Comunidad yucateca exige frenar la instalación de una mega granja porcícola en área protegida

Integrantes de la organización Ka’anan Ts’onot. Foto: Kaos en la Red Integrantes de la organización Ka’anan Ts’onot. Foto: Kaos en la Red

HOMÚN, Yuc. (apro).- Habitantes de esta localidad maya solicitaron la protección de la justicia federal contra la autorización que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) concedió a una empresa para la instalación de una mega granja porcícola en plena área protegida Anillo de los Cenotes.

La comunidad, que en defensa de su región constituyó la asociación civil Ka’anan Ts’onot, acusó a la Seduma de “negligente y omisa” por haber otorgado la autorización de impacto ambiental a la empresa Producción Alimentaria Porcícola S.P.R. de R.L. de C.V. para la realización del proyecto.

La dependencia “autorizó a la ligera la construcción de la mega granja porcícola sin allegarse de información científica disponible, sin cerciorarse que lo asentado por la tercera interesada en su manifestación de impacto ambiental en su modalidad de general fuera suficiente, veraz, confiable y apegada a la realidad”, precisó Ka’anan Ts’onot en un comunicado.

Dicha autorización, añadió, “contraviene el estándar más alto de protección al derecho al medio ambiente sano”.

Explicó que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto que presentó la empresa no está firmada por algún especialista en el tema, sino por una dentista, y aun así fue autorizada por la Seduma.

Y detalló que el estudio “no incluye un análisis de hidrología y suelo en el predio del proyecto, no considera la emisión de olores como uno de los impactos al medio ambiente, y ni siquiera precisa que el proyecto se encuentra en el área natural protegida de la Reserva Geohidrológica Anillo de los Cenotes”.

Además, recalcó, la MIA dice que “no se encuentra ningún pueblo indígena en el área de la zona”.

Esas son, entre otras, las irregularidades expuestas en la demanda de amparo que los pobladores presentaron ayer ante los juzgados de distrito con sede en Mérida.

Destacaron que Homún “es un pueblo maya de tradiciones ancestrales”, pero en la MIA aprobada por la Seduma se sostiene, en el rubro de impacto social, que “en el desarrollo del proyecto no se impactarán pueblos indígenas, ya que no se encuentra ningún pueblo indígena en el área de la zona.”

En ese sentido, abundaron, “los habitantes de Homún solicitamos la protección de la justicia federal, precisamente en contra de la resolución de la Seduma que autorizó la MIA a la empresa Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO), a pesar de encontrarse en la zona de recarga del área protegida denominada “Anillo de los Cenotes”, a pesar de que no se nos consultó a los pueblos afectados, y a pesar de que el proyecto consiste en una mega granja porcícola, es decir, de dimensiones mayores”.

De igual manera, recordaron que ante el riesgo que representa para su región la mega granja, los habitantes de Homún se constituyeron en una organización con la que buscan proteger el agua y defender su territorio y sus derechos como pueblo maya.

“Nos denominamos Ka’anan Ts’onot o Guardianes de los Cenotes y hemos realizado diversas acciones, entre ellas la auto consulta que se llevó al cabo el 8 de octubre pasado, consulta que las autoridades omitieron hacer y en la que más de 700 personas de nuestro pueblo se opusieron a la instalación de la mega granja porcícola”.

Señalaron que el resultado de esa consulta lo presentaron al gobierno de Yucatán el 25 de octubre pasado, “exigiendo detener el proyecto, sin embargo, a pesar de la promesa de responder en una semana, hasta hoy no hemos recibido ninguna comunicación al respecto”.

Los afectados advirtieron que “el acuífero de la Península de Yucatán es altamente vulnerable a la contaminación debido a la gran cantidad de fisuras y conductos de disolución que se encuentran en el subsuelo y que permiten la infiltración de todo tipo de aguas con mucha facilidad.”

También comentaron que inicialmente el ayuntamiento autorizó el cambio de uso de suelo a la empresa, pero ante la inconformidad manifiesta de los habitantes de Homún, el cabildo revocó el permiso.

No obstante, “la Seduma, de manera extraña, ha autorizado un proyecto por la promesa de que contará con tecnología de punta a pesar de que la MIA presentada por la empresa es deficiente y exhibe debilidades, carencias e irregularidades”.

Expusieron que la demanda de amparo detalla que en el rubro ‘planta de tratamiento de aguas residuales’, la infraestructura que se describe muestra carencias técnicas e información sin sustento.

“El sistema de tratamiento que manifiestan será usado ‘es la eficiencia de un sistema similar’, sin que exista referencia del sistema que menciona”.

Ka’anan Ts’onot menciona que el documento en el que se precisan las características de la planta “no cuenta con firma y nombre de autoría o responsable del mismo, y tampoco sustenta las cifras que proporcionan sobre la eficiencia que su sistema de tratamiento tendrá con respecto a los ya existentes”.

Además, no hay resultados de estudios de aguas tratadas con su sistema realizados por laboratorios certificados o universidades de prestigio.

La comunidad inconforme acusó que las conclusiones presentadas en el documento justificativo para la planta de tratamiento de aguas residuales son un plagio de las conclusiones del artículo titulado “Caracterización de aguas residuales porcinas y su tratamiento por diferentes procesos en México”, de Garzón-Zúñiga y Buelna, (2014), por parte de la Subcoordinación de Tratamiento de Aguas Residuales del IMTA, Instituto Mexicano de Tecnología del Agua México. (págs.14-23)

Comentarios

Load More