“El Bronco” cambia el formato del Informe para no ser criticado y regaña a los legisladores

MONTERREY, NL (apro).- En una accidentada sesión que tuvo muy poco de solemne, el gobernador Jaime Rodríguez entregó esta tarde su segundo informe de actividades al Congreso de Nuevo León, donde se dio tiempo de regañar a los legisladores a quienes les pidió que se concentraran en su labor.

“Un millón y pico de personas votaron por mí, ese millón y pico de personas esperan que ustedes se dediquen a legislar, no a criticar”, les espetó El Bronco cuando le tocó el turno de hablar en la legislatura.

Fue un día inédito en la historia de la entidad, pues el mandatario se negó a presentarse ante los legisladores, al considerar que lo iban a atacar, sin conocer siquiera el contenido del reporte de actividades que presentaría.

No se expuso a ser blanco de las críticas por su registro el sábado ante el Instituto Nacional Electoral (INE), como precandidato presidencial independiente, con lo que anunciaba que, probablemente, dejaría inconcluso su mandato en la entidad.

Desde la semana pasada, el gobierno de Nuevo León anunció que sería el secretario general de Gobierno, Manuel González, el que cumpliría este lunes con el compromiso constitucional de la entrega del informe en la sede legislativa.

Sin embargo, durante el transcurso de la mañana de este lunes, Rodríguez Calderón dijo que sí iría al Congreso, pero que no estaría presente en el Pleno durante las posturas de las fracciones. Y así fue. Llegó después del mediodía con su gabinete y se introdujo en el Salón del Archivo el Congreso, anexo al recinto, donde siguió, a través de un monitor, los incidentes de la ceremonia.

En tanto, los diputados votaron para cambiar el formato de la sesión y permitir que el jefe del Ejecutivo entrara hasta después de los posicionamientos, moción que fue aprobada en votación dividida.

Al iniciar la sesión, enfadado, Samuel García, coordinador de Movimiento Ciudadano, desestimó el valor del evento, al considerar que no fue tomado con seriedad.

“La verdad, no se ustedes, pero a mí me da vergüenza, porque esto de solemne no tiene nada. Simplemente con ver cómo se entonó el Himno Nacional, da vergüenza. Estamos todos distraídos, nadie está tomando la atención y respeto debido a una sesión solemne constitucional y lo peor es que nadie se acuerda del ciudadano”, dijo como preámbulo.

Terminó pronto pues, afirmó, tenía un largo posicionamiento, pero decidió abreviarlo, porque no tenía sentido hablar sin la presencia del mandatario.

Por Acción Nacional, su líder Arturo Salinas afirmó que el combate a la corrupción que prometió El Bronco al inicio de su mandato ha sido “puro show” y demandó que ya se retire de la entidad.

“Señor gobernador, nuestro estado requiere de gobernantes de tiempo completo, no de políticos que estén pensando en la grande. Usted ya oficializó su intención de buscar la Presidencia de la República y está en su derecho, pero Nuevo León no es un plato de segunda mesa”, le dijo.

“Si usted quiere ser candidato a la Presidencia búsquela al 100% y deje que alguien más trabaje de tiempo completo por el bien de la entidad, alguien que sí este comprometido con las necesidades de nuestra gente, no con sus intereses políticos”, lo retó.

Marco González, líder de la bancada del PRI, consideró impropio que Rodríguez Calderón no respetara las instituciones, al alterar el formato del Informe y ausentarse durante los posicionamientos.

Al referirse al trabajo del gobernador, cuestionó que, si bien se reporta un ahorro sustancial del recurso, por políticas restrictivas, no hay evidencia del empleo de ese dinero que se ha dejado de erogar.

“En qué se utilizan esos ahorros, porque si las finanzas del estado están mejorando, no vemos por ningún lado los programas que demanda la sociedad. Seguiremos vigilando el subejercicio en todas las áreas porque existe el riesgo de caer en irregularidades por mala planeación”, dijo.

Por el Verde Ecologista, su coordinador Felipe de Jesús Hernández, dijo que no daría mensaje hasta no conocer el informe que entregaría el mandatario independiente.

Sergio Arellano, del Partido del Trabajo, urgió a sus compañeros a modificar la ley para cambiar el formato del informe, transformándolo en un acto útil, en el que los legisladores lean primero su contenido y luego convoquen al mandatario para cuestionarlo.

Además, pidió que El Bronco no se vaya del cargo y que respete la decisión ciudadana de representarla.

“Ustedes no me tratan bien”

A las 15:56 horas, Jaime Rodríguez ingresó al recinto legislativo para entregar por escrito su informe de actividades a la presidenta de la mesa directiva, Karina Barrón.

Los diputados del PAN levantaron pancartas que señalaban: “Soy gobernador” y “¿Candidato o gobernador?”.

Al tomar el micrófono, de inicio, El Bronco se dijo ofendido, al señalar que a los invitados se trata con cortesía y él era objeto de agresiones cada vez que acudía a la sede legislativa de Nuevo León.

“Les dije en la anterior comparecencia que cuando alguien va a la casa de otra persona debe ser tratado bien y veo que ustedes no me tratan bien. Y en ese trato tuvimos que forzar este día”, señaló.

Luego, solicitó a los legisladores que, en el respeto a la ley, analicen primero el documento que les entregó para después hacer observaciones cuando los funcionarios acudan a la glosa del Informe.

“Después de que lo lean yo puedo venir a recibir la crítica de lo que lean, no de lo que imaginan, sino de lo que se dice y hace”, afirmó.

El mandatario estatal comentó que podría desplegar en la Macroplaza una manta con las promesas incumplidas de campaña de cada uno de los legisladores, como una forma de responder a las críticas que le hacen.

De su Informe, dijo que contenía seis temas, 114 programas y 823 logros.

sp

—Fin de nota—

 

Comentarios