Piden a México armonizar las leyes para impedir el matrimonio infantil

Panelistas del foro “Matrimonio infantil: dimensiones, causas y efectos”. Foto: @llunarenorahs Panelistas del foro “Matrimonio infantil: dimensiones, causas y efectos”. Foto: @llunarenorahs

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Funcionarios de organismos internacionales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Oxfam y Save The Children hicieron un llamado a las autoridades estatales y federales a erradicar el matrimonio infantil en México, por medio de la armonización de leyes que lo impidan en menores, sin dispensas ni excepciones.

En el foro “Matrimonio infantil: dimensiones, causas y efectos” dieron a conocer que, a pesar de que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes establece los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio, aún seis estados permiten el matrimonio infantil en su legislación.

Estos son Baja California, Chihuahua, Sonora, Guanajuato y Querétaro.

En el foro organizado por Save The Children, en el Museo Memoria y Tolerancia, los expertos consideraron que el matrimonio infantil es un problema con una raíz estructural de género y discriminación en el país, pues la gran mayoría de los menores casados, formal o informalmente, son mujeres, 50% viven en contexto de pobreza; 73% abandonan la escuela; 68% han sufrido violencia sexual y 49%, violencia física.

Además, se dijo que el matrimonio entre infantes reproduce este un circuito de violencia, de pobreza, de homicidios y de maltrato sexual que padecen los niños y las niñas y que a su vez lo perpetua.

En entrevista para Apro, María Josefina Menéndez Carbajal, directora ejecutiva México de Save The Children, explicó que a pesar de que la tendencia en el número de matrimonio infantil va a la baja, en el país 6.8 millones de niñas entre los 15 y 54 años de edad se unieron conyugalmente antes de los 18 años.

Estas cifras se suman a las tendencias de México como el primer país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en embarazo de adolescentes, el primero en violencia física a menores de cinco años, así como de homicidios de niños de 14 años.

Señaló que, a pesar de que la presión en estos estados sigue para erradicar el matrimonio infantil– por ejemplo, a través de discusiones en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago)— ha sido un proceso difícil “porque tiene que ver con esta visión patriarcal de la sociedad mexicana, en la que se piensa que las niñas, niños y adolescentes son de su propiedad”.

Mencionó que desde el 2016 la Comisión de los Derechos Humanos del estado de Aguascalientes presentó un acto de inconstitucionalidad en el que solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que se pueda aplicar el matrimonio infantil con excepciones y dispensas.

“Estamos en espera de esa resolución. Es preocupante porque no sería aceptar esta situación en Aguascalientes sino que también abriría la discusión para volver a hacer una regresión normativa y legislativa en el tema”, dijo también para Apro Ivonne Piedras, coordinadora de Comunicación e Incidencias de Save The Children

Según narró, los argumentos que presentó la Comisión local y a través de un medio de comunicación es que el matrimonio es un mecanismo de acceso a derechos, de salud, a la familia y al registro de nacimiento de hijos y paternidad.

“Pero la ley General de derechos de niñas, niños y adolescentes nos dicen que estos derechos tienen que estar garantizados per se por el estado. El matrimonio no tiene que ser el mecanismo de acceso a estos derechos”, subrayó.

También recriminó que el matrimonio de menores no es un tema que esté visibilizado en la agenda pública. Criticó que a la fecha no hay una política pública enfocada 100% en erradicar los matrimonios infantiles. “Hay una política que es la estrategia nacional para prevenir los embarazos adolescentes, donde uno de los componentes es terminar con los matrimonios infantiles, pero no al revés”.

Al final señalaron que para cambiar esta tendencia tiene se tiene que hacer un trabajo en las comunidades para reconstruir todos estos patrones patriarcales con las que “todos hemos sido educados”.

“A través de generar entorno favorable y amigable, mejorar las oportunidades, trabajar en la calidad en la educación. Tiene que ver con la accione del gobierno, del poder judicial y con el trabajo de la sociedad y de los medios”.

“Es muy impresionante darte cuenta que el matrimonio infantil y las uniones libres no solo se refieren a comunidades indígenas, es sin duda un proyecto de vida, y eso es lo más grave, en las zonas urbanas. No es un tema étnicamente existente, sino que ya es un fenómeno que empieza a ser una problemática de envergadura nacional”.

Comentarios

Load More