Lectura de Patricia Cardona al libro de danza de Flores-Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-_La más reciente publicación del Centro Nacional de Información y Documentación de la Danza (Cenidi-José Limón) del Instituto Nacional de Bellas Artes, La danza desde una mirada experta, Horacio Flores-Sánchez, será presentado este miércoles 7 a las 18:00 horas en el Centro Nacional de las Artes.

“Señorón de la crítica de danza y música” –como le llamó la especialista Patricia Cardona–, Flores-Sánchez, quien ha sido catedrático de Filosofía en la UNAM, diplomático, funcionario y promotor cultural, estará en el Aula José Vasconcelos a las 18:00 horas, junto con figuras destacadas del medio dancístico como la exbailarina y maestra Nellie Happee, la investigadora Margarita Tortajada y la crítica Colombia Moya, moderados por el escritor y traductor Rafael Vargas Escalante.

El volumen recoge textos de Flores-Sánchez publicados en México entre 1949 y 1977.

Cardona, investigadora del Cenidi –que dirigió hasta 2006–, es autora de una buena cantidad de estudios recogidos en libros como La danza en México en los años 70 (UNAM, 1980), La danza en México, visiones de cinco siglos (2 volúmenes, INBA, 2001), y más recientemente Pasos de historia y de danza (Ed. Santillana, 2004) y Diario de una danza por la antropología teatral en América Latina (Ed. Quinta del Agua, 2012).

La siguiente es la lectura de Patricia Cardona al libro en cuestión, artículo inédito para esta agencia.

* * *

Sensible, elegante, culto. Meticuloso, respetuoso, justo. Refinado. Sus textos se iluminan cuando brota el entusiasmo. Sus textos son sobrios cuando reconoce carencias. Es directo cuando el espectáculo le resulta penoso. Es un teórico cuando sugiere cambios. Es inspirador desde su visión de catedrático, filósofo, funcionario cultural, asesor de bailarines, diplomático galardonado en Francia, Suecia, Países Bajos, Yugoslavia y Chile. Es sabio, preciso y absolutamente solidario cuando tiene que serlo. Ciudadano del mundo… porque ha conectado al mundo con sus mejores artistas.

Mirada experta. ¿Qué quiere decir esto? Aprendemos y enseñamos a ver con altísimo discernimiento. Experiencia abundante. Ojo entrenado para atravesar la apariencia. Pero fundamentalmente, disposición para sentir. Horacio Flores-Sánchez deja muy claro cuando lo defraudan las danzas concebidas desde el intelecto. Anhela la emoción, la proyección vital del bailarín. Pero también pone el dedo en la llaga cuando las estructuras y los lenguajes no están a la altura ni del contenido, ni de la música, ni del talento de los bailarines.

Horacio Flores-Sánchez sabe que el arte es la síntesis de un oficio impecable, una fuerza vital poderosa y la inteligencia para crear sentido y lenguaje. Justo equilibro.

De principio a fin estas características se mantienen. Estoy hablando de textos publicados entre 1949 y 1977 y compilados por Margarita Tortajada, investigadora del Cenidi Danza José Limón. Sus palabras son memoria para la historia. Es lo que deja un crítico, un cronista, un periodista verdadero. Y para Margarita, incansable exploradora de archivos y testimonios orales, esto es oro molido. Ha visto en Horacio Flores-Sánchez una fuente abundante para la historia.

Su ojo disciplinado ha dejado un registro que hoy reúne este centro de investigación, documentación y difusión de la danza para enriquecer su larga lista de publicaciones. Horacio Flores-Sánchez se detiene en analizar crisis, desequilibrios, vacíos del pasado que seguimos hoy percibiendo. Pero también aciertos y conquistas. Tanto en lo individual como en lo institucional. Nos percatamos de que el tiempo es tan relativo. El tomo de estas publicaciones nos da la oportunidad de viajar a ese pasado que sigue latiendo.

En su texto “Aristarco, o la anatomía de la crítica”, de 1941, Alfonso Reyes escribe:

“¿Estamos seguros del hombre? ¿Es el hombre un hombre o varios hombres? Dos por lo menos: uno que va, otro que viene. Casi siempre, dos que se acompañan. Mientras uno vive, otro lo contempla vivir. ¡Extraño engendro polar! El hombre es el hombre y el espejo. Y es que el hombre no camina solo.

“Y Antonio Machado mucho antes dijo: ‘Converso con el hombre que siempre va conmigo’.”

Alfonso Reyes concluye:

“La crítica es este enfrentarse o confrontarse, este pedirse cuentas, este conversar con el otro, con el que va conmigo.”

Esta impresión me deja la lectura del libro de Horacio Flores-Sánchez, La danza desde una mirada experta. Nos confirma que la irradiación crítica puede ser un gesto noble y generoso. Es decir, lo que una sensibilidad expresa de otra… en forma de creación recíproca.

Acerca del autor

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.

Comentarios