Policías “fabricaron” culpables y alteraron escena del crimen en masacre de Temixco: abogado de víctimas

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Todos los detenidos el pasado 30 de noviembre, durante el operativo del Mando Único que concluyó con la masacre de cuatro mujeres, un adolescente y una bebé, todos con tiro de gracia, fueron puestos en libertad este lunes, pues los últimos cuatro demostraron que no habían disparado arma de fuego alguna el día de los hechos.

Como se informó, un menor detenido y dos adultos fueron puestos en libertad el sábado pasado, debido a que fueron detenidos ilegalmente. Los cuatro restantes fueron imputados de intento de homicidio, pero este lunes fueron liberados por el juez en la audiencia de vinculación a proceso.

Durante ésta, luego de analizar las pruebas presentadas por la Fiscalía y la defensa, esta última acreditó que los detenidos no dispararon armas de fuego el pasado 30 de noviembre.

Además, las propias autoridades de la Fiscalía demostraron que la escena del crimen fue alterada por los propios elementos policiacos.

Los abogados demostraron cómo a las víctimas ejecutadas en el domicilio de Francisco I. Madero, en la colonia Rubén Jaramillo, les fueron “sembradas” armas de fuego, mismas que no fueron accionadas. Además, los detenidos dieron negativo a las pruebas de rodizonato de sodio.

“Su perito en materia de criminalística refiere que hay forzadura de chapas, sobre todo que hay alteración de las evidencias, que hay huellas de saqueo, hurto, robo, pero sobre todo los dictámenes en materia de balística también fueron contundentes”, expresó el abogado de la familia Víctor Javier Hernández Vela.

“Lo que nos llama la atención ahí, y lo que nosotros sí decimos que como ciudadanos esto no podemos permitirlo, esto fue una ejecución, como ciudadanos sí tenemos que decirlo, en el baño están los casquillos 9 mm de cuatro armas disparadas, cuando el casquillo no puede botar muy lejos”, expresó el abogado.

Otra de las irregularidades es que ninguno de los casquillos percutidos encontrados en la escena corresponde con las armas de cargo de los policías que fueron presentadas ante la Fiscalía General del Estado y que presuntamente fueron accionadas en contra de la familia.

Algunas de las víctimas, según el abogado, fueron localizadas en un baño, pero ellas tenían disparo en la cabeza. “Si pudieran ver las imágenes se percatarían de que las personas están refugiadas en el baño, en la parte de la esquina; una de las señoras, el cuerpo b, supuestamente tiene una pistola en el glúteo, en la parte de la entrepierna, pero están cubriéndose, se ve que hay una de ellas que tiene lesiones de mecanismos de defensa, y hay personas que sí tienen (balas) en cráneo, entonces no puede hablarse de un fuego cruzado cuando ellas están abajo y se ve que se agacharon para salvaguardarse de todo el ataque”, dijo.

En tanto, pobladores de las colonias vecinas Rubén Jaramillo, de Temixco, y Lázaro Cárdenas, de Cuernavaca, protestaron a las afueras del juzgado de juicios orales para exigir que Jesús Alberto Capella Ibarra sea cesado del cargo de comisionado estatal de Seguridad Pública.

“¡Fuera Capella!”, gritaron y mostraron pancartas en las que también exigen la renuncia de Graco Ramírez por la masacre de Temixco.

El 30 de noviembre policías realizaron tres operativos para detener a personas supuestamente relacionadas con el crimen organizado. En la última acción, ingresaron a una vivienda en la Rubén Jaramillo, donde los agentes policiacos causaron la muerte de cuatro mujeres, una bebé y un menor adolescente.

Por la mañana, en esa colonia de Temixco fueron colocadas mantas en las que se acusaba a las autoridades del gobierno estatal de asesinar a una familia y no haber podido demostrar la responsabilidad de los detenidos.

El gobierno de Graco Ramírez reaccionó con una campaña de videos en las redes sociales en las que se acusa a las víctimas y sus familias de dedicarse al secuestro. Incluso, esta campaña fue difundida utilizando publicidad pagada en Facebook.

Comentarios