Tec de Monterrey CDMX: sin fecha de reinicio de clases; identifica a cinco fallecidos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Mientras las autoridades del Tecnológico de Monterrey de la Ciudad de México reportaron hoy miércoles cinco personas muertas y 40 heridas, así como la conclusión de sus labores de rescate, su campus permanece cerrado y custodiado por elementos del Ejército y la Marina.

Esta noche, el presidente general del Tec, Salvador Alva, a través de un video dio a conocer los nombres de pila de los cinco fallecidos: Alejandro, Edgard, Juan Carlos, Luis Manuel y Rubén.

“Ahorita no se puede entrar, hasta nuevo aviso”, atajan los guardias de vigilancia a las personas que se agolpan en las puertas de acceso, intentando saber sobre el paradero de estudiantes desaparecidos.

Los edificios del complejo educativo están resquebrajados, con enormes boquetes y descarapeladuras que dejan ver los grises bloques de concreto, como si hubieran sido blanco de un bombardeo.

En el piso se amontonan aquí y allá los escombros y el mobiliario roto.

Y se observa a los soldados haciendo rondines, con sus fusiles al hombro y un distintivo en el brazo que dice: “Plan DN III”.

En los muros exteriores que circundan al campus se han pegado hojas de papel con los nombres, escritos a mano, de estudiantes que resultaron “heridos” por el sismo, o bien, que hasta el momento están “desaparecidos”.

Son listas escritas por sus amigos, hermanos, padres o compañeros de clase.

En las listas de “heridos” se llega a poner incluso el nombre del hospital donde el estudiante o el trabajador del Tecnológico está siendo atendido –Médica Sur, Ángeles Acoxpa…– o simplemente se informa que se lo llevó una “ambulancia”.

Quienes buscan a los desaparecidos dejan mensajes desesperados:

“Se busca trabajador ITEC Bruno Vázquez Mendoza. Favor de llamar al 21 56 56 85”… “Germán Sánchez Rivera, ¡te están buscando!”… “Perdidos Aldo Aguilar y Maggy Téllez”…

Germán Cristóbal Henríquez, estudiante de preparatoria, de 17 años, cuenta cómo se vivió el temblor en ese campus:

“Yo estaba en mi clase de inglés, en el salón 107, cuando de pronto sentí que mi silla empezó a moverse de arriba a abajo. Me saqué de onda. Me di cuenta de que era un temblor. No oí ninguna alerta sísmica. Mis compañeros y yo salimos corriendo del salón de clase.

“Ya afuera, empezamos a ver cómo se caían los muros a pedazos, levantando polvo. Estábamos en un edificio de cuatro pisos de altura que se estaba desprendiendo; el de las aulas A1. Los profesores nos decían que no fumáramos ni prendiéramos cerillos o encendedores porque podía haber fugas de gas. La mayoría nos fuimos corriendo al centro del campus, donde hay un área libre.

“Ya ahí, empecé a ver gente herida, gente gritando, gente que quedaba desmayada en el piso. Después llegaron los paramédicos y los vi sacando a estudiantes en camilla. No se de dónde empezaron a salir botellas de agua y también herramientas –como picos y palas— para buscar estudiantes entre los escombros. Yo estuve ayudando a repartir botellas de agua.

“En el área de las canchas deportivas se empezaron a concentrar los autobuses llamados TransporTec, que comenzaron a llevar a estudiantes a sus casas. Yo salí del campus como a las 16:30. Me fui caminando a mi casa porque queda a pocas cuadras. La Marina y el Ejército llegaron como dos horas después. Y cerraron el Tecnológico… Por la noche, sólo veía a los helicópteros de la Marina que sobrevolaban el campus”.

La mañana de hoy miércoles, el Tecnológico de Monterrey emitió un comunicado donde informó que el sismo provocó cinco decesos y 40 heridos en su campus de la Ciudad de México.

Para nada mencionó a los desaparecidos.

Y por la tarde, en otro comunicado, reiteró la cifra de “cinco decesos” –sin mencionar los nombres de los fallecidos–, e informó también que “concluyeron las labores de rescate y remoción de escombros en su campus Ciudad de México”, en el cual, dijo, las clases seguirán “suspendidas hasta nuevo aviso”.

En cambio, informó que el próximo lunes 25 se reanudarán las clases en sus campus de Puebla y Cuernavaca, que también fueron cerrados por el sismo.

Comentarios