A tres meses del 19-S, actualizan normas técnicas para garantizar inmuebles seguros en la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A casi tres meses de la tragedia humana y material que ocasionó el sismo del 19 de septiembre, el gobierno capitalino presentó la Norma Técnica Complementaria de Revisión y Dictamen de la Seguridad Estructural de las Edificaciones, que obliga a que todos los proyectos estructurales de los nuevos inmuebles sean revisados por especialistas antes de su aprobación y ejecución.

Con dicha norma, el gobierno capitalino pretende evitar casos como los que se presentaron luego del sismo, de edificios prácticamente nuevos que tuvieron daños estructurales severos y otros que de plano colapsaron y provocaron la muerte de sus habitantes.

Además, con ella se podrían evitar casos de omisiones y corrupción de Directores Responsables de Obra (DRO) o responsables estructuristas que ahora enfrentan procesos judiciales relacionados con edificios derribados.

El pasado 22 de octubre, en su edición 2138, la revista Proceso publicó un reportaje en el que denunció que “la suspensión de 11 artículos del Reglamento de Construcciones de la Ciudad de México en noviembre del año pasado, por decreto del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, puso los cimientos de la fragilidad inmobiliaria que evidenció el reciente sismo del 19 de septiembre.

“Gracias a esa medida, hasta la fecha los desarrolladores y constructores se saltan legalmente requisitos orientados a garantizar la seguridad de los edificios y su respeto al entorno”.

Esta mañana, en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Mancera Espinosa encabezó la presentación de las 10 Normas Técnicas Complementarias que, dijo, enriquecerán el Reglamento de Construcciones de la ciudad.

De éstas, ocho fueron actualizadas y dos son nuevas implementaciones con base en la Ley para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México en una CDMX cada vez más Resiliente aprobada el pasado 24 de noviembre.

La mencionada ley, dijo, marca que las normas técnicas complementarias deberán ser actualizadas para renovar y adecuar su contenido y requisitos, según los avances científicos y tecnológicos en sus distintas materias.

Con estas normas, agregó, “estamos dando un paso más en la prevención, un paso más en la seguridad de las edificaciones, de la construcción aquí en nuestra capital, estamos actualizando normas, pero también estamos creando normas”.

Según la explicación de la autoridad, la actualización de la normatividad se hizo en los ámbitos de Diseño y Construcción de Cimentaciones, de Estructuras de Madera, de Acero, de Concreto, de Mampostería, de Diseño por Sismo y por Viento; así como las de Criterio y Acciones.

El pasado 4 de diciembre fue publicada una de ellas, de manera prioritaria: la “Norma para la Rehabilitación Sísmica de Edificios de Concreto Dañados por Sismo”, tras el 19-S.

En su elaboración participó personal de las secretarías de Obras y Servicios (Sobse) y de Desarrollo Urbano y de Vivienda (Seduvi), así como el Instituto para la Seguridad de las Construcciones (ISC). Se hicieron con base en los resultados de investigaciones en materia de seguridad estructural y en la experiencia de los profesionales del ramo.

Los trabajos estuvieron a cargo de ocho subcomités integrados por investigadores y especialistas en diseño estructural, dirigidos por el Comité Asesor en Seguridad Estructural de la Ciudad de México para adaptar el marco normativo a las necesidades actuales y crear un Reglamento “de vanguardia”.

En el acto, el doctor ingeniero en estructuras, Oscar M. González Cuevas, aseguró que es importante actualizar de manera continua las normas técnicas complementarias y el Reglamento de Construcciones por tres razones.

La primera, “porque de forma constante se adquieren nuevas experiencias de la aplicación de normas existentes”. Explicó que las que ya están aprobadas son trabajadas por los ingenieros y arquitectos de la industria de la construcción que acumulan experiencias y conocimiento.

Otra razón es el avance general del conocimiento, la ciencia y la tecnología para hacer construcciones más eficientes y seguras. Y, la tercera, la relacionada con las características propias de la Ciudad de México que tienen impacto en la construcción, debido a que está ubicada en una zona sísmica.

El gobierno capitalino aseguró que, con la actualización de Normas Técnicas Complementarias del Reglamento de Construcciones de la CDMX, “se busca reducir la vulnerabilidad de las construcciones de la ciudad, para tener edificaciones con un grado razonables de seguridad, sin un costo excesivo; disminuir las pérdidas materiales y físicas ocasionadas por fenómenos naturales destructivo; así como conservar la seguridad física de los habitantes de la capital”.

Reconoció que desde 2004 no se habían actualizado dichas normas, pero destacó que ahora “se utilizarán no solo para el diseño de los edificios de la metrópoli, sino que serán un referente a nivel nacional e incluso para países de Centro y Sudamérica con alta sismicidad”.

Por último, el secretario de Obras, Edgar Tungüí, aseguró que la dependencia dará “puntual cumplimiento a partir de las normas y actualizaciones de estas en todas las edificaciones que se hagan en la Ciudad de México”.

Comentarios