México incumple ante migrantes: Amnistía Internacional; “es un área de oportunidad”, responde el INM

Madres de migrantes desaparecidos llegan a la CDMX. Foto: Germán Canseco Madres de migrantes desaparecidos llegan a la CDMX. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En un hecho inusual, el Instituto Nacional de Migración (INM) reconoció hoy que la “presunta falta de protección a migrantes que determina la mortal devolución de personas centroamericanas a su país de origen, sin duda es un área de oportunidad”, en reacción a una serie de abusos contra los migrantes originarios del Triángulo Norte de Centroamérica, que señaló ayer la organización Amnistía Internacional (AI).

El INM también sostuvo que “realiza la devolución” de los centroamericanos “con base en las disposiciones que el Estado mexicano ha negociado con los gobiernos de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, contemplando una repatriación digna, ordenada y segura, y no como un principio de deportación masiva o arbitraria como suele señalarse”.

En su informe “Ignoradas y Sin Protección”, AI llegó a la conclusión de que, a través de su política de deportación casi sistemática de los migrantes centroamericanos, el gobierno mexicano “viola de manera repetida el principio de no devolución”, y señaló que estos incumplimientos “en muchos casos pueden causar la muerte de las personas deportadas hacia los países de los que huyeron”.

El documento, elaborado con base en 500 encuestas a solicitantes de asilo –centroamericanos, en su mayoría–, determinó que en el 75% de los casos las autoridades migratorias mexicanas no informaron a los migrantes detenidos que podían pedir asilo, violaron el principio de no devolución en un 24% de los casos y señaló que los agentes del INM suelen mostrar “indiferencia” ante las expresiones de miedo de los solicitantes de asilo ante la deportación a sus países.

La organización documentó los casos de solicitantes de asilo centroamericanos que, después de ser “ilegalmente deportados” por el INM a sus países –porque no les otorgó el tiempo legal de pelear su caso ante los tribunales, por ejemplo–, fueron asesinados por los grupos criminales que les habían obligado a huir.

En un boletín, el INM matizó la denuncia al presumir que en los últimos años realizó una “serie de acciones sin procedentes (sic)” para informar a los migrantes sobre su derecho de pedir asilo, y aseguró que dispone de “evidencia gráfica” –carteles trípticos, dípticos y videos– para comprobarlo.

La dependencia también aseveró, como muestra de su buena voluntad y su compromiso con los derechos de los migrantes, que canalizó cerca de 2 mil solicitudes de asilo en los últimos 18 meses.

Sin embargo, esta cifra resulta irrisoria en comparación con las 88 mil 741 detenciones de migrantes que realizó el INM tan solo entre enero y noviembre de 2017. Según los datos oficiales, 76 mil 177 de los migrantes detenidos durante este periodo eran de origen centroamericano, y el INM deportó a 70 mil 889 de ellos, es decir, el 93%.

Según AI, en solo 10 de los 297 casos documentados en el estudio, los agentes del INM explicaron a los migrantes detenidos que podrían buscar el asilo en México a través de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), mientras que en 70% de los casos los uniformados no les preguntaron las razones por las cuales huyeron de sus países.

“En la gran mayoría de los casos, los agentes de campo del INM ignoraron o a veces humillaron a las personas quienes pidieron asilo y expresaron su miedo de volver a sus países”, señaló.

En 2017, la COMAR recibió 14 mil 596 solicitudes de asilo, procedentes en su mayoría de Honduras, Venezuela y El Salvador. Acordó el asilo al 99% de los venezolanos cuyos trámites concluyeron y en una proporción mucho menor a los demás: el 24% de los hondureños y el 34% de los salvadoreños.

Comentarios

Load More