Exrector Alejandro Vera va por la gubernatura de Morelos con el Panal

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Luego de sostener pláticas con los partidos Humanista, Encuentro Social y Morena y no llegar a ningún acuerdo, el exrector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) Jesús Alejandro Vera Jiménez fue presentado como el candidato a la gubernatura por Nueva Alianza, luego de que este partido rompiera su acuerdo de candidatura común con el PRI en la entidad.

Este viernes, el Consejo Estatal de Nueva Alianza decidió por unanimidad aprobar la candidatura del académico, a pesar de que no es militante. Por la tarde, el exrector llegó acompañado de representantes de organizaciones civiles, transportistas, comunidades en resistencia y universitarios para rendir la protesta oficial y fijar su postura frente a la elección.

Vera Jiménez lanzó una convocatoria a construir un movimiento social que recoja las necesidades de los morelenses y cree la agenda “ciudadana” que se transformará en un proyecto de gobierno y en políticas públicas que “recuperen el estado y lo transformen”. Convocó en particular a los jóvenes, a las mujeres, a los maestros y a los ciudadanos “voluntariosos” a participar.

En conferencia de prensa posterior, el exrector que fue detenido el 23 de enero luego de vivir un intenso conflicto con Graco Ramírez, lo que generó que la oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señalara que es víctima de persecución política, dijo que Nueva Alianza es la vía para lograr la transformación del estado a partir de la elección.

Pero insistió en que mantiene su propuesta de construir en los hechos un frente opositor que recupere el estado y que impida la continuidad de las cosas y sobre todo del proyecto transexenal de Graco Ramírez a partir de la candidatura de su hijastro, Rodrigo Gayosso Cepeda. A ninguno de los dos los mencionó en su respuesta, pero la alusión fue clara.

En ese frente “caben todos los que quieran que las cosas cambien en el estado”.

Enseguida, saludó al Partido Humanista, fuerza política local, con el que habría construido la posibilidad de una candidatura. Dijo que existe un acuerdo en los hechos de trabajar juntos de cara a la elección, pero no dio más detalles.

El Humanista, por cierto, informó que registrará a la gubernatura al viejo militante de izquierda Mario Rojas Alba, quien tuvo que exiliarse en los noventa, derivado de la persecución política de que fue objeto.

Vera Jiménez dijo que no se dieron las condiciones para que fuera registrado por el Humanista, pero no aclaró las mismas. Hizo un llamado a llevar a cabo una campaña de altura, particularmente a Cuauhtémoc Blanco Bravo. Y pidió a los partidos políticos a colocar candidatos “honorables” y aseguró que la mejor propuesta es la suya.

A pesar de que Vera Jiménez habría dicho durante su rectorado que no le interesaba “administrar el infierno”, en alusión a la candidatura a la gubernatura, finalmente el académico habrá de buscarla.

En ese sentido, sostuvo que “mi circunstancia ha cambiado, hoy necesitamos construir un verdadero frente opositor que transforme las condiciones y circunstancias que vive Morelos”.

Aunque Morena sería la opción más idónea, la decisión de Andrés Manuel López Obrador de empujar a Blanco Bravo como el candidato, incluso por encima de su más cercano colaborador en Morelos Rabindranath Salazar, cerró la posibilidad de que Vera Jiménez fuera con esa fuerza política.

Igual trascendió que el Partido Encuentro Social le ofreció la alcaldía de Cuernavaca, sin embargo, Morena se opuso al ofrecimiento, lo que cerró toda posibilidad de ir juntos a la elección.

En el caso del Humanista, el argumento que se manejó es que la mitad del Consejo Estatal de ese partido, se opuso terminantemente al registro de Vera Jiménez, pues según el propio diputado Jesús Escamilla, dirigente estatal, esos consejeros son controlados, “comprados” por Graco Ramírez y Rodrigo Gayosso.

Finalmente, las pláticas de Vera Jiménez con Nueva Alianza comenzaron en noviembre pasado, primero como la posibilidad de que fuera el candidato común con el PRI, no obstante, a la designación de Jorge Meade Ocaranza con el tricolor, se dio el rompimiento entre ambas fuerzas políticas, y abrió la puerta para que el exrector se convirtiera en el abanderado turquesa.

Consultado al respecto, el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y excolaborador de Vera Jiménez, prefirió no opinar al respecto.

Hace dos semanas, Sicilia declaró que sólo Cuauhtémoc Blanco y el exrector representaban la oposición y resistencia real al gobierno de Graco Ramírez y su intención de mantenerse en el poder a través de su hijastro Rodrigo Gayosso.

Sin embargo, este viernes el poeta prefirió abstenerse de declarar. “¿Qué puedo declarar? Esta vez prefiero no comentar nada. Todos los que van a competir están cayendo en la contradicción. Por el momento, prefiero no declarar”, dijo vía telefónica.

No obstante, hizo votos para que no se descarte la posibilidad de una alianza que permita transformar las condiciones del estado, aunque no se mostró con mucha confianza al respecto. “Miro a los que contenderán y no veo mucha esperanza”, concluyó.

Comentarios