo, porque durante la modificación constitucional para rediseñar al Ministerio Público federal y dotarlo de autonomía, aprobó un polémico artículo transitorio, que redujo el número de votos senatoriales necesarios para aprobar al primer fiscal. Se debilitó al Senado frente a Peña. ¿Chamaqueo? ¿Colaboracionismo?”

Y añade: “El 5 de diciembre de 2013 todos los diputados panistas aprobaron unánimemente esa reforma, incluso Ricardo Anaya y el coordinador Luis Alberto Villarreal; y los senadores azules el 13 de diciembre de 2013, también la votaron; lo mismo Javier Lozano que Ernesto Cordero, se abstuvo el senador Gil y sólo votó en contra el senador Javier Corral. La reforma se publicó el 10 de febrero de 2014, por eso se necesitan 65 senadores y no 85 para sacar adelante a este nuevo fiscal general de la República. ¡Grave descuido!”

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios