La exigencia de justicia para “calcetitas rojas” continuará hasta que “tenga un rostro”: Solalinde

Una pancarta en memoria de la menor asesinada en Ciudad Nezahualcóyotl. Foto: Especial Una pancarta en memoria de la menor asesinada en Ciudad Nezahualcóyotl. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El sacerdote y defensor de los derechos humanos de los migrantes, Alejandro Solalinde, advirtió que continuará con su exigencia de justicia hasta que “calcetitas rojas”, la niña de entre tres y cinco años de edad que fue abusada y brutalmente asesinada en marzo pasado, “tenga un rostro y encuentre a su familia”.

En un video difundido en redes sociales, el coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano exigió a las autoridades del Estado de México que proporcionen la información que tengan disponible para conocer la identidad de la menor cuyo crimen sucedió en el municipio de Nezahualcóyotl.

La pequeña podría ser migrante, indígena, víctima de rapto u originaria de algún otro estado, sin embargo, hasta ahora “es de todas y de todos”, apuntó el cura, y demandó no dar carpetazo al asunto.

No se abandonará la lucha hasta que “esta niña tenga un rostro, que encuentre a su familia y que se haga justicia. Si este caso pasa desapercibido y se conserva en la impunidad será una verdadera ofensa”, subrayó.

Solalinde también destacó la labor de la activista Verónica Villalvazo, Frida Guerrera, quien siete meses atrás emprendió una campaña para dar con la identidad de la pequeña cuyo cuerpo fue hallado el 18 de marzo en un terreno baldío de Nezahualcóyotl, con visibles marcas de violencia física y sexual.

El pasado 28 de octubre, siete meses después del hallazgo, Frida Guerrera lanzó nuevamente la campaña en redes sociales para recabar información y conocer la historia de la menor.

En entrevista con Apro, dos días después, la activista sostuvo que se enteró de esa muerte por el periódico y comenzó a indagar con los vecinos de la colonia El Sol.

Leyó que en un terreno ubicado entre la avenida Bordo de Xochiaca y calle Virgen del Camino, justo en el camellón ubicado frente a una base de autobuses, se encontraba en el asfalto el cuerpo semidesnudo de una menor.

La niña vestía una sudadera verde agua, una blusa morada con un hada de la compañía de entretenimiento infantil Walt Disney. Calcetas rojo cubrían sus pies y calzaba unas botitas negras. Su cabeza descansaba en una cobija de algodón, de colores, y osos dibujados. A un lado del cuerpo estaba un pants blanco, un overol amarillo y su ropa interior.

Presentaba visibles huellas de violencia, explicó en entrevista telefónica la activista, quien también tuvo acceso a las fotografías del levantamiento del cadáver. Tenía mordeduras y hematomas, dijo, y por eso ha insistido en que se trató de un feminicidio.

En esa ocasión señaló que la campaña que inició en la página donde denuncia los hechos violentos cometidos contras las mujeres de este país y los miles de desaparecidos, también es para denunciar y cuestionar al menos tres de las actuaciones de Irma Millán Velázquez, la fiscal especializada en Feminicidios de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM):

La dependencia se negó a dar a conocer fotografías sobre el rostro de la menor, lo que imposibilita la localización de sus familiares. En marzo, luego de la presión que ejerció la activista en marchas y por medios de comunicación, las autoridades insinuaron que la foto era falsa y negaron la existencia de la niña. En junio se dio a conocer que el cuerpo había sido tirado en una fosa común.

Otro de los principales cuestionamientos, según la activista, es que la Fiscalía se niega a admitir que fue un feminicidio. La autoridad encargada de investigar los delitos contra las mujeres en el estado número uno de feminicidios, lo califica de infanticidio.

Pero la activista se rebeló: “No es infanticidio, es un feminicidio: la niña fue encontrada en las mismas circunstancias en la que dejan a las mujeres en este país: su cuerpo expuesto y con visibles signos de violencia sexual. Eso para mí ya implica un feminicidio infantil. Falta sensibilidad de la Fiscalía, faltan acciones de su parte”, insistió.

Destacó que de acuerdo con el número de feminicidios de niñas que ha contabilizado desde febrero de 2016, tan sólo este año suman 77 casos de infantes asesinadas en todo el país por cuestiones de género. Sin embargo, las autoridades no le dan la dimensión real a este problema.

“Es un tema grave, no nada más son tres niñas. Si de por sí no reconocen los femicicidios, ¡imagínate hablar de feminicidio de menores!”, recalcó.

Comentarios

Load More