Productores denuncian que crimen acapara producción de aguacate en Morelos

Productores de aguacate en Michoacán. Foto: Miguel Dimayuga Productores de aguacate en Michoacán. Foto: Miguel Dimayuga

CUERNAVACA, Mor. (apro).- La producción de aguacates está siendo acaparada por grupos del crimen organizado, quienes están comprando masivamente y pagando en efectivo las cosechas y hasta parcelas con todo y huertos, de acuerdo con una denuncia de organizaciones campesinas.

Según Julio Padilla Trujano, líder de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en la entidad, los grupos del crimen organizado han ido acaparando poco a poco la producción del preciado fruto, comprando cosechas enteras o parcelas.

Los grupos criminales se presentan como supuestos empresarios, llegan con los productores y compran en efectivo las cosechas o las parcelas, como ocurrió en Michoacán, según dijo el dirigente campesino.

“El fenómeno michoacano se está dando en temas de acaparamiento, en temas de inseguridad y los productores, a falta de un esquema de acompañamiento en la exportación, en la comercialización, están siendo sujetos de presiones externas para vender a precios muy por debajo de lo que paga el mercado real, y entonces pues eso va a tener como resultado el que se reduzca la superficie, se reduzca la importante inversión que hay de parte de los productores hacia este nicho de mercado”, sostuvo.

De acuerdo con la organización “Morelos, tierra generosa”, en la entidad se cultivan alrededor de mil 500 hectáreas de aguacate, con tres variedades. El Hass se cultiva en más de la mitad de dichas hectáreas, con 57% de la producción; mientras que la variedad conocida como criollo se siembra en 23% de las hectáreas, y en 20% se siembre la variedad conocida como “fuerte”.

En este contexto, los productores de aguacate, que se ubican en comunidades del norte de la entidad y la zona de los Altos, enfrentan, además de incendios durante los meses de estiaje, en marzo y abril, las presiones de grupos delincuenciales que se van convirtiendo en “intermediarios” del mercado, acaparando la producción.

“Nuestros productores de aguacate son sujetos de presiones diferentes, grupos delincuenciales, supuestos empresarios, que lo que hacen es revender el producto o incluso hasta la venta de la tierra con todo y huertos, y se advierte que, todo este tipo de transacciones es en efectivo, no hay controles y pues hasta se puede tipificar como lavado de dinero, entonces hay muchos otros elementos en que los productores, ante la falta de atención institucional, prefieren incluso vender el producto de sus cosechas hasta por años, no solamente ante la presión, sino ante la faltad de la seguridad que requieren”, deploró Padilla Trujano.

Las presiones son vividas por los productores en distintos lugares del estado, pero con mayor fuerza se han registrado denuncias en los municipios de Tetela del Volcán, Ocuituco y Tlalnepantla, en las inmediaciones del volcán Popocatépetl y en la zona de los Altos de Morelos.

Comentarios

Load More