Oposición frena albazo del PRI en San Lázaro para aprobar “consulta popular” sobre seguridad pública

Sesión en la Cámara de Diputados. Foto: Benjamin Flores Sesión en la Cámara de Diputados. Foto: Benjamin Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En su intento por “meter por la puerta de atrás” el mando policial único, y de esta forma “cerrar la pinza” con la inminente aprobación de la Ley de Seguridad Interior, el PRI se topó con el freno de PRD, Morena, PAN y MC, cuyos diputados abandonaron el salón de sesiones y así evitar que se lleve a consulta popular el sistema de seguridad púbica.

A dos días de que concluya el periodo ordinario, el PRI a través de la presidenta de la Comisión de Gobernación, la diputada Mercedes del Carmen Guillén Vicente, presentó un dictamen donde se propone someter a consulta ciudadana, el día de la elección presidencial, “si prefiere 32 policías estatales únicos y que desaparezcan los policías municipales por su ineficiencia”.

Después de una hora, donde la oposición –a la que se sumó el PES– presentó sus argumentos en contra, y la dupla PRI-PVEM defendió el dictamen, éste se sometió a votación. Entonces, de uno en uno, diputados de PAN, PRD y MC fueron abandonando el salón de sesiones. A éstos se sumaron los legisladores de Morena y del PES.

Justo el miércoles de la semana pasada, en comisiones de Seguridad Pública y de Puntos Constitucionales, el PRI y sus aliados desecharon la minuta del Senado donde sus correligionarios habían votado por el mando mixto. Al día siguiente, los diputados aprobaron sin discusión alguna en comisiones, ni consulta con organizaciones sociales, la Ley de Seguridad Interior.

Desde 2014, Enrique Peña Nieto había enviado su iniciativa de mando único, misma que había sido modificada en el Senado, respaldando los priistas el modelo de mando mixto, sin embargo, al llegar la minuta a la Cámara de Diputados, aquélla se archivó. Apenas el pasado miércoles rechazaron los diputados priistas lo que sus compañeros de partido habían avalado en el Senado.

Y a todo lo anterior habría que sumar el factor de definición del candidato priista a la Presidencia de la República, y que recayó en José Antonio Meade Kuribreña. Desde ese momento las señales cambiaron: se rechazó en definitiva el mando mixto y se aprobó la Ley de Seguridad Interior en la Cámara de Diputados.

Ahora el PRI intentó dar un “albazo” en el pleno, lo que fue rechazado por la oposición. Luego de que Guillén Vicente argumentó el dictamen para someter a consulta popular el modelo de seguridad pública y justificando que el PRI quiere escuchar a la gente, la oposición se le fue encima a la dupla PRI-PVEM.

El más contundente fue el perredista Rafael Hernández Soriano, quien presentó una moción suspensiva para regresar el dictamen a comisiones, pues alegó que la iniciativa es “anticonvencional, inconstitucional y un engaño” a la ciudadanía.

“Es un engaño porque tratan de sacar por la ventana lo que no pudieron sacar por la puerta”, acusó. Y luego explicó:

“El presidente Peña envió en diciembre de 2014 una propuesta al Senado de la República, que fue modificada por esta Cámara. Los senadores, en pleno uso de sus facultades, decidieron que el mejor camino para el país era el mando mixto, que ha sido desdeñado, vilipendiado por el Grupo Parlamentario del PRI con el argumento de que no es la propuesta del presidente.

“Por eso es que están recurriendo a esta propuesta de consulta popular, que es inconvencional, debido a que viola la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo tercero. Viola también el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículos 9 y 12. Los Principios de Siracusa y la Declaración de San Salvador referente a la seguridad ciudadana”, explicó.

Luego, el diputado morenista René Cervera aclaró que el principal argumento de la comisión es que Morena y otros diputados han peleado por la consulta popular, “y ahora dicen que estamos en contra de ésta, falacia pura, falacia absoluta”.

“Discrepamos de la pregunta a consultar”, dijo, pues “estamos comprometidos a que la gente se involucre en las decisiones políticas del gobierno, pero que sea a partir de la demanda construida por la propia ciudadanía, no con consultas que esconden detrás la justificación de leyes de seguridad interior o imposiciones como el mando único policial”.

La coordinadora de Morena, Rocío Nahle, denunció otro momento en que el PRI intentó dar un albazo legislativo, luego de que la comisión citó a los diputados ayer, pero no llegaron los priistas, y de repente subieron el dictamen que no fue discutido ni votado.

Antes, René Cervera dijo que el dictamen también se presta a la confusión, pues de avalarse y respaldarse por la Corte y el Instituto Nacional Electoral (INE), se tendría que incluir la pregunta en la boleta electoral, lo que le generará confusión a la ciudadanía, que ahora votará por un presidente de la República, nueve gobernadores, mil 597 presidentes municipales y 10 mil regidores.

