La Iglesia pide al Congreso reasignar presupuesto para reconstruir casas y templos dañados por el sismo

Una pared a punto de caerse en Juchitán. Foto: AP / Rebecca Blackwell Una pared a punto de caerse en Juchitán. Foto: AP / Rebecca Blackwell

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—La arquidiócesis primada de México hace un llamado al Congreso de la Unión para que, en su revisión del presupuesto para 2018, destine “partidas presupuestales” a la población del sureste del país que resultó afectada por el sismo del pasado 7 de septiembre.

En la reciente edición de su semanario Desde la Fe, la arquidiócesis pide al Congreso “hacer reasignaciones en las distintas partidas presupuestales, a fin de reactivar el sureste y superar las secuelas de la tragedia, para reconstruir casas y templos que permitan el renacimiento de esa región rica en recursos, pero asolada por el egoísmo, la mezquindad y la avaricia de caciques políticos y empresarios sin escrúpulos”.

En su editorial titulado “Damnificados”, el semanario arquidiocesano agrega que en Oaxaca, Chiapas y Tabasco –“los estados con mayor número de pobres”–, “más de dos millones de personas” vieron su patrimonio reducido a “escombros”.

Tan solo Oaxaca, agrega, “tiene más de 800 mil damnificados, quienes a pesar de la dramática situación, ven con esperanza hacia el futuro para reconstruir, a la brevedad, sus comunidades y reactivar la economía, dar nuevamente cauce de normalidad a su vida”.

Agrega:

“Pero el sismo no solo impactó elementos materiales, también espirituales. Numerosos templos y lugares de culto fueron afectados seriamente, monumentos emblemáticos de la fe e historia religiosa de lugares que fueron pioneros de la evangelización del nuevo mundo”.

Indica que, por el momento, en Chiapas se han registrado 52 templos dañados, mientras que en Oaxaca ya se han contabilizado 33 templos afectados.

Ante estos estragos ocasionados por el “descomunal y terrible” sismo, indica Desde la Fe, el Congreso de la Unión debe evitar gastos superfluos en el presupuesto de 2018. Y agrega:

“Necesitamos restar a lo superfluo, sí, a esas exageradas partidas que benefician a burócratas y representantes populares con sueldos de escándalo, al financiamiento derrochador concedido a partidos políticos e institutos electorales”.

Desde la Fe también pide “ajustar y disminuir las millonarias canonjías de magistrados y ministros del Poder Judicial de la Federación”.

Recalca:

“México requiere de audacia para levantar esa región olvidada por décadas, no necesita de una clase política y burocrática engrosada por inmorales prebendas”

Y recuerda que “México también enfrenta otro fenómeno desastroso que deja daños políticos y dramas humanos”, se trata del “huracán Trump”, quien ha aparecido “como un demonio de odio contra miles de jóvenes que han crecido en los Estados Unidos haciendo su vida entera en ese país”.

Desde la Fe asegura que “son damnificados” tanto “las víctimas del terremoto” como “los jóvenes dreamers”. Todos ellos –concluye— necesitan la “solidaridad” del gobierno y del pueblo de México.

Comentarios

Load More