Comunidad wixárika se queja del abandono en que los tiene el gobierno de Jalisco

La comunidad wixárika. Foto: Especial La comunidad wixárika. Foto: Especial

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Desde hace más de cuatro años la comunidad wixárika de Tuapurie-Santa Catarina Cuexcomatitlán ha solicitado al gobernador Jorge Aristóteles Sandoval la construcción de más caminos, puentes para cruzar ríos, una red de agua potable, represas, médicos y escuelas en buen estado, pero hasta ahora siguen esperando respuesta.

Para llamar la atención del priista, hace dos semanas la comunidad cerró un camino y 25 planteles de educación básica, con la consecuente afectación a mil 200 estudiantes. De nada sirvió. Siguen abandonados a su suerte.

Tras varios fracasos en su intento para que sus demandas sean escuchadas, los pobladores demandaron una vez más al gobernador que acuda a Santa Catarina el próximo sábado 27 para cumplir sus promesas, y advirtieron que de no asistir tomarán medidas más drásticas.

“Tenemos derecho a que nos escuchen y nos atiendan”, dice José García López, integrante del Consejo de Vigilancia de la comunidad.

Una tras otra

En junio de 2013 el priista visitó Pueblo Nuevo, en Santa Catarina, y en esa ocasión los wixárikas le entregaron un pliego petitorio que incluía demandas en educación, salud e infraestructura. El recién estrenado gobernador tenía tres meses en el cargo, les prometió que daría curso a sus peticiones y firmó un convenio para llevarles varios programas sociales de apoyo.

Pasaron dos años sin que se cumpliera las promesas, y en septiembre de 2015 la comunidad organizó una marcha en la cabecera municipal de Mezquitic. El mismo pliego petitorio de 2013 fue entregado en las secretarías estatales de Desarrollo e Integración Social, Educación y Salud. También lo hicieron llegar a la Secretaría de Desarrollo Social federal y a la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas. Las respectivas autoridades les aseguraron que ahora sí actuarían.

Transcurrieron dos años y nada. La comunidad decidió enviar comunicados para recordar el compromiso a los titulares de las secretarias y les pidieron que acudieran el 9 de agosto a Pueblo Nuevo. Nadie se apareció.

Ante tal omisión, demandaron la presencia en la localidad Nueva Colonia del secretario general de Gobierno, Roberto López Lara, el 22 de septiembre. Tampoco fue.

Finalmente, al no obtener ninguna respuesta del gabinete de Aristóteles Sandoval, la comunidad entregó una invitación en Palacio de Gobierno para que el mandatario los visitara el 28 de septiembre en la cabecera municipal de Santa Catarina. Nunca llegó. La solicitud volvió a hacerse para el 6 de octubre. Nada.
Ahora esperan que el próximo sábado 29 el gobernador priista por fin dé la cara.

José García López, integrante del Consejo de Vigilancia de la comunidad, explicó que “hay obras inconclusas, servicios inadecuados, programas sociales descontextualizados, falta de reconocimiento a los usos y costumbres, y este trato no nos conviene como comunidad, tenemos derecho a que nos escuchen y nos atiendan”.

A su vez, Aniceto Torres Robles, juez jurídico tradicional de la comunidad de Tuapurie, detalló que las escuelas no tienen electricidad ni sanitarios, y carecen de aulas y canchas. Además, dijo, los profesores son despedidos sin justificación alguna, los maltratan y reciben un salario muy bajo.

Por su parte, Claudio de la Rosa Valdés, secretario de bienes comunales, se quejó de que nadie acude a su comunidad para ver las necesidades que tienen, sin embargo, quieren implementar programas de actividades físicas, cuando para trasladarse de un lugar a otro toma horas caminando por brechas, “y lo que falta son caminos”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso