Revela traductor de Shakespeare “apropiación de obra”

Especialista en la obra de William Shakespeare, el académico mexicano Alfredo Michel Modenessi denuncia lo que llama “violación a la propiedad creativa e intelectual” de su traducción a La comedia de los enredos. La “versión” de la española Carlota Pérez-Reverte para un montaje escénico del mismo nombre, desató su indignación, como lo narra en entrevista con Proceso.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El catedrático, investigador, traductor y único miembro mexicano de la Shakespeare International Association, Alfredo Michel Modenessi, juzga de “uso indebido, no autorizado ni acreditado” la versión de Carlota Pérez-Reverte Mañas a La comedia de los enredos (The comedy of  errors), del célebre dramaturgo.

Le parece que la traducción realizada por él, y firmada por la española como versión y adaptación montada en España, es “una violación a la propiedad creativa e intelectual”.

Dice a Proceso:

“Resulta desagradable que lo que a ti te ha costado años de trabajo, preparación incluso de relaciones y compromisos en conjunto, de pronto sea tomado sin mayor petición ni escrúpulo, sin que intervenga la mínima cortesía para que se trabaje tu texto.”

Modenessi publicó la pieza teatral La comedia de los enredos (en el volumen William Shakespeare. Comedias y Tragicomedias, editorial Espasa, 2012), en la cual también hay textos del catalán Salvador Oliva, ambos invitados por el murcí Ángel Luis Pujante.

El profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México y traductor y adaptador de más de 45 obras escénicas, entre ellas 16 de Shakespeare (que incluyen Enrique IV, montada en el London Globe en 2012), detectó luego de una minuciosa investigación extractos en la versión de Pérez Reverte-Mañas de otros dos traductores más: el colombiano Hugo Chaparro Valderrama en La comedia de los errores (2000), y José Arnaldo Márquez en La comedia de las equivocaciones (1883).

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN), y entrevistado en 2016 por este semanario (No. 2052) a propósito del cuarto centenario de la muerte de El cisne de Avon, explica a Proceso que se enteró en 2016 de la existencia del montaje referido, estrenado ese año por la compañía hispana El Gato Negro bajo la dirección de Alberto Castrillo-Ferrer, y repuesta en 2017 en el Teatro Bellas Artes de Madrid.

En el cartel, programas de mano, promocionales en video, entrevistas y notas periodísticas –que pueden encontrarse en internet sobre La comedia de los enredos– se hace referencia a una “versión” y “adaptación” por parte de la historiadora madrileña Carlota Pérez-Reverte Mañas, nacida en 1983, e hija del escritor Arturo Pérez-Reverte, con quien colaboró en el primer volumen de la saga Capitán Alatriste (1996).

El traductor recordó que tras una mesa en 2016 donde presentó junto a Pujante y Oliva el volumen de Espasa, un colega le refirió la existencia de la obra, pues históricamente y en lengua española Michel Modenessi es el único que le había dado ese título.

“Tomé en cuenta el comentario pero lo olvidé por un tiempo, hasta que en 2017 repusieron la obra, vi un video promocional y no podía creer lo que escuchaba, ¡eran mis textos! Y me pareció todavía más interesante que en ningún caso se mencionara la palabra ‘traducción’. Lo que sí se afirma es que hay una versión y adaptación.”

Para Modenessi, de que Pérez-Reverte hizo una adaptación, “la hizo”. Pero refiere:

“Con cierta solvencia, no es particularmente brillante, tiene momentos panfletarios, creó tres personajes que no existen en el original para hacer unos puentes… Hay un trabajo de adaptador, los textos teatrales son para adaptarse, pero exime el crédito o autorización de uso para una adaptación. Si me la piden, como ya ha sucedido sin fines de lucro, ¡pues adelante! Pero si la piden para uso profesional y de lucro entraremos en otro tipo de negociación, no estoy negado.”

El investigador cuenta que durante su año sabático en Londres en 2017 se afilió como investigador del Centro de Documentación Teatral de España, donde durante tres días (16, 17 y 18 de octubre) consultó la grabación del montaje con su traducción en mano y vio la obra por lo menos seis veces:

“Lo único que me falta es la transcripción del libreto, pero mi experiencia me dicta que en ese documento habría más evidencias.”

–¿Qué tanto pueden coincidir dos textos en una traducción?

–Hay una percepción equivocada sobre lo que es la traducción, que un mismo texto te genera traducciones muy semejantes. Y esto es exactamente lo contrario, pues cuando hablas de clásicos, de Shakespeare, es otro terreno: Existe una historia y tradición de traducción, estilos de traducción, se toman decisiones importantes, y lo que más arroja todo esto son diferencias, no igualdades. Los traductores no buscan parecerse sino distinguirse.

