El EDC 2018 reúne a 230 mil adoradores de la música electrónica

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Electric Daisy Carnival (EDC) para su edición 2018 logró reunir a 230 mil adoradores de la música electrónica durante los dos días de festival, luego de que ayer domingo repitió dosis en el Autódromo de los Hermanos Rodríguez.

Igual que el sábado, la fiesta dominical mantuvo su explosiva energía, especialmente entre los jóvenes que se sumergieron en este oasis sonoro en plena libertad.

Los beats retumbaban en los ocho escenarios desde el arranque a las 14:00 horas, con una amplia variedad de estilos y subgéneros, desde el house, dance, techno y dosis de industrial en infinidad de fusiones.

De este modo, de nuevo estuvo el entarimado principal Kinetic Field, Circuit Grounds, Neon Garden, Wasteland, Dos Equis Stage y Upside-Down House. Destacaron las plataformas movibles Boombox Art Car y Parliament Art Car, que semejaba una barcaza rústica. Ahí, las mezclas y el baile movían a los que perseguían estos carros alegóricos. El ambiente de carnaval se expandía con vestimentas desenfadadas y por la noche danzaron los alebrijes y las calacas luminosas.

Chicos y chicas cargaban banderas como la tricolor de México, algunos hasta con todo y mástil, pero se podían ver las de varios países ondear en el firmamento. Del mismo modo alzaban banderines, mostrando dibujos animados de Scooby-Doo y hasta del reconocido niño wixárika Yuawi López, a quien se le conoce por aparecer cantando en spots políticos del “Movimiento Naranja, Movimiento Ciudadano”.

Así como se expandían las diversiones desbordadas, algunos más decidían subirse a los juegos mecánicos como El martillo, La rueda de la fortuna, Las sillas voladoras y sin faltar un Space shot. Cada lugar ofrecía su propia experiencia, como a los que pasaban largas horas en la carpa “AMBiente VR”, por medio de juegos de realidad virtual.

Asimismo, regresaron los actos al Kinetic Field con un derroche de producción, empezando con el Opening Ceremony cercanas las 20:00 horas de la noche, además del Intermezzo South, Intermezzo North, Intermezzo East y Kinetic Gaia Experience. Ahora, hubo los invitados Dillon Francis y Deorro, quien fue bien recibido entre desenfrenados alaridos.

La despedida llegaba y el Circuit Grounds lo ocuparon Above & Beyond, para dar paso al esperado show de Deadmau5 quien salió con su peculiar máscara como si fuera un Mickey Mouse tecnológico abarrotando el espacio.

El Kinetic Field también preparaba la cúspide festivalera con Marshmello y Flosstradamus, mismo que se encargó de terminar la pachanga cuando sonaron las 2:00 horas. Luego de la última ceremonia pirotécnica, se apagaban los ojos de la protectora sagrada del EDC, la diosa Gaia (representante de la Madre Tierra en la mitología griega), extinguiéndose en su corazón digital el petrificado mundo de los mortales.

(Esta crónica le fue solicitada a César Muñoz Valdez)

Comentarios