Vinculan a proceso a “El Matanovias”, pero sólo por el feminicidio de una de sus víctimas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de ser extraditado de Guatemala a la Ciudad de México, Jorge Humberto Martínez Cortés, El Matanovias, fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio agravado contra su novia a quien presuntamente asfixió mediante estrangulación, pero hizo parecer que murió por inhalación de gas el 31 de diciembre de 2016 en su domicilio en la delegación Coyoacán.

La orden del juez de control incluyó la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte para el sujeto de 39 años. También decretó un periodo de cuatro meses para la conclusión de investigación complementaria. La pena a la que podría ser sentenciado podría ir de 30 a 60 años de prisión.

La víctima de ese delito se llamaba Campira Camorlinga Alanis, de 31 años. No obstante, el imputado también es señalado por el feminicidio de Yank Kyung Jun Borrego por estrangulamiento, el 21 de septiembre de 2014. Al momento del crimen, la joven también tenía una relación sentimental con el agresor.

En una tarjeta informativa, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) informó que al inicio de la audiencia de cumplimento de orden de aprehensión, el juez de Control calificó de legal la detención del imputado, una vez que valoró los términos en la que esta ocurrió -el martes 24 en Livingston, municipio de Izabal, en el país centroamericano-, según lo relatado por el Ministerio Público.

Martínez Cortés fue entregado ayer por la Interpol a policías de Investigación capitalinos en el hangar de la Procuraduría General de la República (PGR) del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Según el relato del Ministerio Público, el día de los hechos el detenido, además de asfixiar a la víctima y hacer parecer que había muerto por inhalación de gas al abrir las llaves de la estufa, la agredió a golpes y la hirió con un arma filosa en el brazo izquierdo.

El defensor público del detenido argumentó que no se ofrecían testigos de la conducta imputada, pese a los datos de prueba ofrecidos por el Ministerio Público, en su mayoría testimonios de familiares, conocidos y policías que acudieron al domicilio el día de los hechos. Bajo estos argumentos, solicitó la no vinculación a proceso.

El representante social dijo que el delito era feminicidio era agravado, ya que entre víctima y procesado había una relación sentimental.

Durante la audiencia se destacó que el imputado tiene registro de ingreso a un penal por el delito de robo y que familiares y conocidos de la víctima referían que estaba relacionado con la muerte de otra expareja.

Tras los alegatos, el juez consultó al imputado sobre el término constitucional en que quería que se definiera su situación jurídica. Y, asesorado por su defensa, éste solicitó que fuera en la misma audiencia.

Entonces, el juez valoró los argumentos, tomando en cuenta aspectos de igualdad de género, y consideró que el Ministerio Público ofreció “datos razonables que resultaban eficaces, idóneos y pertinentes, a nivel de probabilidad, para resolver la vinculación a proceso del imputado”.

Martínez Cortés se reservó su derecho a declarar.

Para la celebración de la audiencia fue notificada una víctima indirecta del delito, según el TSJ. Y, aunque no acudió, estuvo representada por una asesora jurídica.

 

Comentarios