“Marco Antonio no fue golpeado por policías”, insiste procurador de la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En los primeros avances de la carpeta de investigación del caso Marco Antonio Sánchez Flores, que este día el procurador Edmundo Garrido Osorio presentó a los medios de comunicación, se destacaron dos hechos: que los cuatro elementos de seguridad pública liberaron al menor el mismo día de su captura, y que el joven no presentaba lesiones hasta el 27 de enero, un día antes de su localización.

En la conferencia de prensa a la que llamó hoy el procurador de justicia local, se dieron a conocer los videos editados de las cámaras del C2 poniente del gobierno de la ciudad, del Centro de Transferencia Modal y Tren Suburbano, en los que la PGJCDMX reconstruyó el trayecto de la patrulla, así como de la motopatrulla en la que fue traslado el joven de 17 años momentos después que fuera detenido, sin razón aparente, en la estación del Metrobús El Rosario, el 23 de enero.

Con base en los videos de las cámaras del gobierno local, así como de establecimientos privados, la Procuraduría capitalina también reconstruyó el andar del joven –o de lo que insiste en calificar como “deambular”— , y donde concluye que –supuestamente— Marco caminó ese mismo día por calles aledañas al Centro de Transferencia Modal de El Rosario.

Sin embargo, cabe destacar que en los videos presentados a la prensa no se mostró el momento de la supuesta liberación del menor, y tampoco se dio razón de lo ocurrido al estudiante del 24 al 26 de enero. Además, también se ocultó la manera en que se sometió al adolescente, como lo evidencia Proceso en la edición de esta semana.

De la edición de 20 horas de video de 53 cámaras privadas y de los gobiernos de la capital y del Estado de México, la PGJCDMX expuso la siguiente línea del tiempo:

A las 16:33 horas, la motopatrulla y el adolescente arriban a la estación del Metrobús El Rosario; tres minutos después, a las 16:39, la unidad ingresa al paradero con la torreta encendida. Hasta las 16:41, Sánchez Flores fue subido a la unidad vehicular. Un minuto después, la patrulla y la motocicleta inician su recorrido.

Del seguimiento a las unidades policiacas, se desprendió que éstas circularon por avenida de las Culturas; a las 16:46 atravesaron el Eje 5; a las 16:52, únicamente la patrulla circuló por la avenida Aztacalco, último momento en que fue captada la unidad.

En tanto, la motopatrulla siguió su recorrido por la avenida Ferrocarriles y se le vio por última vez a las 17:16, en la calle de Pinos.

De la reconstrucción de los hechos después de la detención, se dedujo que Marco caminó por el camellón de la calle Aztacalco a las 16:55 horas. Para las 17:02 avanzó por esta avenida y cruzó avenida el Rosario. A las 17:15 entró al paradero de camiones de El Rosario.

Y en avenida El Rosario, dirección Aquiles Serdán, fue la última vez que se observó ante cámaras al joven estudiante.

En una segunda secuencia, pero del 27 de enero, las cámaras de vigilancia de la estación Tlalnepantla del tren suburbano captaron al universitario caminando por el pasillo de una plaza comercial, cerca de las 20:45, donde entró en una tienda de conveniencia, y luego fue desalojado en tres ocasiones por elementos de seguridad privada.

También se observó al joven a las 23: 30 horas al interior del establecimiento de comida, y a las 3:30 frente a una casa habitacional en Melchor Ocampo, ya en el Estado de México.

Durante la presentación de los videos, la Procuraduría insistió en que de acuerdo con los testigos entrevistados (elementos de seguridad pública y una empleada de la tienda de conveniencia), Marco no presentaba lesiones físicas aparentes.

Incluso, Garrido Osorio aseguró que, al ser trasladado el universitario a las oficinas del juzgado calificador de Tlalnepantla, tampoco presentaba golpes visibles.

Sin embargo, el procurador se negó a responder por qué la carpeta de investigación se aperturó como extravío y no como desaparición forzada; tampoco el incumplimiento de los elementos policiacos a los protocolos de detención de menores.

Únicamente aseguró que se está trabajando en los avances del caso y, como prueba de ello, dijo que hasta el momento existen tres carpetas de investigación, se han realizado 26 entrevistas, tres inspecciones, 23 intervenciones periciales, 25 intervenciones de policía de investigación, 76 requerimientos a autoridades locales y tres requerimientos a autoridades estatales y ocho a federales.

 

Comentarios