ONU rechaza decisión sobre Jerusalén; “recordaremos este día cuando vengan a pedirnos dinero”: EU

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con 128 votos a favor, 35 abstenciones –incluyendo la de México– y 9 en contra, la Asamblea General de la ONU aprobó hoy una resolución que define como “nula y sin efecto” la polémica decisión del presidente Donald Trump de reconocer de manera unilateral a Jerusalén como capital de Israel.

Pese a las amenazas de Trump de recortar “miles de millones de dólares” de ayuda internacional a los países que votarían a favor de la resolución, 128 gobiernos apoyaron el texto, entre ellos 22 de los 28 Estados miembros de la Unión Europea, China, Rusia, los países árabes, así como la mayor parte de los países latinoamericanos, africanos y asiáticos.

Horas antes de la votación, Nikki Haley, la representante de Washington ante la ONU, defendió la decisión de su país de trasladar la embajada a la Ciudad Santa: “Es la decisión correcta y es lo que los americanos desean. La decisión no perjudica los esfuerzos de paz”.

Insistió en que su gobierno “tomaría los nombres” de los países que “faltarían al respecto” de Estados Unidos al repudiar su decisión, y dejó a entender que la administración de Trump reduciría sus aportaciones al presupuesto de la ONU.

Destacó que Estados Unidos es quien más dinero contribuyen a las Naciones Unidas, pero que la nación no se siente respetada. “Pagar por el privilegio de no ser respetado es un dudoso privilegio”, dijo, y concluyó su discurso diciendo que los Estados Unidos recordarán este día como el día en que fueron “señalados” por la ONU y que lo tendrán en cuenta cuando los países vengan a pedirles más dinero.

El voto exhibió el aislamiento de las diplomacias estadunidense e israelí, que solo consiguieron el respaldo de siete pequeñas naciones para oponerse a la resolución, entre ellas Togo, Micronesia, Nauru, Palau, las Islas Marshall, Guatemala y Honduras.

El voto de Honduras se produjo días después que el gobierno de Israel reconociera la reelección de Juan Orlando Hernández a la presidencia del pequeño país centroamericano, pese que los observadores internacionales detectaron serias irregularidades durante las elecciones y llamaron a repetir la votación.

En Palestina, la votación fue recibida como una “victoria”, y un vocero de la Autoridad Palestina adelantó que utilizaría la ONU y “todos los foros internacionales” para conseguir la creación de un Estado, con Jerusalén-Este como capital.

Sin embargo, 56 delegaciones se abstuvieron –entre ellas las de México y Canadá–, y otras 21 se ausentaron de la sesión, lo que llevó Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel, a expresar su “satisfacción ante el número importante de países que no votaron a favor de esta decisión”.

El lunes pasado, la diplomacia estadunidense ejerció su derecho de veto en contra de la misma resolución durante una sesión del Consejo de Seguridad. En esa ocasión, de los 15 gobiernos representados en el órgano internacional, 14 votaron a favor del texto.

La propia ONU reconoció que este texto tiene un alcance meramente simbólico, pues una resolución de la Asamblea General “no tiene la fuerza del derecho internacional como las medidas acordadas en el Consejo de Seguridad”.

Comentarios