Acto seguido, ejemplifica al aludir al sistema especializado que Ángel Luis Pujante realizó para la traducción de los tres volúmenes de Shakespeare en Espasa:

“Estas traducciones vierten a Shakespeare verso por verso, pero además donde hay formas fijas, por ejemplo sonetos, se hacen sonetos con rimas como las que hizo Shakespeare, en los esquemas de Shakespeare, con metros estrictos y con rima consonante. Donde hay otro tipo de versos, como pareados disticos que riman con el otro, la regla que usó Ángel Luis para esta colección fue dar esos versos en dodecasílabos asonantes, es decir, un metro fijo español (versos de doce sílabas) con rimas no perfectas sino asonantes donde sólo riman las vocales, y que son muy fluidas y agradables para lograr efectos cómicos.”

Y justifica esta erudición:

“Lo digo porque crea una personalidad distintiva, es decir, no hay traducciones como éstas en la lengua española, de modo que para replicarlas se necesita una coincidencia verdaderamente espacial.”

Un fragmento comparativo de las similitudes entre Modenessi y Pérez-Reverte puede apreciarse en un video promocional (https://www.youtube.com/watch?v=a4B-YXA7Wts):

Modenessi

Sí Antífolo: desconóceme y frunce el ceño.

Otra es la dueña de tu fina estampa.

Yo no soy Adriana, ni soy tu mujer.

(Van seis y medio versos más)

( ¿Por qué ahora,

esposo mío, eres un extraño para ti?

Para ti, digo, pues al desprenderte de mí,

parte indivisible de tu propio cuerpo…

Pérez-Reverte Mañas

Sí Antífolo: desconóceme y frunce el ceño.

Otra es la dueña de tu fina estampa.

Yo no soy Adriana, ni soy tu mujer.

(Se cortan los seis y medio versos)

( ¿Por qué ahora,

Esposo mío, eres un extraño para ti?

Para ti, digo, porque al desprenderte de mí,

Parte indivisible de tu propio cuerpo…

El traductor mexicano muestra además un esquema mucho más amplio donde se señalan, con colores, las similitudes entre los trabajos de Pérez-Reverte, Chaparro Valderrama, Márquez y el propio Modenessi (ver:  https://enredos-plagiados.webnode.mx/). Dice éste:

“¿Preguntas con qué conocimientos se lleva a cabo una versión de un texto?, ¿qué tanto se puede parecer uno a otro? Eso depende de tantas cosas: de si se tiene o no la capacidad para producir un texto desde su origen, y yo me preguntaría si Carlota Perez-Reverte Mañas tiene alguna preparación para la generación de estos textos, y es evidente que no. Y mucho menos conforme a los criterios establecidos para una colección (Espasa) que tomó treinta años.”

–¿Ha tenido acercamiento con ella?

–No, su apellido es conocido, del padre no he leído nada, excepto aquel cuento del perro (“Un chucho mejicano”), y me quedó muy claro el asunto del plagio.

Se refiere a Verónica Murguía, autora mexicana del artículo “Historia de Sami”.

–¿Va a tomar una postura legal?

–No, si se llega a dar, no sé. En España con Arturo Pérez-Reverte hubo un juicio de doce años que lo llevó a pagar doscientos mil euros, pero después de doce años de litigio!

–¿Por qué darlo a conocer, cuál es la intención?

–Este es el tipo de cosas que se deben dar a conocer, estamos en una época y un contexto en el cual se han destapado cloacas importantes. Quizás esto no tenga la magnitud de otras, pero este tipo de práctica son tan comunes. No soy un escritor de best-seller, pero soy un académico de la UNAM con suficiente carrera y solvencia para no necesitar o estar desesperado por ver qué sacar. De manera que ¿es necesario un pleito legal? Quizá no, pero sí alertar contra estas cosas, son abusos.

“En mi caso soy una lata cuando se trata de mi crédito, mi crédito va después del escritor –ejemplifica–: ‘Otelo de William Shakespeare, traducción de Alfredo Michel Modenessi’. El texto que se está utilizando no lo escribió Shakespeare, lo hice yo. Si te parece mal, pues tienes la ventaja de que lo estoy firmando y tomo la responsabilidad completa; si te parece bueno, al menos puedes reconocer que hice un trabajo que brinda la potencia y la belleza del texto original.

“Y de eso se trata. ¿Me preguntaste por qué? Pues ‘para que caiga el veinte’. Si esto conduce a un procedimiento legal, no estoy en condiciones, pero sí estoy indignado, sorprendido y decidido a que no quede sin darse a conocer. Habrá quien pregunte: ¿Qué cantidad de texto te robaron? Mi texto lo tomaron completo, lo que hayan utilizado es parte de un acto de una apropiación indebida.”

Modanessi se despide:

“Desgraciadamente también el contexto teatral solapa estas cosas, pero en este caso y a estas alturas decir ‘no sabía’, ‘no me di cuenta’ o ‘es un procedimiento común’, pues ¿sabes qué? ¡Está mal! Cualquier defensa que quieras hacer de esto resulta verdaderamente ridícula”.

Este reportaje se publicó el 18 de febrero de 2018 en la edición 2155 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios