Astudillo almacena toneladas de despensas en bodegas sin condiciones para resguardo de víveres (Video)

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Al tiempo que el gobernador priista Héctor Astudillo Flores exigió a la sociedad no manifestarse para pedir ayuda tras las inundaciones y los recientes sismos, su administración almacena toneladas de despensas y artículos de primera necesidad en bodegas particulares que incumplen lineamientos básicos para resguardar víveres.

Videos y fotografías en poder de Apro muestran cómo los productos con etiquetas del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), como alimentos perecederos, láminas, colchonetas, cobertores y kits de limpieza, se encuentran acumulados en espacios techados reducidos y al aire libre en estado de descomposición y franco deterioro.

Fuentes oficiales consultadas por este reportero informaron que el gobierno de Astudillo está pagando 150 mil pesos en promedio por la renta de terrenos particulares, sin techado, que habilitaron como bodegas para almacenar despensas del Fonden y ayuda humanitaria que está llegando por la actual contingencia.

Ambos predios se encuentran ubicados al sur de esta capital, sobre el bulevar Chilpancingo-Petaquillas y son administrados por el actual secretario de Protección Civil y ahijado del mandatario, Marco Mayares, y su director operativo Eduardo Cabañas.

Una de las bodegas al aire libre arrendadas por el gobierno de Astudillo está en lo que fue un antro denominado “Radical”, propiedad del empresario local identificado como Isbal Ramírez, y el otro terreno es el rancho Los Charapos, del actual director del museo La Avispa y exalcalde priista de Tecoanapa, Juvenal Poblete Velázquez, indicaron las fuentes consultadas por Apro que pidieron el anonimato ante el temor de sufrir represalias.

En ambos lugares el gobierno estatal tiene almacenadas desde el año pasado toneladas de víveres, algunas en estado de descomposición, así como colchonetas, cobertores, láminas y otros enseres que están acumulados al aire libre y protegidos sólo con bolsas de plástico.

La acumulación en predios inadecuados que realiza la administración de Astudillo de los víveres que envía el gobierno federal para que sean entregados a través del DIF estatal, a las personas que viven en extrema pobreza y damnificados por desastres naturales, contrasta con el discurso oficial del mandatario.

El gobierno estatal ayer publicó en medios locales una “felicitación” del presidente Enrique Peña Nieto, donde se afirma que Astudillo ha manejado correctamente la etapa de atención a la contingencia generada por las inundaciones provocadas por el huracán Max en la franja costera y el sismo del martes 19.

Incluso, este día, los medios de comunicación difundieron profusamente un comunicado del gobernador Astudillo, donde critica las expresiones públicas de inconformidad social ante la inoperancia de las autoridades frente al tema de inseguridad y violencia que se vive en la entidad.

Así como la falta de certeza de cientos de familias que perdieron su patrimonio por el sismo y las inundaciones, que también afectaron infraestructura educativa, carretera y hospitalaria en la entidad.

“Hacemos un llamado a todas las personas y grupos para conducirse con responsabilidad ante una sociedad lastimada que desea la solidaridad de la población en las tareas para reconstruir un estado con pobreza, desigualdad, violencia y falta de recursos presupuestales”, expresó Astudillo en su comunicado.

No obstante, el mandatario evitó mencionar que toneladas de víveres enviados por el gobierno federal están acumuladas en terrenos al aire libre de particulares y en franco proceso de descomposición.

Comentarios