“Además, se está violando también el principio consagrado en el artículo 40 de la Constitución, en el que señala cuál es el diseño de nuestro país, el federalismo, que tiene como núcleo fundamental el municipio… Otros contenidos tendenciosos y juicios de valor se enmarcan en la pregunta a una acción, misma que tiene que ser decisión de Estado”.

El diputado de MC, Macedonio Salomón Tamez Guajardo, calificó la consulta propuesta por el PRI de “absurda y ridícula iniciativa”.

“Pensamos esto porque este dictamen es ilegal, es imprudente y es ofensivo. Es ilegal, porque la Ley Federal de Consulta Popular prohíbe expresamente que se someta a consulta popular el tema de seguridad nacional, y el mismo partido proponente, el PRI, ha dicho ahora que argumentó a favor de la Ley de Seguridad Interior, que la seguridad pública es parte de la seguridad interior y ésta de la seguridad nacional”, aclaró.

Y también prohíbe que se hagan juicios de valor, abundó para enseguida alertar que “la pregunta dice, en su parte final, que las policías municipales están mal capacitadas, equipadas y mal coordinadas. ¡Qué vergüenza, señoras y señores, que se haga una pregunta así de ilegal y así de improcedente, y qué pena que se espera que la Suprema Corte de Justicia nos corrija la plana!!”.

El PAN, que tiene la presidencia de Seguridad Pública y que intentó sacar adelante la minuta del Senado, dijo a través del diputado Jorge Ramos que lo que estaba haciendo el PRI era “un gran engaño”.

“Ahora resulta que después de cinco años de tener el gobierno de la República, llegan a la conclusión de que a cuatro meses antes de retirarse del poder público, le van a decir a la población que por dónde es el camino.

“Hoy, derrotados por los resultados y por la realidad, sumidos en la incongruencia porque no la resolvieron, porque ahora justamente el argumento es que no se pueden coordinar con el estado y los municipios, y que por eso llegan con la fórmula mágica de querer centralizar el mando policial en 32 entidades federativas y desaparecer las policías locales de mil 800 municipios del país.

“Con esta propuesta estaría feliz (el exfiscal) Édgar Veytia, de Nayarit; estaría feliz Tomás Yarrington; estaría feliz Mario Villanueva, quien está encarcelado por crimen organizado. Quieren mandar a los estados lo que han sido incapaces de gobernar desde la Presidencia. Es injusto acusar a los municipios del país de que esté desbordada la criminalidad del narcotráfico y del crimen organizado porque no les corresponde, simple y sencillamente.”

El priista Carlos Iriarte Mercado, del PRI, intentó rechazar todas las acusaciones:

“Mentira, mentira que en esta ocasión lo que estamos pidiendo sea esconder u ocultar algo. Por el contrario, lo que queremos es que, con mucha transparencia, con mucha claridad, la sociedad aporte su punto de vista de lo que nosotros proponemos”.

Luego de una hora se sometió a votación el dictamen, sin embargo, la oposición abandonó el salón de sesiones, y con esa acción rompió el quórum legal para continuar los trabajos.

Al término, el coordinador de los priistas, César Camacho Quiroz, acusó a la oposición de emprender una “táctica dilatoria”, así como de incurrir en una acción de “filibusterismo legislativo mexicano”.

También dijo que, durante la reunión previa de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), se avaló que el tema sería sometido a votación, y “todo mundo estaba apercibido de que habría una discusión importante… esto es sencillamente el incumplimiento de una obligación, y para esto les pagan a los diputados, no sólo para discutir, pues en el voto se concentra la responsabilidad de un legislador, y esto es una evasión que además acredita o revela debilidad y derrotismo, ya que sabiendo que perderían la votación, prefirieron romper el quórum en una actitud de franca irresponsabilidad y de pretensión de secuestro de la Cámara de Diputados”.

El presidente de la Mesa Directiva, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, al no tenerse el quórum, concluyó la sesión y llamó para el día de mañana iniciando trabajos con este mismo tema.

Los diputados concluyen sus trabajos legislativos este viernes 15, por ello les quedan dos sesiones, donde abordarían la elección del auditor superior de la Federación, que el pasado martes se suspendió por presiones del PAN; además, tendrían que someter a discusión, obviando los trámites legislativos, la minuta del Senado sobre la Ley de Seguridad Interior, en caso de ser aprobada por éste entre jueves y viernes próximos.

Con la “consulta popular” para cambiar el modelo de seguridad pública e impulsar el mando único, se “cerraría la pinza” de la propuesta peñista y priista para legalizar al Ejército en tareas de seguridad y evitar una posible denuncia contra Peña Nieto ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), como ocurrió con Felipe Calderón Hinojosa luego de concluir la presidencia, y se dejaría a las policías fuera del trabajo que les mandata la Constitución, hacer tareas de seguridad pública.

Comentarios

Load More