Philippe Parreno en el Museo Jumex

Marquesina, escultura de luz de Parreno. Foto: Museo Jumex Marquesina, escultura de luz de Parreno. Foto: Museo Jumex

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el Museo Jumex se ofrece una muestra de uno de los artistas europeos más influyentes de los años noventa: el francés Philippe Parreno.

Una de sus principales propuestas es la colaboración con diferentes personajes, como artistas, arquitectos, deportistas, científicos, así como con el público en general, para crear diálogos y generar un evento compuesto por otros eventos, así como la concepción de otorgarle al espacio expositivo la intención de convertirlo en un objeto en sí mismo.

Philippe Parreno: Montaje de 'Marquesina', 2017 from Museo Jumex on Vimeo.

El espacio se explora a través de un guión que guía varios eventos simultáneos, donde se articula el sonido y la imagen vertebralmente y el espacio se convierte en un objeto vivo.

La levadura y el anfitrión es una propuesta que logra proyectarse de manera óptima. Se trata de una pieza inquietante, compleja y profunda que invita al espectador a experimentar varias temporalidades que lo llevan a sumergirse en una aventura.

Utiliza patrones musicales y meteorológicos con organismos vivos. En esta pieza el organismo es la levadura; la colonia de los microbios que se cultivaron, activa reacciones que se adaptan y codifican el programa con el ambiente que se está proponiendo. Como muchas otras creaciones, en ella son reeditadas y adaptadas a las condiciones climáticas de cada espacio (Tate Modern Hyundai Commission de Londres 2016).

También se proyectan cuatro videos con música: Anlee, una figura animada de un manga que narra su propia existencia; The crowd (La multitud), un grupo de personas en movimiento, que parece se encuentra bajo una hipnosis colectiva; C. H. Z. (2011), imágenes que simulan un entorno artificial para simular vida fuera de nuestra galaxia, y Anywhwn (2016), donde el personaje principal es un cefalópodo, acompañado de un discurso poético de palabras que reflexiona sobre el mundo tecnológico y la naturaleza.

En esta misma sala se encuentra el “Anfitrión”, operador humano que guía al visitante a través de un recital de piano, que también acompaña otros diferentes eventos. En la planta inferior de la muestra se hallan dos instalaciones, una plataforma de focos y un espejo de agua que se activan por el cuarto de control de la sala inicial, donde se organizan todos los eventos.

El trabajo de Parreno es una propuesta sumamente inquietante y abierta con múltiples lecturas y experiencia que convierten el espacio en un objeto, capaz de generar a partir de las diversas colaboraciones un evento que está vivo y en constante evolución.

La disposición de los anfitriones suma a esta experiencia la posibilidad de aventurar un viaje creativo que favorece las posibilidades de percepción y cognición como seres humanos.

La asistencia curatorial en México, a cargo de Ixel Rión, coordinado por Begoña Hano y con asistentes de registro Francisco Rentería, Enrique Ibarra, Manuel López, Marco Antonio Salazar y Arturo Vázquez; el montaje se da bajo la responsabilidad de Oscar Díaz, Iván Gómez, Sergio González, José Juan Zúñiga; coordinación audiovisual de Daniel Ricaño; operación y mantenimiento del biorreactor, por el ingeniero Jesús Nagore, así como la dirección técnica, por el Grupo Jumex.

Otras piezas suman la oportunidad de acercarse a conocer esta interesante y excelente muestra en el Museo Jumex, ubicado en bulevar Miguel de Cervantes Saavedra 303, Granada, 11520. Ciudad de México.

Comentarios

Load More