En 10 meses hubo 285 agresiones contra defensores de derechos humanos en la CDMX, dice la CDHDF

Una maestra durante una protesta en la CDMX. Foto: AP / Nick Wagner Una maestra durante una protesta en la CDMX. Foto: AP / Nick Wagner

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- De enero a octubre de este año, en la Ciudad de México se registraron 138 casos con 285 agresiones contra personas defensoras de derechos humanos, situación que muestra el contexto de vulnerabilidad en el que se desarrollan, aseguró la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Del total, 53 agresiones fueron contra hombres, 28 contra mujeres, 48 contra grupos mixtos, 11 contra grupos de mujeres y dos, de hombres, informó en un comunicado, en el contexto del 19 aniversario de la Declaración sobre de las Personas Defensoras de los Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1998.

Según el organismo dirigido por Nashieli Ramírez, las agresiones más comunes a estas personas consisten en hostigamiento, violencia física, robo, acceso ilícito a sistemas y equipo de informática (espionaje), así como obstaculización a la libre reunión.

En el caso de las agresiones a mujeres defensoras, el organismo ha registrado el uso frecuente de redes sociales u otros medios de comunicación para amenazarlas u hostigarlas de manera anónima, por lo que no es posible ubicar de primera instancia quién o quiénes son las personas agresoras. Y lo peor es que aún no se cuenta con mecanismos que permitan atender esta nueva dinámica.

Con base en este escenario, la CDHDF exhortó al gobierno de Miguel Ángel Mancera a “garantizar el ejercicio de la defensa y la protección” de los derechos de los defensores “ante cualquier tipo de violencia y agresión que pueda poner en riesgo su vida e integridad”.

De acuerdo con el diagnóstico del organismo, si bien tanto en la legislación nacional como en la local está plasmado el derecho a defender los derechos humanos, en la realidad su ejercicio “enfrenta importantes retos” en la capital del país.

El primero, dijo, son las agresiones en su contra, le sigue la conformación del Consejo Consultivo -como representación de la sociedad civil- del Mecanismo de Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en el Distrito Federal puesto en marcha hace un año.

También está pendiente la discusión de la Reforma de la Ley de Protección que dio origen al Mecanismo, sobre la definición de periodista, que en los hechos limita la protección de las personas que ejercen la libertad de expresión.

Otro desafío es la atención a escenarios y contextos de riesgo como las manifestaciones en la Ciudad de México, “toda vez que diversas autoridades han ejercido ilegítimamente sus facultades y reprimido a defensores por considerarlos una oposición a su autoridad.

Así lo señaló la CDHDF en sus Recomendaciones 7/2013, 9/2015, 10/2015, 11/2015, 16/2015, 17/2015, 11/2016 y 14/2016[1]. Todas, en proceso de cumplimiento.

Medidas indispensables

La CDHDF consideró que la protección “no es ni será suficiente si no se genera una política de prevención destinada a desarticular riesgos, atender las causas que generan y perpetúan las agresiones, desarticular patrones e identificar responsables”.

Para ello, dijo, es fundamental investigar y sancionar a los responsables de delito contra personas defensoras, para abatir el círculo de impunidad que perpetúa un continuo de agresiones.

La Comisión enfatizó en que, para la generación de un entorno propicio y seguro para la defensa de los derechos humanos es indispensable cumplir con los siguientes puntos:

-Reconocer la legitimidad y visibilizar el trabajo de las personas defensoras de derechos humanos.

-Difundir la Declaración de las Personas Defensoras.

-Atender la situación particular de riesgo en la que se encuentran las mujeres defensoras derivado del contexto de desigualdad estructural y violencia naturalizada en su contra.

-Alertar sobre la utilización de nuevas formas de represión que buscan estigmatizar y difamar la labor de las personas defensoras, a través del uso de medios de comunicación y redes sociales.

-Adoptar medidas efectivas para prevenir e investigar los ataques y abusos en contra de las personas defensoras.

-Implementar de forma amplia, integral y diferenciada la Ley de Protección, centrándose en esquemas preventivos más que reactivos.

Por último, la CDHDF dijo que dará seguimiento y observancia al cumplimiento de las Recomendaciones que ésta como organismos internacionales han emitido, con el convencimiento de que “la labor de las personas defensoras es esencial para la paz, la seguridad, el desarrollo, y la vigencia de todos los derechos humanos”.

Load More